Tag Archives | trasformación

Ponencia en el Congreso de ITSMF España 2011 sobre Contratación Pública Electrónica.

Ya sabéis que las dos partes que mueven este blog son la contratación pública electrónica y las Tecnologías de la información.

Una de las facetas que en mi opinión son más complicadas para realizar con éxito la transición a la contratación pública electrónica es conseguir que todos los elementos de la organización actúen coordinada y colaborativamente en el uso de las tecnologías de la información para conseguir el propósito que persigue la citada transición. Este problema es general de todos los sectores cuando utilizan las tecnologías de la Información para hacer algo nuevo, hacer mejor lo que hacen, o para ser conformes al nuevo contexto (legislación o sociedad).

La ponencia trataba de explicar cómo hay que gobernar las TI para conseguir una transición a la contratación pública electrónica donde el coste de la transición (presupuesto, tiempo y sobre todo esfuerzo) no supere los beneficios que traerá consigo el formato electrónico en la contratación pública.

En este enlace tenéis la ponencia del Congreso de ITSMF 2011 sobre Contratación Pública Electrónica que dio el grupo de Gobierno y Estrategia TI.  En su día pusimos el fichero de la presentación en slideshare y los podéis descargar desde esta entrada del blog.

 

Si te interesan estos temas únete a  la red formal de contratación pública electrónica

Te esperamos (necesitamos)

 

Comments { 0 }

Los factores críticos de éxito en la transición a la contratación pública electrónica.

En las experiencias de implantación de la transición a la contratación pública electrónica, podemos apreciar algunos patrones que se suelen repetir y que en mi opinión favorecen las estadísticas que nos dicen que el 68 % de los proyectos de Tecnologías de la información fallan: se retrasan, superan el presupuesto inicial, o no alcanzan el valor esperado.

Antes de empezar a definir los factores críticos de éxito, o mejor, el primero de ellos podría ser el que entresacamos de la siguiente frase John Maynard Keynes en su libro “Two memoirs-Dr. Melchior a Defeated Enemy and My Early Beliefs” , cuando dice: “No basta con que el estado de cosas que queremos promover (-la contratación pública electrónica-), sea mejor que el le precedió (-la contratación pública en papel-) ha de mejorar lo suficiente como para que compense los males de la transición”. Pues bien, en mi opinión,  los peligros de cualquier transición son una variable que puede tomar muchos valores y que en el caso de la transición a la contratación pública electrónica estos valores puede ser más o menos grandes  en función de que tengamos en cuenta los factores críticos de éxito, más importantes.

La Wikipedia en inglés nos cuenta que un factor crítico de éxito es :

(Critical success factor (CSF) is the term for an element that is necessary for an organization or project to achieve its mission.),

Traducción libre: Un factor crítico de éxito es el término que se da a un elemento que es necesario en una organización o proyecto para conseguir su misión (propósito).

Voy a considerar que los factores críticos de éxito no son absolutos (o todo o nada) sino que pueden alcanzar valores que favorecen o perjudican la consecución de la misión de un proyecto(propósito). En nuestro caso la transición a la contratación pública electrónica es el proyecto y los propósitos los beneficios  que queremos alcanzar con ella.

Vamos a relacionar algunos de estos factores críticos de éxito.

PROPÓSITO

Lo primero que para mi supone un factor crítico de éxito es justamente no definir el propósito claramente.

Los posibles propósitos más normales de la transición a la contratación pública electrónica son algunos de los siguientes:

–          Hacer algo nuevo (dentro de las opciones que marca la ley)

  • Catálogos electrónicos
  • Acuerdos Marco
  • Subasta electrónica
  • Sistemas Dinámicos de Adquisición
  • Gestión de proveedores

–          Hacer algo mejor:

  • La tramitación electrónica del expediente
  • La licitación  electrónica
  • Explotación de un volumen ingente de datos con herramientas estadísticas avanzadas.
  • Archivo electrónico

–          Ser conforme a las leyes

  • En caso de que finalmente sea obligatoria la relación electrónica con el mercado,
  • La factura electrónica

COMUNICACIÓN

Una vez identificado y definido claramente el propósito de la transición, es fundamental comunicarlo.  A todos los interesados.  Es obvio que no puedo hacer nada solo. En la sociedad moderna no es posible. Siempre tenemos que hacer las cosas con la colaboración de otros, pero para colaborara hay que ser capaces de comunicar. Y comunicar bien: Qué, Cómo, Cuándo, Cuánto, a quién…  La comunicación debe ser  no solo hacia la parte interna de la  organización, sino también hacia la parte externa de la contratación: los proveedores

La comunicación no sucede de forma espontánea. Hay que provocarla, Organizarla y demandarla en todos los niveles.  Y este es el factor crítico de éxito más olvidado.  Sin comunicación no hay actividad. Sin la comunicación adecuada, las actividades no son  las adecuadas y todo tiende al error. Se comunican ordenes, emociones, conocimiento, estados…. Hay que comunicarlo todo. Y bien.

COLABORACIÓN

Hemos comentado  a menudo en el blog que las organizaciones están compuestas de cuatro elementos fundamentales: personas, procesos, estructuras y tecnologías. Estos elementos precisan colaborar entre ellos de una forma concisa y con una adaptación continua al contexto, y adaptación entre ellos. No pueden actuar de forma independiente.

Además la transición a la contratación pública electrónica exige de una forma muy especial, la colaboración de las áreas de negocio y las tecnologías de la información. Esta colaboración no puede ser dejada al azar o esperar de las personas que integran el proyecto, la realicen de forma natural. O que se produzca sin colisiones. Los responsables tienen que exigir y fomentar esta colaboración, imponiendo en algunos casos criterios de actuación que pueden ser mal entendidos por algún departamento pero que van a favor del propósito principal de la transición.

ESTRATEGIAS

Este es un factor crítico de éxito que es bastante claro para todos, aunque no siempre está en la mente de todos los decisores  con la necesaria intensidad. La estrategia tiene una doble cara. La primera es la cara de la estrategia general de la organización para realizar la transición y la segunda, a mi modo de ver muy importante, es la estrategia de tecnologías de la información que vamos a aplicar para materializar la estrategia general, que veremos en el siguiente factor crítico de éxito.

