Archive | septiembre, 2011

La jornada sobre contratación pública electrónica del 27 de septiembre de 2011

Ayer tuvo lugar una jornada en Madrid sobre contratación pública electrónica, organizada por la fundación DINTEL,  en la que pudimos ver algunas iniciativas (no todas las que hay) y la oferta de algunos proveedores.

A parte de otras consideraciones se dio un repaso a

–         Lo que piensa. y hace la administración (un nutrido grupo de representantes de administraciones, central, autonómica y local).

–         Lo que ofrecen las empresas (en contratación y en facturación)

–         Cuál es el posible futuro en nuestro país, con el contexto y tendencias actuales y sobre todo con las barreras identificadas para poner en marcha la trasformación a la contratación pública electrónica.

No voy a repasar los distintos mensajes que proveedores y administraciones dejaron, expresando “su” momento actual. Momento que cambia día a día y que tal y como paso ayer, es bueno comentar con los “otros” porque da sentido a lo que se haces o lo modifica para seguir la corriente general.

Pero lo que sí considero  conveniente es repasar la tendencia que se percibió (que yo percibí) en la jornada.

–         Administraciones y proveedores tuvieron un punto de acuerdo en que la trasformación es necesaria, pero que probablemente no se está acertando en cómo trasmitir y promover un autentico sentido de la urgencia y los mensajes adecuados para los decisores políticos (no terminan de entender el problema)  y los usuarios (ofrecen una resistencia o incomprensión excesiva)

–         Salió repetidamente el aspecto de la posible obligatoriedad que la Comisión Europea quiere plantear a los estados miembros. La verdad es que no se necesita permiso de nadie para la obligatoriedad como ya ha demostrado Portugal, donde la licitación electrónica se ha hecho obligatoria.

–         Mi pregunta a la comunidad de usuarios vuelve a ser la que ya realicé hace días. ¿No sería necesario que todos los esfuerzos que hacen las administraciones y los proveedores tuvieran una coordinación a nivel estatal y europeo,  en algo parecido a lo que  hemos venido en llamar un Plan Nacional para la Implantación de la contratación pública electrónica?.

 

Mis sensaciones finales: Existe la tecnología, el conocimiento  está disponible, se han tenido buenas y malas  experiencias, hay especialistas, sabemos lo que queremos y lo que necesitamos (no siempre coinciden). Por tanto ¿Hay alguna forma de que, sin caer en una economía dirigida, podamos llegar a algo parecido a una acción coordinada?. Esto no significa que sólo haya un modelo o una única solución, puede haber muchos o varios, pero es importante que sean interoperables y que su generalización alcance los objetivos generales propuestos. Que se intercambien las experiencias, sin autocomplacencia, porque todos hemos fallado, unos más y otros menos. Y que las inversiones que son requeridas para esta trasformación, por mínimas que sean en comparación de los beneficios ya demostrados, sean inversiones garantizadas.  Es vital. No está el horno para bollos.

Si te interesan estos temas únete a la red formal de contratación pública electrónica

Te esperamos (necesitamos)

 

Comments { 0 }

Una guía para el gobierno de las tecnologías de la información en la implantación y gestión de la contratación pública electrónica.

Ya he comentado en alguna ocasión que mi profesión es la informática.  En  el ámbito de  la  aplicabilidad de la informática empecé primero especializándome  en la administración pública como contratado laboral y luego pasé a trabajar en  medios de pago, para posteriormente especializarme en comercio electrónico y terminar hace ya más de diez años dedicándome de lleno a productos y servicios de tecnologías de la información alrededor de la contratación pública electrónica.

En este contexto he tratado de generar una visión conjunta (tecnologías y negocio) del uso de las tecnologías de la información en la modernización de la contratación. Para ello, y a raíz de la profundización en aspectos de estrategia y gobierno de las TI (tecnologías de la información) en grupos de ITSMF España (Foro español de gestión de servicios de tecnologías de la información), he dado alguna conferencia sobre la aplicabilidad de la norma ISO 38500 de Gobierno de las TI, al ámbito de la implantación, y gestión de la contratación pública electrónica. Ver este enlace.

