El Reino Unido presiona el botón mágico de la contratación pública

En esta entrada del blog de Procurement Intelligence Unit que se publico el pasado 22 de octubre se hacen eco de las medidas que se van a tomar por parte del nuevo gobierno del Reino Unido en relación a la contratación pública. Os traduzco (traducción libre) la entrada (en negrita e itálica) y hago mis comentarios, como siempre, con el afán de provocar vuestras propias reflexiones. Mis comentarios en azul.

La revisión del gasto global del gobierno de coalición ha identificado el 8% de reducción del gasto durante los próximos cuatro años. Sin embargo, muchos de los recortes propuestos carecen de detalles y parecen excesivamente dependientes de los ahorros en «contratación y back office» .

Hay estudios y experiencias que hablan de la reducción del 5% del presupuesto en compras por el aumento de la concurrencia y la transparencia que implican el formato electrónico. Pero claro, antes hay que conseguir el formato electrónico, o lo que se identifique que va a incentivar la concurrencia, la transparencia, la productividad y la competitividad.

La prioridad del actual gobierno es cerrar el déficit entre los ingresos fiscales y el gasto público, que actualmente supera el 10% del PIB. El déficit fiscal creciente también está causando intereses de la deuda en aumento. Los pagos de intereses se sitúan actualmente en £ 43 mil millones de libras este año, llegando a £ 63 mil millones en 2014-15. Esto es mayor que el presupuesto de la escuelas pública.

Los ahorros se buscarán en otros departamentos, con los departamentos del gobierno central haciendo frente a un recorte medio del 19%.

El objetivo principal de estos recortes parecen ser ahorros «administrativos», con el milagroso ahorro  en la contratación pública identificado como el principal factor para la reducción de los costes. . En total, el gobierno planea reducir 81 Millardos de libras  del gasto para el 2014-15.

Una cosa es identificar donde están los «yacimientos» de posibles ahorros y otra distinta es conseguir los ahorros. Mal comparado es como identificar yacimientos de petroleo y otra que haya un abastecimiento regular en las estaciones de servicio.

La CSR [1] aceptó las conclusiones del informe de Sir Philip Green, que el gobierno todavía tenía el potencial de generar eficiencias a través de la explotación del volumen de compra Whitehall.

De hecho, el Tesoro prevé que «en el gobierno central, habrá una revisión de los procesos de licitación y que la evaluación financiera de los proveedores ahora se coordinará desde un único punto».

Los departamentos individuales también se espera que consigan similares ahorros. Por ejemplo, el presupuesto de la educación requiere «ahorros de la oficina de contratación y back office» para entregar otros £ 1 mil millones de ahorros El presupuesto de la policía se reducirá en un 14%, financiado por «ahorros resultantes de la eficiencia de las TI, la contratación y las funciones de back office.»

El informe del Sr. Green  recomienda  «ordenar la contratación centralizada para las categorías comunes a aprovechar este poder de compra y lograr las mejores prácticas.» Pero la capacidad del gobierno para cumplir con estas expectativas es dudosa; Sólo en julio, el gobierno empezó a descentralizar las responsabilidades de contratación de médicos individuales hacia el Servicio Nacional de Salud.

Se ha comentado en esta entrada por parte de un especialista las experiencia de centralización de Estados Unidos y no siempre apuntan a la dirección de reducir el presupuesto. Hay que tener cuidado a la hora de plantear determinadas soluciones «mágicas».

Numerosos informes han sido publicados señalando las prácticas ineficientes del la contratación del gobierno.La carga de la reducción del déficit se ha reducido en gran medida en un área de la actividad gubernamental en el que se ha negado sistemáticamente a dar resultados.

Inculcar una cultura donde se observen las mejores prácticas de contratación tendrá el compromiso prolongado durante un largo periodo y esto tomará más tiempo que el período de cuatro años asignado para el ahorro.

Yo comparto el comentario anterior. No es un punto de conseguir algo puntualmente, sino de generar una mejora continua. No vaya a ser que desequilibremos o desajustemos más de lo que podemos conseguir.

Por otra parte, si el gobierno se toma en serio de dar una vuelta de tuerca a  su funciones de compra, se requiere un serio replanteamiento de su capacidad de  contratación pública.Esto significa que el gobierno tendrá que incorporar nuevas personas del sector privado que esté familiarizados con las técnicas modernas de contratación, así como la gestión de contratos de gran escala y de trabajo con las partes interesadas de la competencia.

El talento también será caro, al igual que el paso a la reformulación de los procedimientos de compra en un órgano centralizado. Estas mejoras tienen un costo y los beneficios no se realizará plenamente hasta que la crisis fiscal haya disminuido totalmente. Parece dudoso que el gobierno está dispuesto a pagar el costo de ahorro  en las compras reales con la crisis actual. El ahorro en la contratación no aparecen por arte de magia – se requiere de un esfuerzo concertado y de inteligencia.

Otra vez de acuerdo con el comentario, pero añadiría que no podemos quedarnos en el análisis parálisis. Hay que mover la contratación pública hacia cotas más altas de eficiencia competitividad y productividad.

Únete a la red social de contratación pública electrónica:



[1] The Comprehensive Spending Review es un examen en profundidad de las prioridades de Gasto del Gobierno establecidas en el largo plazo junto con los objetivos de cada departamento., CSR 2007 cubrirá los gastos del  2008–2011 y es continuación del CSR en 1997.

Por mcanno

Especialista en Tecnologías de la Información aplicadas a medios de pago, comercio electrónico y contratación pública

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.