El GOBIERNO DE LA TECNOLOGÍA.

La transición a la contratación pública electrónica requiere tecnologías de la información de forma intensiva y exhaustiva. Las tecnologías de la información son  el factor habilitante del resto de los factores: personas, procesos y estructuras. Sin este factor obtenido en tiempo y forma (gobernado), la transición se vuelve imposible, empezando por la pérdida de confianza en las propias capacidades de la organización como conjunto que actúa en un contexto dado.

El gobierno de la tecnologías tiene, como hemos comentado anteriormente en el blog, un modelo que consiste en:

  • dirigir,
  • evaluar y
  • supervisar

las actividades de las tecnologías en función de seis principios para el gobierno de las tecnologías de la información :

  • Responsabilidad, quién es el máximo responsable de alcanzar el propósito en el tiempo y con el presupuesto acordado. Que matriz de responsabilidades tienen las principales actividades que vamos a desarrollar, y como las puedo exigir y seguir.
  • Estrategias: que estrategias de tecnologías de la información vamos a utiliza para alcanzar este propósito.
  • Adquisición. Como vamos a escoger la compra o el desarrollo de qué tecnología y como vamos a comprobar que funciona. Básico.
  • Rendimiento, Que rendimiento vamos a exigir a estas tecnologías para que aporten la fuerza y capacitación  que precisan las personas para hacer su trabajo de contratación publica
  • Conformidad, que leyes y reglamentos hay que exigirles a las tecnologías para que las cumplan de forma adecuada al propósito de la organización
  • Factor Humano, como se manejan la trasformación necesaria en los intereses y capacidades de las personas que están involucradas en el uso de las tecnologías de la información en todos los niveles.

EL USO DE LA TECNOLOGÍA

Este también es un factor crítico de éxito que a menudo no se tiene en cuenta. Todos estamos pendientes de la entrega de los compromisos para cumplir el propósito. Pero la entrega de los compromisos en el caso de las tecnologías no es suficiente. La única forma en la que conseguimos el propósito en esta transición es mediante el uso de la tecnología. Este uso siempre requiere formación y capacitación de las personas, modificación de los procedimientos por las diferentes características del formato electrónico respecto del formato papel y adaptación de las estructuras, que no pueden seguir tratando de dirigir personas y procesos que manejan el formato electrónico de las misma forma en la que lo hacían con el formato en papel.

Seguir estos factores, de sentido común, pueden marcar la diferencia de una transición cuyos “males” (presupuesto, tiempo, mejoras) sean mucho más pequeños que los beneficios del propósito inicial que dio origen y sentido a la transición a la contratación pública electrónica

Si te interesan estos temas únete a  la red formal de contratación pública electrónica

Te esperamos (necesitamos)

 

 

 

 

 

 

 

 

Comments { 0 }

¿Quo Vadis Contratación Pública Electrónica?

Hay una serie de hechos y tendencias que nos permitirían intuir hacia donde va la contratación pública electrónica en nuestro país. Pero yo no estoy seguro. Estos hechos y tendencias son los siguientes:

–         La nueva propuesta de directiva de compras de la Unión Europea que promueve la transición a la contratación pública electrónica en el plazo de 2 años. Con unas tendencias sobre el mercado único que hay que tener en cuenta.

–         Las iniciativas estratégicas de nuestros vecinos que apuntan en esta dirección y que ya van tomado forma (Francia, Portugal, Reino Unido, Austria, Suecia….).

  • Hay un documento muy interesante sobre estas estrategia  del Reino Unido que podéis descargar previo registro de esta dirección:

–         Las iniciativas de momento descoordinadas a nivel estatal que tratan de  sacar provecho a un volumen de recursos (alrededor del 18 % del PIB) de una forma coherente

–         Las últimas noticias sobre

  • La posible modificación del código penal por la mala gestión del gasto público (son necesarias herramientas que permitan el control de la contratación e información trasparente de su gestión)
  • Los casos de corrupción y falta de trasparencia en la gestión de la contratación
  • Necesidad de incrementar la productividad y competitividad de nuestro tejido producto haciendo asequible el acceso a mercados europeos e internacionales a nuestras PYMES. Lo contrario va a suceder y nos deja en una situación precaria (mas)
  • Mejora del déficit y crecimiento económico a través de la racionalización de las compras (agregación de oferta y demanda).

 Los propósitos (declarados) de la contratación pública

  • Cambiar su naturaleza de procedimiento administrativo por función económica para obtener la máxima eficiencia y eficacia en las compras de la administración pública
  • Ser una palanca de productividad  y competitividad,
  • un servicio de retorno de la sociedad en el que se fomente la concurrencia, la trasparencia y la igualdad de trato,
  • un contrapeso para movilizar recursos en políticas de innovación, medio ambiente e inclusión social

 ¿Cual es la herramienta que permitiría alcanzar estos propósitos?.

El formato electrónico, (es la única opción) con las cuatro funciones fundamentales de la contratación pública: el ARTE (Archivo, Relación, Tramitación y Explotación).

Sin el formato electrónico y las arquitecturas de tecnologías de la información que lo soporten de forma eficaz, los propósitos declarados son imposibles de alcanzar. De ninguna manera. No es posible.

¿Se trata sólo de utilizar herramientas?.

No. Hay que realizar la adaptación y habilitar las capacidades a través de las herramientas del resto de los elementos de la organización: personas, procesos y estructuras. Y sobre todo hay que gobernar (dirigir, evaluar y monitorizar) la transición y las tecnologías de la información que habilitan esta transición.

 ¿Como se puede organizar la transición al formato electrónico?

Con una estrategia “inteligente” que genere una aproximación coherente a las dificultades que tiene un cambio de esta envergadura. A grandes rasgos:

–         introducir los elementos de las Directivas y Leyes que no alteran los comportamientos de la función administrativa actual (personas, procesos y estructuras). Estos elementos son catálogos, sistemas dinámicos, acuerdos marcos y subastas electrónicos. Estos no tienen resistencia al cambio, porque no se realizan en la mayor parte de las administraciones.