Se lo he comentado a Guillermo Yañez  y me ha sugerido que inicie un diálogo en la Comunidad de Contratación Pública, y así lo he hecho. Os adjunto los correos que hemos intercambiado inicialmente para centrar el debate y pediros que la comunidad trate de avanzar y comentar sobre  los principios que se comentan en la norma ISO 38500 (es una norma de amplio espectro) para que entre todos seamos capaces de generar una guía que sirva a los organismos públicos para gobernar las tecnologías en la implantación, evolución y gestión de la contratación pública electrónica. El ánimo de esta guía, como el de la propia norma ISO 38500, es evitar los fracasos de los proyectos de implantación por no haber tenido en cuenta los principios que aparecen en la norma y su modelo de gobierno. Veréis que son de sentido común, pero a veces las prisas u otras preocupaciones nos nublan la mente y nos olvidamos del sentido común. Creo que por eso es bueno hacer una reflexión y tener un referente claro y conciso: la guía.

Estos son los correos, están algo retocados para centrar el tema con claridad.

DE MANUEL A GUILLERMO.

 Hola Guillermo,

Estoy preparando una presentación sobre el Gobierno de las TI en la implantación de la contratación pública electrónica. Te adjunto la presentación  que de momento, es un borrador. (consultar este enlace).

Me gustaría conocer tu opinión acerca las resistencias internas, las demandas de TI por parte de los usuarios  y el gobierno de las TI.

Cuando hablo de gobierno de las TI me refiero a como una organización (administración pública) dirige, supervisa y monitoriza el uso presente y futuro de las tecnologías para conseguir sus objetivos.

En el caso de la contratación pública electrónica, la idea que tengo, es repasar los principios que mueven este gobierno de las TI y publicar una guía para que los responsables sean capaces de conseguir el éxito en las iniciativas de trasformación al formato electrónico de la contratación pública.

Yo lo veo desde fuera,  sobre todo, cuando charlo con las personas que quieren implantar una solución pero no se fijan en las barreras reales que no suelen ser tecnológicas sino más bien culturales y organizativas:

  • quien es el responsable,
  • cuál es la estrategia,
  • que tengo que comprar y a quién,
  • que rendimiento tengo que pedir,
  • que leyes y requisitos legales y técnicos debo seguir,
  • y como puedo gestionar el factor humano.

Por ejemplo este último punto,  el factor humano, en mi opinión y por lo que puedo ver, es el más olvidado siempre. Los que dirigen la trasformación no son capaces de manejar la demanda interna de tecnología y se centran en la provisión de la misma. La provisión no debe ser nunca olvidada ni desatendida, pero si no gestionamos la demanda, no veo cómo podemos conseguir los resultados, si las personas no se comprometen y solo obedecen. En un contexto de transición y trasformación, no basta con obedecer, porque todo es nuevo, es necesario comprometerse e innovar. Se puede innovar en el formato y las herramientas  y seguir el procedimiento que marcan las leyes y los reglamentos. Creo yo.

Bueno, en resumen, no sé si puedes darme tu opinión. Sobre la presentación (será el 23 de octubre) voy a tratar de ir generando debates para conocer otras opiniones. Pero me gustaría conocer la de alguien de dentro de la administración de forma lo más libre posible, porque a lo mejor estoy equivocado y no van por ahí las dificultades.

Gracias.

Un saludo, Manuel

DE GUILLERMO A MANUEL

Hola Manuel, te cuento, desde mi punto de vista:

1. Entiendo la idea, pero es mucho más claro el correo que la presentación.

2. Dos problemas, uno técnico y el otro de aplicación, como tú lo llamas de generalización.

3. Centrándonos en el 2º, y para facilitar su resolución, la ISO.

4. Tú intención, popularizar lo que dice la ISO y conseguir que se aplique.

Entrando en la presentación la veo:

1. Muy técnica, quizá los destinatarios se muevan todos a ese nivel, pero por lo que yo veo, en la Administración pública, no sé cuantos seguirían el hilo.

2. Si tb. estos van a ser sus destinatarios, el lenguaje debería ser más claro, sencillo y directo, como el que utilizas en el correo.

3. La rentabilidad de la inversión en la CPE se adivina, pero no se ve de una forma clara y directa entre todos los nº. Creo que es clave insistir en este aspecto para “convencer” que es el primer y fundamental paso.