–         Ayudar a comprender, entender y capacitar a las personas en los instrumentos electrónicos básicos: documento, firma, expediente, tarea, notificación,  registro de entrada electrónico…

–         Adaptar los procedimientos paulatinamente para que saquen partido de las características diferenciales del formato electrónico en contraposición del formato papel.

–         Revisar las estructuras y modificarlas en función de las necesidades reales de unas estructuras que permitan alcanzar los fines remarcados.

–         Medir, comunicar y mejorar los fines parciales que se vayan obteniendo, a través del análisis de datos (todos los datos posibles de la contratación).

–         Armonizar todas las iniciativas de las distintas administraciones a través de un estructura de coordinación a nivel estatal que a su vez esté coordinada con las intenciones expresadas por la Unión Europea a través de su Comisión.

–         Ayudar a las empresas (a las PYMES sobre todo) para que rápidamente consigan la capacitación necesaria para la transición al formato electrónico en sus funciones de acceso a la oferta, conexión con las redes públicas de contratación (PEPPOL), transaccionar en formatos estándares (CEN BII) con las administraciones  públicas y tener la capacidad de identificar digitalmente a las propias empresas y a sus representantes legales para hacer realidad el mercado único de contratación pública europeo asequible e interoperable.

Creo que este es el camino que debería de tomar la contratación pública en nuestro país. Más pronto que tarde. Para no volver a caer en el famoso maleficio de Ramón Menéndez Pidal “España es el país de los frutos tardíos” . A los frutos de la contratación pública electrónica, en mi opinión, no podemos llegar tarde.

Si te interesan estos temas únete a  la red formal de contratación pública electrónica

Te esperamos (necesitamos)

 

 

Comments { 0 }

Las esencias de la nueva Directiva de Compras y su relación con la contratación pública electrónica.

Sigo leyendo la propuesta de directiva Comunitaria que ha sido publicada recientemente, y sigo leyendo los comentarios y reacciones que se suscitan sobre su contenido y posibles consecuencias.

Alrededor de estas lecturas creo que, de momento, podemos resaltar como más significativos los siguientes cambios:

CAMBIOS MÁS SIGNIFICATIVOS (pendiente de lectura completa).

  • Simplificación de procedimientos y aclaración entre criterios de selección y criterios de valoración
  • División en lotes (obligatoria) para que las PYMES puedan acceder a los contratos públicos y crear empleo.
  • Pasaporte de licitadores que les permite acceso a las licitaciones, apoyándose en registros como el ROLECE en España (Registro Oficial de Licitadores y Empresas Clasificadas del Estad
  • Revisión de la clasificación de servicios a partir de un umbral superior a 500.000 euros para racionalizar los servicios de educación, salud y servicios especiales, con pocas opciones de ser transfronterizos.
  • Agregación de la demanda como forma clara de generar eficiencias (centrales de compra, subasta electrónicas, acuerdos marco, catálogos)
  • Políticas comunes que pueden apoyarse en la contratación pública para su impulso: inclusión social, medioambiente e innovación.
  • Promoción del formato electrónico. Con nuevos instrumentos y mayor clarificación de los que había, generando un conjunto: acuerdos marco, subasta electrónica, sistemas dinámicos (más fáciles), centrales de compra, catálogos, juntas de compras (las centrales de ámbito paneuropeo). Y con plazos de implantación a partir de la trasposición que deberán clarificarse, no nos vaya a pasar como con la factura electrónica en España (la crónica de un advenimiento continuo y bastante confuso).
  • Régimen simplificado para la administración local
  • Clarificación sobre las ofertas anormalmente bajas.
  • Centro Nacional de Coordinación. Fundamental para evitar la dispersión y los esfuerzos baldíos. Se necesitan sinergias y se necesita mucha comunicación y mucha formación para lograr que la visión de la trasformación tenga una imagen compartida por todos los agentes y empujen todos ellos en la misma dirección. Es crucial.

 REFLEXIONES PRELIMINARES.

Los cambios son de calado, y las expectativas generadas probablemente también. Es notorio que se quiere (¿se puede?) utilizar este servicio de retorno como palanca productiva y de competitividad, y esto requiere, al menos, la intención de no seguir haciendo las mismas cosas(políticas) de la misma forma (en papel).

Los fines no justifican los medios, pero no conseguiremos los fines sin los medios adecuados.

¿Cuáles son los medios adecuados para conseguir los fines que persigue la nueva Directiva? Pregunta retórica, a la que doy la siguiente respuesta:

El formato electrónico y sus herramientas son los medios adecuados, son los medios que habilitan a las personas, los procedimientos y las estructuras, a generar los beneficios y a alcanzar los objetivos que la Agenda Digital Europea y la ley del Mercado Único se han propuesto.

Pues bien,  ya se ha generado, probablemente el soporte jurídico necesario (en vías de generarse), los siguientes pasos en mi opinión son (el plan nacional para la implantación de la contratación pública electrónica) :

  • mentalización de los agentes que intervienen a través de la formación y la capacitación,
  • plan de comunicación que deje claros los porqués y
  • las transiciones y trasformaciones necesarias,
  • gestión de métricas y revisión de resultados que se van obteniendo.

No es cierto que vayamos muy deprisa. No vamos deprisa, nuestros vecinos (literalmente) ya nos sacan años de ventaja. Podemos seguir alimentando nuestra  complacencia acerca de cuánto cambian los tiempos y qué deprisa va la tecnología.

La tecnologías puede ir a la velocidad de la luz pero las innovaciones tecnológicas van muy despacio porque requieren como toda innovación, que sean adoptadas socialmente. La contratación pública electrónica es una trasformación que puede ser etiquetada como innovación social habilitada por la tecnología, pero no es sólo tecnología, aunque sea este factor habilitador el único que es capaz de conseguir los fines propuestos.

Pues bien, hay que organizar la tecnología para poder hacer que las personas, los procesos y las estructuras desarrollen todo su potencial en la consecución de los fines establecidos. Porque son las personas, los procesos y las estructuras las que van a conseguir los fines.

ESTRATEGIAS DIFERENCIADAS.

Como recordatorio y para que la propuesta de Directiva de Compras no nos nuble los sentidos que no es igual la estrategia de la Comisión Europea que la estrategia de una administración pública. Tienen objetivos distintos, convergentes, pero distintos. Parten de un inicio distintos y tienen entornos y responsabilidades distintas: La responsabilidad  de la Comisión Europea es el Mercado Único, la de la administración pública, ofrecer un servicio de retorno de contratación pública que sea una herramienta eficaz y eficiente en su entorno y que sea capaz de conseguir  que su entorno sea competitivo y productivo, porque la administración pública existe gracias a su entorno. Y dentro de cada Administración también hay situaciones distintas que requieren tratamientos distintos para converger en un (mismo) fin.

 CONCLUSIÓN (por ahora)

Ya hay muchas pistas y señales que identifican la tendencia (por dónde van los tiros) y los medios que hay que utilizar, y como y donde utilizarlos. Como sociedad (empresas, y administraciones, ciudadanos todos), estamos en disposición para pasar a la acción. El conocimiento y las herramientas están disponibles. Las voluntades y la necesidad han identificado las alternativas, todas conducen a lo mismo: LA TRANSICIÓN A LA CONTRATACIÓN PÚBLICA ELECTRONICA.

Si te interesan estos temas únete a  la red formal de contratación pública electrónica

Te esperamos (necesitamos)

 

 

 

Comments { 0 }

Principales elementos del mapa estratégico de la contratación pública.

Para poder generar una estrategia de tecnologías de la información que realice de forma óptima la transición a la contratación pública electrónica es conveniente tener una estrategia (general) sobre contratación pública.

Tener una estrategia general en contratación pública puede ser algo etéreo o muy concreto. Cuanto mayor sea la definición de los objetivos estratégicos más capacidad de comunicación tendremos, porque la comunicación, junto con los planes, son las primeras necesidades que hay que cubrir a la hora de implantar una estrategia. Una vez escogidos los distintos objetivos estratégicos, es conveniente generar un mapa estratégico, que nos permita entender los plazos, prioridades, restricciones y requisitos previos de cada uno de los distintos objetivos y como se pueden ayudar (o anular) entre sí.

En diversos países de la Unión Europea ya han iniciado la transición a la contratación pública electrónica y en algunos de ellos ya van bastante avanzados. Este inicio de la transición puede ser más o menos traumático. Es decir puede ser una transición basada en la obligatoriedad o en el propio convencimiento de los agentes que intervienen que el formato electrónico es el que puede de forma óptima conseguir los objetivos estratégicos propuestos. Pero con independencia de las tensiones externas, el hecho de tener clara la “hoja de ruta”, proporciona una capacidad EXTRA de gestión y control que vamos a necesitar en la transición a la contratación pública electrónica.

El documento con las primeras ideas sobre Guía para la implantación “ágil” de la contratación pública electrónica que estoy preparando tratará de ser una forma lógica de iniciar esta andadura.

Pero mientras tanto, quiero en esta entrada, colocar los objetivos estratégicos más lógicos que normalmente se plantean conseguir en la contratación pública. Muchos de ellos los habéis podido leer en el documento del Reino Unido que ya hemos comentado  en esta entrada, o en otros documentos de índole similar que normalmente preceden a un Plan Nacional para la transición a la  Contratación Pública Electrónica.

No obstante vamos a relacionar a continuación algunos de ellos, los que más nos han llamado la atención, para que en su caso puedan formar parte de un posible mapa estratégico, que permita a las administraciones (cada una en función de sus estrategias generales y sus capacidades) formar coherentemente dicho mapa y establecer una estrategia asociada de tecnologías de la información para alcanzar todos y cada uno de los objetivos estratégicos relacionados.

La razón de construir un mapa estratégico previo a las estrategias de tecnologías de la información, se basa en los hechos siguientes, que me parecen relevantes:

–         la modernización de la contratación pública electrónica es imprescindible en las sociedades modernas, pero tal modernización no tiene una única dimensión o variable, por lo que habrá que afectar varias dimensiones para conseguir los objetivos e incluso habrá que plantear algunos proyectos en paralelo. No se circunscribe sólo a contratar un aplicativo para realizar la transición a la contratación pública electrónica.

–         El formato electrónico es el único que puede obtener los resultados que se persiguen de forma óptima pero la tecnología es un elemento habilitador no trasformador. La trasformación se produce siempre a través del uso de las tecnologías por las personas, con procedimientos y en estructuras que capacitan los resultados.

–         La visión del mapa estratégico ayuda a comprender los distintos factores que hay que considerar para alcanzar los objetivos, y sobre todo permite comunicar  a los agentes que intervienen en la contratación qué metas se quieren conseguir de forma que puedan apoyarlas con su esfuerzo.

–         La estrategia de tecnologías de la información que se apoya en un mapa estratégico permite balancear y buscar alternativas en caso de contingencias no planificadas. Por ejemplo no se consigue un objetivo inicialmente propuesto pero se puede implantar una alternativa que permite alcanzar resultados similares, o incluso mejores. Esto hace que la tecnología pierda una visión absoluta de los objetivos tecnológicos y se centre en los objetivos de negocio.

La relación ejemplo  y sus referencias a tecnologías de la información podría ser  la siguiente:

–         Simplificación del procedimiento. Se trata de conseguir mayor agilidad en el proceso de contratación en general. De forma que si normalmente tardamos seis meses en adjudicar un contrato abierto desde la publicación de los pliegos  podamos reducirlo a una media de 4 meses o menos. Este tipo de objetivo tiene que ver con el formato electrónico en el sentido de que es un formato mucho más trasparente y no requiere tanto documento ni tanta firma como el formato papel. Es mucho más ágil y mucho más trazable y localizable con lo que el procedimiento particular (las tareas que cada administración pública propone para cumplir el reglamento) se pueden aligerar con el formato electrónico, aligerando además los plazos y trámites para su cumplimentación.