4. Problemas técnicos al margen: PEPPOL, STORK,…., estos problemas no dependen de la Administración.

5. Problemas de aplicación que dependen y que deben ser abordados y resueltos por cada Administración.

6. Aquí entra el centro de la exposición la ISO….

7. Como te he dicho, muy pocas (al menos yo no conozco) Administraciones tienen contacto con la  gestión de calidad, ni se sabe lo que es, ni lo que son estas normas, …, por ello si el destinatario es “público” la presentación debe ser ligera y adaptada en cada aspecto concreto, es decir, que puedan identificar la responsabilidad, la estrategia, la adquisición, el rendimiento, la conformidad y la conducta humana.

Es lo que se me ocurre, podías anunciar el evento en la comunidad para los que estén interesados.

Seguimos en contacto.

DE MANUEL A GUILLERMO.

Gracias Guillermo,

La presentación es para un auditorio que se supone que sabe de qué va la ISO 38500 pero voy a tratar de hacerla más clara y asequible, porque  la presentación pretende delimitar  los grandes apartados de la guía, y la guía sí que va a ir dirigida a las administraciones públicas, que no tienen por qué ser especialistas en el gobierno de las TI, ni en la norma ISO 38500.

La  idea sobre la que estoy trabajando es cómo realizar una guía que permita a todos entender qué es lo que hay que buscar (servicios y productos), y en qué hay que poner especial atención,  para conseguir la contratación pública electrónica.

Y abusando de tu visión  las preguntas serían:

  •   ¿Es necesaria la guía?. Esta es la más importante porque se trata de responder a la pregunta ¿después de los errores en la implantación de la contratación pública electrónica podemos hacer algo que ayude a alguien a no cometer los mismos errores de siempre? Entiendo que de ser necesaria esta guía habría que redactarla y cuidar su presentación con mucho esmero. Que fuera muy didáctica.
  •  Si fuera necesaria ¿a quién debería de ir dirigida?. A todos, a los que mandan, a los que “sufren” la contratación, a los que tienen miedo de no saber cómo abordarla …
  •  Los proyectos que fallan (no sé tu experiencia, a mi me han fallado bastantes) ¿en qué fallan, y cómo podemos solucionarlo?. Cuando un proyecto falla no pasa nada si estos fallos sirven para que otros no fallen, pero en lo que yo veo no es el caso. Seguimos fallando en cosas muy parecidas.
  •  Cuando alguien decide avanzar en esto, ¿encuentra todas las respuestas o se tiene que inventar las cosas desde el principio?. A quién puede acudir alguien que quiera empezar. Todos conocen la comunidad de prácticas, y tal y como comentaste (creo que hay que ahondar) tienen las respuestas para empezar? o tienen más preguntas?
  •  La industria de las tecnologías, lleva tiempo identificando que los proyectos no fallan sólo porque los proveedores no saben entregar productos y servicios (eso es lo que la industria está mejorando) , sino también porque los clientes y usuarios, no terminan de comprender qué se les puede pedir a las TIC y cómo y qué no se les puede pedir porque no te lo van a dar (al menos de momento).

Bueno, sigo dándole vueltas, pero creo que hay algo que falta en los decisores y en las personas que inician estos proyectos, para llevarlos a cabo con éxito. A ver si somos capaces de identificarlo y ponerlo a disposición para evitar errores y gastos innecesarios.

Gracias por tu ayuda.

Un saludo, Manuel

DE GUILLERMO A MANUEL

Buenos días de nuevo,

Es necesaria la guia?. Mucho, copio y pego un comentario de la comunidad de ayer mismo:Por cierto si alguien tiene muy avanzado lo de la administración electrónica ( sea eso lo que sea) me encantaría que nos escribiesemos porque tenemos que empezar a implantarla y ufff.. me da panico.