–         Gestión de proveedores. Conocer y ser capaces de llegar a todos los proveedores como forma proactiva de conseguir el mejor resultado de la compra. Se trata de cambiar la mentalidad imperante hasta ahora de yo publico y ya vendrán, por una mentalidad de hacer atractiva la contratación pública como forma de obtener los mejores resultados.  Esta función es fácil de conseguir a través del formato electrónico y sobre todo en la generación de catálogos electrónicos.

–         Concurrencia. Generar un aumento de la concurrencia en un determinado porcentaje en los distintos procedimientos de contratación. Este parámetro es el principal indicador previo a cualquier estrategia de reducción de costes en contratación. Además es el que centra los esfuerzos de interoperabilidad(PEPPOL) a través de estándares (CEN BII) como forma de conseguir el principal objetivo de la Comisión Europea: el mercado único de contratación pública paneuropea interoperable y asequible.

–         Profesionalización de los agentes. Normalmente la contratación pública ha sido considerada como una función administrativa. El paso a una función económica sin perder de vista el estricto cumplimiento de la ley implica un nivel de profesionalización que debes ser acompañado de una estrategia en la capacitación y formación de los agentes internos y externos que participan en el proceso de contratación.

–         Agregación. Muchas de las estrategias generales de las administraciones deben pasar por una segmentación en los tipos de contratación: suministros básicos, servicios generales, … y esta segmentación en función de la naturaleza de los bienes y servicios contratados puede ser objeto de distintos niveles de agregación. Las centrales de compra van a permitir que esta agregación implemente los procedimientos especialmente diseñaos para ello, como los acuerdos marco  o los sistemas dinámicos con la bien conocida subasta electrónica como posible forma de adjudicación.

–         Ejecución y Resultados. Cuando las administraciones quieren ir más allá de la fase de adjudicación y cierran el circuito de la contratación con la evaluación de resultados, tener una estrategia que sea capaz de medir en los distintos niveles de actuación al proveedor adjudicatario, al promotor y sus resultados y a la propia gestión del contrato puede ser una fuente de mejora continua que permita la verdadera dinamización del servicio de contratación en cualquier administración. Para ello las herramientas de tecnologías deben permitir una correcta comunicación de los distintos agentes en todas sus fases, incluso en la fase de reclamaciones cuyo formato debería de ser también electrónico.

Estos objetivos estratégicos y todos los que se puedan ir añadiendo en función de la situación específica de cada administración, deberían de tener un mapa asociado y una estrategia de tecnologías de la información que apoyara la confección de las herramientas que habilitan y materializan, a través de su uso, los objetivos que cada administración plantee.

Además un resultado colateral de la confección de estos objetivos estratégicos puede ser obtener de forma clara elementos como:

–         Tipificación de las contrataciones, en función de valor y costes: Este aspecto es de vital importancia porque permite tener distintas velocidades a la transición a la contratación pública electrónica en función del VOLUMEN y de los beneficios, costes, riesgos y sinergias de cada bien o servicio contratado. Por ejemplo, todos los datos apunta a que la contratación pública en el sector salud, puede reportar beneficios inmediatos, pero probablemente no será todo el sector sino los suministros de bienes y servicios más recurrentes. Por tanto se trata de realizar una segmentación ( o varias) de la contratación que se produzca en cada administración pública.

–         Una visión de la transición en fases:

  • Generar un liderazgo fuerte
  • Identificar nuevas formas de trabajar.
  • Cambiar la mentalidad de función administrativa por la de rendimiento económico-social
  • Identificar programas de excelencia en gestión de proyectos de tecnologías de la información

–         Esclarecer las estructuras actuales y los posibles cambios estructurales que deberían de permanecer tras la transición.

–         Conocer programas de profesionalización y evaluar opciones de puesta en marcha.

–         Identificar en el proceso de simplificación distintas fases de mejora en el uso del formato electrónico en los procedimientos.

En conclusión, lo que propongo es que antes de plantear una estrategia de tecnologías de la información, se plantee una estrategia general de objetivos estratégicos de contratación y se confeccione un mapa estratégico, para entender como se pueden alcanzar y en que plazo y con qué prioridad, cada uno de esos objetivos, y como las tecnologías deben apoyar y soportar a través de su uso al resto de los elementos de la organización que son, como siempre,  los que van a conseguir los resultados esperados: personas, procedimientos y estructuras.

Y para terminar, recordar que las estrategias  necesitan un plan pero no acaban con el plan. Tienen que tener una retroalimentación lo más rápida posible con los resultados y las dificultades que proporcionen los planes, y a partir de ahí volver a elaborar la estrategia(el camino), a ser posible, sin cambiar los objetivos.

Si te interesan estos temas únete a  la red formal de contratación pública electrónica

Te esperamos (necesitamos)

 

Comments { 0 }

La estrategia de tecnologías de la información en la contratación pública electrónica

En los últimos tiempos estoy dedicando bastante esfuerzo, porque creo que es fundamental,  en tratar de entender y divulgar comos las tecnologías de la información pueden ayudar a las organizaciones (públicas y privadas) a conseguir sus objetivos, normalmente expresados a través de una estrategia general de las propias organizaciones y con una estrategia de tecnologías de la información que ayude a materializar, a conseguir, los objetivos marcados por  la citada estrategia general, a través de los correspondientes planes.

Como sabéis las estrategias en general tienen en su núcleo un conjunto de elementos imprescindibles que permiten su formulación, y son los siguientes:

–         un diagnóstico, cuanto mejor sea el diagnóstico y más información y conocimiento exista alrededor del mismo, más sencilla y clara aparecerá la estrategia. En contratación pública el diagnóstico se ha realizado con profusión. La Comisión Europea y los Estados Miembros han realizado estudios y métricas en todas las dimensiones posibles del problema y se han recabado resultados positivos a través de experiencias de un volumen considerable. Todos los informes y las opiniones coinciden en el diagnóstico. La contratación pública es una palanca de productividad y competitividad de las sociedades modernas, cuya modernización es clave para la economía actual y que necesariamente pasa por realizar la transición al formato electrónico.