  • ¿después de los errores en la implantación de la contratación pública electrónica podemos hacer algo que ayude a alguien a no cometer los mismos errores de siempre?. Yo creo que debemos, cada uno desde nuestro lado de la mesa, pero a todos nos interesa.
  • Entiendo que de ser necesaria esta guía habría que redactarla y cuidar su presentación con mucho esmero. Que fuera muy didáctica. Mucho, aquí he pensado:
    • Crear un grupo de trabajo propio en la comunidad.
    • Presentar tu presentación.
    • Iniciar debates de cada uno de los aspectos que hay transmitir y enseñar.
    • Dentro de cada debate, diferentes medios, presentaciones, vídeos, recursos…
    • En cada hilo, siempre hay posibilidad de participar, si se consigue dinamizar la participación, la guía se puede mover bien por la nube y conseguir que sea un recurso serio, adaptado, siempre imperfecto e inacabado y siempre en proceso de mejora y actualización.
  •  Si fuera necesaria a quién debería de ir dirigida. A todos, a los que mandan, a los que “sufren” la contratación, a los que tienen miedo de no saber cómo abordarla … Esto habría que abordarlo en el grupo de trabajo, quizá los hilos deberían estructurarse criterio o quizá no.
  • Los proyectos que fallan (no sé tu experiencia, a mi me han fallado bastantes) en qué fallan, y cómo podemos solucionarlo. Cuando un proyecto falla no pasa nada si estos fallos sirven para que otros no fallen, pero en lo que yo veo no es el caso. Seguimos fallando en cosas muy parecidas. A mi no me falla lo que de mi depende, de mi y de la tecnología que yo uso, no de la que me imponen. Cuando he intentado salir (fuera de mi despacho) para seguir haciendo cosas (una vez intenté crear una red interna de contratación), no he conseguido nada (bueno, coscorrones).
  • Cuando alguien decide avanzar en esto, encuentra todas las respuestas o se tiene que inventar las cosas desde el principio. Yo ya lo he dicho cuando redacte el plan de implantación de la …., bueno yo repito lo que otros dicen: la rueda está inventada, es redonda, gira, tiene ejes y radios y hace ya tiempo se le puso una cámara de aire para amortiguar los baches del camino. Yo creo que esta ISO no dice cosas muy distintas que el resto, la base es la misma, los palos que hay que tocar, son los de siempre, el proceso el mismo…, en fin, que yo creo que hay que afinar bien en cómo contarlo, algo bueno, y luego manejar los hilos de la red para iniciar esa gran transformación.
  • A quién puede acudir alguien que quiera empezar. todos conocen la comunidad de prácticas, y tal y como comentaste (creo que hay que ahondar) tienen las respuestas para empezar? o tienen más preguntas?. Poco a poco creo que se va sembrando, .., vamos ofreciendo fuentes donde acudir, aunque creo que podemos afinar mucho.
  • La industria de las tecnologías, lleva tiempo identificando que los proyectos no fallan sólo porque los proveedores no saben entregar productos y servicios (eso es lo que la industria está mejorando) , sino también porque los clientes y usuarios, no terminan de comprender qué se les puede pedir a las TIC y cómo y qué no se les puede pedir porque no te lo van a dar (al menos de momento). Yo tengo claro que la Administración debe acudir al mercado a comprar lo que los proveedores ofrecen (que son los que tienen el talento y la iniciativa para innovar y crear productos con valor); el otro día lo dije en linkedin, para mi el 30% del problema es la tecnología que debe ser de una empresa y que creo que funciona; el 70% es responsabilidad de la Administración.
  • Bueno, sigo dándole vueltas, pero creo que hay algo que falta en los decisores y en las personas que inician estos proyectos, para llevarlos a cabo con éxito. A ver si somos capaces de identificarlo y ponerlo a disposición para evitar errores y gastos innecesarios. Lo que falta es aceptar y asumir que hay que trabajar más y mejor, tomar decisiones, organizar el trabajo y enfrentarse a la desagradable tarea de organizar la trasformación que representa la contratación pública electrónica.

Bueno Manuel, creo que todos estos debates deberían ser compartidos, seguro que serían más variados y ricos.

Están compartidos en la comunidad de prácticas en este enlace.

Si te interesan estos temas únete a la red formal de contratación pública electrónica

Te esperamos (necesitamos)

 

Comments { 0 }

Las demandas de tecnología que hacen los usuarios en la implantación de la contratación pública electrónica.

Uno (entre los numerosos) problemas a los que hay que enfrentarse a la hora de implantar la contratación pública electrónica es gestionar la demanda de los usuarios. Cómo los usuarios piensan que pueden utilizar los sistemas de información para realizar la contratación pública en formato electrónico.

Los usuarios normalmente se fijan es aspectos legales o de procedimiento y como se resuelven determinados casos en el formato electrónico. Buscan una simetría con el formato papel, que no es exacta porque el formato electrónico no tiene las mismas características. Y a menudo se quedan en el matiz de esta falta de simetría y dejan de sacarle partido al formato electrónico.  Y así desaprovechan las ventajas que la tendencia actual (más que una tendencia es una necesidad clamorosa)  de pasar de que la contratación pública sea un procedimiento administrativo a que sea una actividad económica de primer orden para luchar contra la crisis, y con la especialización que ser requiere y los beneficios que reportará en ese aspecto (y en otros)  el mencionado formato electrónico.

Quiero recordar aquí las palabras del comisario europeo responsable de mercado interior y servicios Michel Barnier, en el lanzamiento de un nuevo soporte de la Comisión al despegue de la contratación publica electrónica el 29 de Julio pasado: la contratación pública electrónica es el futuro de la contratación. Proporciona unos mejores resultados en la contratación, reduce las pérdidas y los errores, y ayuda a los compradores públicos a gestionar transacciones complejas. En 5 -10 años la mayoría de la contratación pública será electrónica. Tenemos que empezar a prepararnos para este cambio ahora. A nivel de la Unión Europea, debemos asegurarnos de que el contexto político y jurídico soporta este cambio. El trabajo de base que estamos lanzando hoy es otro importante escalón para alcanzar la potencia que pueden proporcionar las tecnologías de la información para una contratación mejor.

Unas veces por exceso y otras por defecto, suele ser difícil que exista una visión realista de lo que la tecnología puede y no puede hacer en la contratación pública electrónica.  Se han vendido muchos beneficios en el formato electrónico, y la mayoría de ellos son ciertos, pero conseguirlos no está exento de esfuerzo y sobre todo de buen gobierno de estas tecnologías, para evitar que sean las tecnologías las que gobiernen a la organización, o no se consigan los beneficios esperados.

Sin una formación previa en las características específicas del formato electrónico los usuarios tratan de remedar la utilización del papel en formato electrónico. Los usuarios de todos los niveles, desde la alta dirección hasta los administrativos.

Esta falta de claridad en la demanda hace que los proyectos de tecnologías de la información tengan mayor riesgo. Normalmente y después de muchos esfuerzos de la industria se han conseguido mejorar los aspectos de la provisión de productos y servicios: proyectos, pruebas, desarrollos, entregas, formación …utilizando todos los métodos que se han ido perfeccionando a lo largo de estos años y utilizando los distintos cuerpos de conocimiento normalmente englobados en estándares de la industria (CMMI, PMI, ITIL, ISO20000, ISO27000 …). Pero la demanda y el gobierno de las tecnologías,  aún no esta bien gestionada.

Es por esta razón por lo que se debería empezar a gestionar la demanda de los usos de las tecnologías de la información en dos vertientes (para empezar, es posible que finalmente puedan haber más vertientes a considerar)

–         Que haya un responsable de los requisitos que se demandan a las tecnologías que entienda los conformidades jurídicas que se le van a pedir a la aplicación y sistemas en cuestión y como sacar el máximo beneficio de el uso presente y futuro de esas tecnologías.

–         Que exista un grupo de tecnologías y negocio que pueda valorar de la forma más aproximada a la realidad, los posibles costes, los beneficios, los riesgos y las sinergias de cualquier decisión que se tome respecto de la utilización de las tecnologías de la información.  Estas valoraciones deberían hacerse en un contexto de ciclo de vida total no sólo de ciclo de vida de implantación y uso inicial, sino también de mantenimiento, evolución, y gestión de los servicios de tecnologías de la información.