–         una política que guía la acción y que es comunicada y entendida por todos los agentes que van a intervenir. La Unión Europea ha avanzado unas líneas de política general con la consulta de sus dos libros verdes (de modernización de la contratación pública y de la generalización del recurso a la contratación pública electrónica). Y ya han hecho una propuesta de modificación de las Directivas de Compras.  Luego cada Estado Miembro tiene que generar sus propia política, diseñar una estrategia y definir los planes que verifiquen los objetivos propuestos por la Comisión Europea. Estos planes representan la política (dirección, estrategia  y recursos) que cada Estado Miembro quiera utilizar para modernizar la contratación pública y realizar su transición al formato electrónico.

–         una acción coherente que permite ir alcanzando objetivos parciales que están al alcance de la organización con un esfuerzo asumible y en línea con los objetivos definidos. Esta, en mi opinión, es la parte donde la estrategia, basada en los puntos anteriores, establece prioridades y caminos para conseguir los objetivos propuestos. Y es la más difícil porque tiene que combinar la estrategia general que involucra los elementos principales de cualquier organización (personas, procesos, estructuras y tecnologías) con una estrategia de tecnologías de la información que se centre y permita entender las arquitecturas necesarias (negocio, aplicaciones, datos, infraestructuras), junto con las áreas de Gobierno, Estrategia, Proyectos, Operaciones, y Seguridad propias de la tecnologías de la información. Este es el nudo gordiano que hay que superar. Que tiene que ser superado por cada administración y las personas involucradas en la contratación pública. Pero es superable.

Últimamente en el blog hemos comentado, lo que se puede entender como pasos previos a una estrategia general del Reino Unido para abordar la reforma de la contratación pública,  desde luego creo que el documento de referencia representa una parte importante de los elementos de la estrategia general que el Reino Unido puede utilizar. En este enlace está la entrada que comenta el documento al que hacemos referencia.

En la propia entrada reflexionábamos sobre la necesidad de las tecnologías para realizar esta reforma como elemento habilitador de la misma, pero remarcando que los elementos fundamentales eran las personas, los procesos y las estructuras, una idea que también se remarca en el documento de la estrategia del Reino Unido.

También se siguen publicando las noticias de que países como Noruega (Portugal, Francia, Austria, …ya han publicado importantes avances según el mapa de INTECO que podéis ver aquí) han iniciado un camino (estrategia) para utilizar las tecnologías de la información y que ya van consiguiendo sus primeros resultados, siempre muy positivos, pero no exentos de esfuerzo. Nada es gratis.

Hoy la reflexión (sobre la que voy a trabajar en las próximas entradas y en la propia guía de implantación “ágil” a la contratación pública electrónica que sigo preparando), es como unir las estrategias de tecnologías de la información con la estrategia general de modernización de la contratación pública, y cual puede ser la prioridad entre ambas estrategias. Tengo la convicción que en la intersección y la prioridad entre ellas, es donde hay que incidir. Y es una intersección cuyo foco se concentra en dos grandes áreas:

–         Políticas:  que habilitan la innovación social con las herramientas adecuadas (tecnologías de la información)

–         Personas:  que son capaces de interiorizar (la parte social y necesaria de la innovación) y mejorar las innovaciones que hablita  la tecnología y hacen realidad los resultados.

Si os fijáis, de nuevo las tecnologías de la información solo están presentes como habilitadores, como herramientas. Son importantes, pero lo más importantes es la voluntad de la política que entienda que ese es el camino y la voluntad de las personas que quieren echar un pide después de otro, que quieran andar el camino. Pero sin las herramientas la innovación y sus ineludibles ajustes se vuelven imposibles.

Pues bien, llegado a este punto, como siempre hay tomar una decisión. Para ello hacemos la siguientes reflexión alrededor  de los dos caminos posibles de la transición a la contratación pública electrónica (estrategia)  que os planteo a continuación ¿cual creéis que es el mejor?

1)     implementar  una estrategia de tecnologías de la información PREVIA que me permita la transición ágil y  rápida a la contratación pública electrónica de forma que una vez que tenga la opción del formato electrónico pueda elaborar políticas y estrategias de modernización e implementarlas mucho más fácilmente que si tuviera que hacerlo en formato papel.

2)     generar una estrategia de modernización que realice una reingeniería total de la contratación pública y posteriormente trazar una estrategia de tecnologías de la información que realicen la transición al formato electrónico.

Seguramente la mejor estrategia es dependiente de cada administración porque en la sociedad del conocimiento, el saber se ha hecho democrático y tiene múltiples vías y opciones. Como colofón, no hay que olvidar que una estrategia en contratación pública o en tecnologías de la información, sólo tiene sentido si se puede materializar a través de un plan. Y los planes hay que aprobarlos, dotarlos, ejecutarlos, y revisar sus resultados.

En cualquier caso, quiero terminar esta entrada diciendo que el  2012 puede ser un año tan bueno como cualquier otro para seguir intentándolo. Hay mucha tarea pero también puede haber, si lo hacemos bien, mucha recompensa.

Si te interesan estos temas únete a  la red formal de contratación pública electrónica

Te esperamos (necesitamos)

 

 

 

 

 

 

Comments { 0 }

La definición del problema de la transición a la contratación pública electrónica.

Una de las primeras actividades, quizás la más importante, antes de generar una respuesta a un problema – la solución -,  es definir el problema.  Comentaba Albert Einstein que si le dieran 20 horas para solucionar un problema, dedicaría 19 horas a su definición y 1 hora a su resolución.

En la transición a la contratación pública electrónica, como en cualquier otro problema, hay que definir claramente el ámbito y el alcance del problema así como todas sus facetas. El espacio del problema. Por el momento hemos ido acotando partes específicas del mismo pero no hemos generado una visión completa del espacio que ocupa el problema.  Esto hace, en mi opinión,  que las soluciones aportadas sean parciales y que en algunos casos, la mayoría, estas soluciones se conviertan en un problema añadido, porque no solucionan la totalidad sino solo algunas partes, lo que implica nuevas interfaces para integrar soluciones que no encajan de forma total en el espacio de la solución.

Estas soluciones han tenido en los últimos años distintas aproximaciones, a través de definiciones  parciales:

–         Empezamos con una aproximación jurídica, que aparentemente era más que una definición de un problema la búsqueda de tratar de resolver de igual forma un problema con distintos formatos de características claramente diferentes.

–         Después llegaron las soluciones parciales: licitación o contratación. Licitación era la relación con el mercado y contratación era la parte interna de la administración. Ambas son parte integral del problema pero sin embargo se tratan por separado en muchas soluciones.

–         Se añadió el problema de las arquitecturas generales de cada administración con la visión generalista de la relación administración ciudadano (relación de sumisión-obligación) para tratar de encajar la relación administración – proveedor (relación mucho más libre de negocio), tratando de que las tecnologías de cada administración no se vean alteradas en su objetivo prioritario de uniformidad por  un  objetivo que aparentemente para los departamentos de tecnologías pudiera ser mucho más secundario de eficiencia  y resultados.

–         El problema parcial  de las integraciones se ha desarrollado con cierta profusión, y hemos querido integrar todo con todo, sistemas que no fueron pensados para integrarse. Materializando de esta forma  en el servicio de contratación, el paradigma del “botón único y universal”, que pulsándolo, todas las aplicaciones se hablan con todas las aplicaciones y todo es automático y fluye.

–         Después han venido los estándares y la interoperabilidad para poner de manifiesto que los sistemas de información requieren lenguajes y medios de comunicación comunes que no generen fronteras segmentando los mercados de contratación pública. En este punto es donde hay que trabajar mucho, porque es posiblemente la piedra angular en la definición del problema de la transición al formato electrónico de la contratación pública.

–         Ahora parece que el problema está en unir todos estos problemas y que además, claro los sistemas sigan teniendo rendimiento y sean conformes a las leyes a las que deben dar soporte.

–         Próximamente empezaremos a ver que nuestros vecinos han empezado a utilizar redes de contratación pública y trataremos de mover todas nuestras soluciones para que encajen con las arquitecturas propuestas.

–         Finalizaremos con el planteamiento de que la perspectiva del problema era a todas luces inadecuada, porque no era un problema de la administración. La contratación pública en más un problema social (la quinta parte de la economía) liderada y dirigida por la administración (para lo bueno y para lo malo).

 

Estas definiciones parciales, nos demuestran que estamos ante un problema complejo, cuya definición clara y concisa de todas sus facetas debe ser una prioridad y que los cambios deben ser parciales pero con una visión global que permita secuenciar en el tiempo todas las actividades que hay que realizar.

Pues bien, tener definido el problema, con las nuevas necesidades y las actuales que hay que satisfacer, los objetivos y resultados que queremos obtener,  identificados los agentes que intervienen, y mostrar los intereses de cada uno de estos agentes,  de forma clara (lo más clara que se pueda) es la primera actividad que hay que realizar.

Estamos asistiendo en Europa a los esfuerzos  por mantener y enmendar e integrar soluciones parciales a problemas mal definidos.   En la transición a la contratación pública electrónica sería conveniente que el problema estuviera bien definido. Yo  al menos sigo considerando que es un problema social, de competitividad y productividad. Los problemas sociales representan retos adaptativos con muchas variables, en contra de los problemas de ingeniería que representan problemas con menos variables y normalmente con valores más acotados.

En este sentido los problemas que se encuadran en retos adaptativos hay que manejarlos con datos y con valores. Los datos son fríos y persistentes. Necesarios para demostrar entre otras cosas que conseguimos o no los objetivos, pero los valores son elementos que impulsan las emociones y hacen moverse a los agentes en una determinada dirección. Y esto es tan necesario o más que los datos.

La transición a la contratación pública electrónica no es un problema técnico (aunque su solución está habilitada por la tecnología, siempre que esta tecnología este bien utilizada a través de un buen Gobierno, con su estrategia, implantación, operaciones y seguridad ). Tampoco es un problema jurídico, y por supuesto no es un problema administrativo. Lo dirige la administración. Pero su resultado, el beneficio , es de todos como sociedad. Recuerden aquello de que no hay empresas de éxito en sociedades fracasadas.

Para definir el problema hay que tener, en  mi opinión, en cuenta las siguientes dimensiones entre otras:

–         Necesidades a satisfacer

–         Formas posibles de satisfacerlas, estrategias.

–         Objetivos a conseguir y sus métricas.

–         Propósito, por qué y para qué

–         Agentes  y sus intereses

–         Ámbito y Alcance

–         Partes del problema y sus interrelaciones

–         Áreas de especialización: Jurídica, Técnica, Gestión del cambio, Evolución

–         Visión general de la solución

–         Valor aportado y la planificación de cómo se va conseguir dicho valor en el tiempo.

A lo mejor ahora se ve como más complicado definir el problema que aportar la solución. Pero es que a lo mejor el problema si no está bien definido la solución no satisface las necesidades y estamos tirando el tiempo y el dinero.

Una puntualización importante es que una vez definido el problema las soluciones no tienen que ser realizadas de forma monolítica  con un todo o nada, sino que se pueden planificar y acometer de forma parcial, porque ya tendrán una referencia del espacio específico que ocupan dentro del problema y cómo y cuándo  se engarzan con el resto de las soluciones parciales para conformar la solución completa.

¿Vosotros añadiríais más dimensiones a la definición del problema de la transición a la contratación pública electrónica?

Si te interesan estos temas únete a  la red formal de contratación pública electrónica

Te esperamos (necesitamos)

 

Comments { 0 }

Resumen de la conferencia acerca de la modernización de la contratación pública

Aunque la materia sobre la que trata este blog es cómo conseguir la transición a la contratación pública electrónica desde el estado actual de la contratación pública, no es posible realizar una buena transición si no tenemos en cuenta cuales son las funciones y tendencias en los cambios funcionales de este servicio.

Como sabéis ha habido dos libros verdes alrededor de la contratación pública, publicados recientemente por la Comisión Europea para conocer la opinión de los agentes involucrados en esta materia.