Los proyectos así considerados, en mi opinión, deberían de huir de uno de los defectos típicos: ya que estamos vamos a hacer esta funcionalidad aunque tengamos que aplazar el lanzamiento (aplazando el uso y la necesaria experiencia temprana para poder seguir decidiendo con conocimiento de causa).  En la contratación pública electrónica hay grandes líneas de actuación pero los detalles no los conoce nadie completamente. Esta razón hace que tratar de tener las especificaciones totales del sistema antes del  inicio de los desarrollos sea posponer “ad infinitum” su uso. Hay y habrá grandes dosis de innovación y descubrimiento en la implantación de la contratación pública electrónica. NO ESTÁ TODO ESCRITO.

Sin embargo hay muchas cosas que se pueden hacer en contratación pública electrónica aunque no se tengan todos los detalles de todos los procedimientos. Y hacerlas puede reportar conocimientos, experiencias, formación, capacitación, y beneficios directos  para la función de compras (más concurrencia y mejores precios).  No iniciar actividades que se pueden hacer y esperar a que todo este definido nos puede condenar  a mantener los manguitos y el tintero (los papeles) hasta dentro de muchos años.

Por el otro lado, el lado del proveedor de productos y servicios, pensamos ERRONEAMENTE que el hecho de que un software funcione es equivalente a que sea un software que se pueda usar. Y estos conceptos no son equivalentes. Un software puede funcionar cuando lo hace funcionar un especialista o la persona que lo ha creado y  es inmanejable (NO SE PUEDE USAR DE FORMA ADECUADA) por personas cuya función y conocimientos no son los de especialista en software sino en contratación.

Por tanto, para que el éxito en la implantación de las aplicaciones de contratación pública electrónica hay que gestionar la demanda de productos y servicios de estas tecnologías con la misma o mayor atención que gestionamos la provisión y entrega de estos productos y servicios. Y gobernara ambos aspectos de las tecnologías: su demanda y su provisión. Esta gestión de la demanda tiene mucho que ver con:

  • formación e información del nuevo formato electrónico,
  • con el sentido común de la toma de decisiones,
  • con la identificación de un responsable propietario del proyecto y su éxito,
  • con las estrategias y decisiones que se tendrán que tomar, y
  • sobre todo con la definición y comprensión de los objetivos para que todos usuarios, clientes y proveedores puedan conseguir el éxito (en los términos que se haya descrito y con los matices que cada uno tenga que aportar).

 

Si seguimos los principios del buen gobierno que la industria de la informática ha puesto recientemente en marcha para rebajar el alto porcentaje de proyectos fracasados, a lo mejor, podemos conseguir que las personas que van a utilizar las tecnologías, entiendan y adopten las mejores prácticas y sobre todo sean capaces de implantar un buen gobierno de las tecnologías (dirección, evaluación y supervisión) para conseguir un uso presente y futuro óptimo de estas tecnologías en el servicio de la contratación pública.

¿Vosotros creéis que la demanda del uso de las tecnologías de la información está bien gestionada en las implantaciones de la contratación pública electrónica, o por el contrario, hay margen de mejora?.

Si te interesan estos temas únete a la red formal de contratación pública electrónica

Te esperamos (necesitamos)

 

 

Comments { 0 }

¿Un plan nacional para la implantación de la contratación pública electrónica?.

A partir de la presentación del libro de Jaime Dominguez-Macaya, y viendo reunidas a muchas personas que tienen un interés común pero no están lo suficientemente coordinadas, me ha vuelto una idea(no es nueva ni es única) que ya habíamos insinuado en el blog antes, y se me ha quedado dando vueltas en la cabeza. No sé si ya estará en marcha en algún despacho de la Administración Pública  pero si es así,  a día de hoy, lo desconozco.

La idea es poner en marcha un Plan nacional-estatal para la implantación de la contratación pública electrónica. Voy a dar un repaso somero a los argumentos de esta idea. 

Desde la visión a la acción

La visión y los por qués están cada vez más claros, comunicados y asumidos por todos. Es bueno que le echemos un vistazo a los contundentes informes del Comité Económico y Social Europeo de 13 de Julio, sobre el libro verde de la modernización de la contratación pública y sobre el libro verde de la generalización del recurso de la contratación pública electrónica. O al demoledor artículo publicado en The Guardian sobre los beneficios de la contratación pública electrónica en el Reino Unido y las consecuencias de no hacerlo bien (Hay que tener en cuenta que hay muchas más opciones para no hacerlo bien que para lo contrario).

La Interoperabilidad y la generalización

Estos son los dos grandes problemas que hay que solucionar.  La interoperabilidad es un problema  técnico que debe ser resuelto a la mayor brevedad  posible. Los estándares están siendo trabajados pero se precisa urgentemetne una primera versión operativa y utilizable, que además pueda ser usada realmente (PEPPOL-CEN BII fase 1 y 2??).

La generalización es otro problema distinto más complejo de resolver, porque la interoperabilidad trata los problemas de relación electrónica, pero la contratación pública electrónica abarca más funciones que la relación electrónica del comprador y el proveedor. Lo que más le preocupa a la Comisión Europea es crear un mercado único de contratación pública electrónica. Pero el problema no es sólo la relación electrónica, también esta el Archivo electrónico, la Relación electrónica,  la Tramitación electrónica (expediente) y la Explotación electrónica de los datos de la contratación públca (El ARTE en la contratación).  Los objetivos de la Comisión o de las Estado Nacionales no coinciden con los objetivos de las adminsitraciones públicas ni  las personas, que finalmente tienen que generar el impulso real y suscitar el cambio en sus organizaciones. Estas organizaciones no están preocupadas por el mercado único. Su preocupación es el día a día, las exigencias del servicio público, las exigencias del procedimiento administrativo, las exigencias del poder político para que las cosas se hagan, como sea. Y además los plantes para implantar la contratación pública  precisan de proyectos y procesos  de tecnologías de la información y las comunicaciones (hardware, software, aplicaciones, formación, gestión del cambio, capacitación ….), con un alto riesgo.

Las estrategias y los planes

Los planes generales se disuelven cuando los llevamos al terreno concreto de cada administración. Hay que ser capaces de articular estrategias que adapten el mapa al territorio (lo contrario es imposible). Esto  es vital para que el esfuerzo (recursos, voluntad, tiempo  y dinero) consigan el resultado previsto.

El sentido de la urgencia

Además, hay que hacerlo con el sentido de la urgencia que nos impone un tiempo de crisis donde el gasto (cerca del 20% del PIB) en contratación es a la vez un riesgo (no innovar, no introducir mejoras reales posible a través de las tecnologías) y una oportunidad (mejorar utilizando las capacidades ciertas que tiene la sociedad española en su conjunto), con trascendencias vitales. No ser eficientes o no ser competitivos como sociedad, tiene consecuencias. A lo mejor no las percibimos hoy pero las veremos mañana, o las sufrirán las próximas generaciones.

El plan de acción

Adaptar el plan de acción a la situación específica de cada administración pública no es algo fácil pero es algo posible. Hay que compartir conocimiento y experiencias y tiene que haber coordinación y colaboración entre las administraciones y las empresas. Sin esta colaboración, no exenta de tensiones, no es posible avanzar. Y tenemos que avanzar.

El plan nacional para la implantación de la contratación pública electrónica (o como tratar de gestionar el 20 % del PIB de forma óptima), tratando de coordinar e impulsar temas como los siguientes:

–         Formación para la profesionalización de los responsables de contratación

–         Gestión del Cambio: Información, Formación, Soporte e Impulso.

–         Guías para el Gobierno de las TIC y la definición de estrategias de implantación adaptadas a cada administración pública

–         Software (homologado o al menos con las características funcionales mínimas incorporadas y probadas)

–         Servicios gestionados y que obtengan la trasformación que se está demando y los beneficios que ya se han reportado.

–         Incorporación de los proveedores en el ciclo de compra electrónico desde el principio, sobre todo a las PYMES.

–         Simplificación del procedimiento y de las exigencias jurídicas. Entender que el formato electrónico es diferente del formato papel y que la trasparencia y la fiscalización se consiguen de forma diferente en uno y otro formato.

–         Coordinación con el resto de estados europeos a través de la Comisión Europea

–         Eliminar las dudas sobre los temas que están claros y fijar las dudas sobre puntos pendientes de concretar. Pero permitiendo avanzar sobre aquello que es seguro. No esperar a utilizar el formato electrónico hasta que todo lo que esté aclarado. (Nunca estará totalmente aclarado).

Soy consciente de que no es fácil, pero también estoy convencido de que es posible. Otros ya lo han hecho y hay muchos que lo están intentando. Se trata de colaborar de forma coordinada para evitar riesgos y pérdidas innecesarias. Y sobre todo compartir información, formación, experiencias, conocimiento, fracasos y éxitos. Siendo conscientes que toda ayuda puede ser poca  y que el camino es largo, y no exento de dificultades (más bien todo lo contrario).

En cualquier caso y si, tal como apuntan todos los indicios, la Comisión Europea termina introduciendo la “obligatoriedad” de la contratación pública electrónica a los Estados Miembros, será necesario, no sólo un Plan Nacional para la Implantación sino mecanismos de coordinación, comunicación, formación impulso y soporte para la implantación.

Además, este Plan de Implantación se podría generar una  comunidad de prácticas y utilizar las Comunidades de Prácticas que ya existen alrededor de este asunto, utilizando las redes sociales para difundir información y experiencias y eliminar la incertidumbre, y los riesgos a través del conocimiento.

Es el siglo XXI, y no podemos retrasar nuestra entrada en él  como hicimos con el siglo pasado.

No dejéis de leer este artículo de Araceli Mangas en Saviologos:  La otra riqueza de las naciones: una función pública eficiente en el siglo XXI.

Vosotros ¿apoyaríais un Plan de Implantación de la Contratación Pública electrónica propulsado desde las más altas instancias del poder estatal, coordinando y colaborando con todas las administraciones públicas y con la Comisión Europea?

 

Si te interesan estos temas únete a la red formal de contratación pública electrónica

Te esperamos (necesitamos)

 

Comments { 0 }

Presentación de libro Claves para una Contratación Pública Electrónica eficaz de Jaime Domínguez-Macaya.

Ayer se presento en Madrid, en el auditorio de la Asociación de la Prensa, el libro de Jaime Domínguez-Macaya, publicado La Ley y patrocinado por European Vortal Academy (EVA)

La presentación se inició con la apertura del acto por parte de Fernando Castro, editor del libro que cedió la palabra a Carlos Galán.

Carlos Galán comentó la necesidad perentoria de introducir la contratación pública electrónica en estos momentos de crisis, porque se precisan resultados.

Después tomo la palabra Alfonso Ruiz de Castañeda, viejo amigo de Jaime, que incidió en la necesidad de la firma electrónica reconocida paneuropea, y su mutuo reconocimiento por los estados miembros,  como piedra angular de todo el entramado de contratación pública electrónica. Nos trajo como malas nuevas una nueva proyecto de Directiva de Compras para Diciembre de este año y como buenas nuevas, la más que probable simplificación del llamado sobre administrativo, por un “pasaporte europeo” de empresas licitadoras. En sus propias palabras un ROLECE sin clasificación de empresas.

Alfonso, hizo una exposición cruda de la situación europea, con mucho estimulo y poco resultado. Hay muchos intereses encontrados. Y también hizo una radiografía de las dificultades en España: apego a las tradiciones por parte de los funcionarios, excesiva descentralización (reinos de taifas) y defectos de la norma.

Tomo a continuación la palabra Jaime Dominguez-Macaya  para “hablar de su libro”. Y después de un repaso de los por qués, que hemos tratado ampliamente en este blog, hablo de los problemas de la generalización: La gestión del cambio y sus dimensiones de información, formación, soporte e impulso.

Para terminar glosando los capítulos del libro, muy centrado en firma electrónica (es el primer capítulo y aspectos organizativos y jurídicos). En resumen un libro para leer y consultar porque atesora mucho conocimiento y experiencia, que además y tal y como el propio Jaime ha comentado (amenzado según sus palabras) ya está preparando más material alrededor del mismo tema.

Fue agradable volver a ver a personas con las que hemos tenido relación más o menos intensa y sufrido problemas similares desde posiciones distintas.  Lo duro es comprobar que aunque se ha avanzado, no hay que dudarlo, aún queda mucho por hacer. La esperanza es que hay mucha gente empujando. Espero que sepamos empujar todos en la misma dirección.

 

Si te interesan estos temas únete a la red formal de contratación pública electrónica

Te esperamos (necesitamos)

Comments { 0 }