El primer libro verde trataba sobre la generalización del recurso de la contratación pública electrónica.  Es decir como se puede generalizar el uso del formato electrónico en toda Europa, en las administraciones y los proveedores.  Este libro verde remarcaba la importancia del formato electrónico como posiblemente única opción de conseguir los resultados que de la contratación pública se esperan.  Este libro verde es el que más hemos tratado en el blog porque incide directamente en el asunto y materias en los que queremos (podemos) ayudar.

El segundo libro verde es sobre la modernización de la contratación pública. Este está más dirigido a los especialistas en contratación, para que opinen sobre la modernización de las normas que rigen este servicio, que representa un quinto de la economía en las sociedades modernas. Si, no me he equivocado. UN QUINTO, la quinta parte de las economías modernas.

Pues bien, dado que si queremos hacer la transición a la contratación pública electrónica de forma óptima, tanto los especialistas jurídicos como los técnicos deben entenderse para colaborar, he creído conveniente traducir y proporcionar a los hipotéticos lectores del blog el resumen de la conferencia que sobre la modernización de la contratación pública se desarrollo el 30 de junio de este año. Este resumen debe ayudar a entender las tendencias y cambios funcionales que se avecinan, y todo ello debe tenerse en cuenta a la hora de plantear arquitecturas de sistemas de información, estrategias de tecnologías de la información, gobierno de estas tecnologías, implantación de estos cambios, operación y seguridad de todo lo relativo a las tecnologías como parte integrante del propio servicio de contratación pública.

El resumen traducido (traducción libre y sin compromiso) la podéis leer aquí, y los documentos relativos a la conferencia están en este enlace.  Como resumen del resumen  yo resaltaría lo que el comisario de Mercado Interor, Sr. Barnier de la Comisión Europea, ha apuntado como principales PROPUESTAS de cambios:

1.-  Simplificación:

 

La evaluación y la consulta pública indican claramente que son necesarios la simplificación y flexibilización de los procedimientos. Hay una serie de herramientas relativamente simples y de apoyadas de modo general

  • como la que permite más negociación en los procedimientos de contratación.
  • Reducir los requerimientos de evidencias con la aceptación de auto-declaraciones  («declaraciones solemnes») (El pasaporte de contratación).
  • la promoción de la contratación electrónica. (simplificación y rapidez)
  • Con respecto a la umbrales de aplicación de las normas de contratación de la UE, sería conveniente tener un debate abierto. De hecho, muchas autoridades contratantes sostienen que los umbrales actuales son demasiado bajos, y causan  innecesarios y  gravosos procedimientos para contratos de escaso valor. Por otra parte, las empresas temen que el aumento de los umbrales pueda restringir el acceso a un importante parte de los contratos públicos. Será necesario además tener plenamente en cuenta las consecuencias de una modificación de los umbrales, incluidos en los compromisos asumidos por la Unión Europea a nivel internacional.

 

2.-  Facilitar el acceso de las PYME a los contratos públicos:.

 

El Comisario insistió en la importancia de las medidas para aumentar la proporción de contratos adjudicados a las PYME. Además de la simplificación general que será de particular beneficio para las PYME, hay que considerar instrumentos específicos dirigidos a las PYME, tales como

  • la obligación de subdividir contratos en lotes,
  • limitar las exigencias financieras para determinados contratos
  • medidas en el ámbito de la subcontratación y
  • los objetivos administrativos para adjudicar contratos a las pymes.

 

3.-  Promoción del medio ambiente la inclusión social y la innovación en la contratación pública: 

 

El Comisario Barnier señaló que el uso estratégico de la contratación pública puede ser un importante vector para la realización de los objetivos de Europa 2020. Reconoció que las opiniones expresadas en la consulta se mezclaron y que muchos actores estaban preocupados por unas  cargas administrativas desproporcionadas derivadas de obligaciones de carácter general  sobre qué comprar. El Comisionado se comprometió a adherirse a un programa ambicioso en este punto, con la objetivo de proporcionar instrumentos creíbles y realistas para apoyar la Estrategia UE 2020. Esto podría incluir un reconocimiento formal con el enfoque  del ciclo de vida de los costes,  un  procedimiento específico  para la adquisición de productos y servicios innovadores o normas especialmente adaptadas para los servicios sociales.

  • El concepto de ciclo de vida debe ser tenido en cuenta para la adjudicación y sus consecuencias en el medio ambiente y la innovación
  • Soluciones innovadoras en el marco del dialogo competitivo
  • Economía social de mercado competitiva (subrayando el social pero teniendo en cuenta las cuatro palabras como algo indivisible)

 

4.- Fomentar el buen gobierno de la contratación pública en todos los niveles:. 

 

El Comisario abogó por

  • la profesionalización de la contratación pública,
  • mejor control de los conflictos de intereses
  • la agregación de la demanda y
  • mejora de las estructuras de apoyo para los órganos de contratación más pequeños.
  • Traspasar la cultura de aplicación de normas hacia una cultura función económica

 

Creo que merece la pena echarle un vistazo al documento y al video (es un poco largo) pero creo que merece la pena.

 

Si te interesan estos temas únete a  la red formal de contratación pública electrónica

Te esperamos (necesitamos)

 

Comments { 0 }

Los cambios en la contratación pública electrónica

Todos los cambios suscitan preguntas en las personas que van a “sufrir” o implementar dichos cambios.  Y no siempre tenemos las respuestas preparadas para responder a todas las preguntas.

Hay siempre muchas más preguntas que respuestas, y cuando no tenemos las respuestas, de forma inmediata, la propia naturaleza humana  genera las respuestas, siempre con una marcada tendencia hacia la catástrofe o hacia la conspiración.  Es nuestra naturaleza.

Las tecnologías de la información habilitan los cambios en la contratación pública.  Pero no son suficientes. Se requiere el compromiso y la motivación de las personas, y las estructuras que realizan actualmente esta función, para lleva a cabo con éxito la transición a la contratación pública electrónica. Estos cambios trasformarán la contratación pública y permitirán hacerla más eficiente, eficaz, accesible, rentable. …

Pero hacer los cambios no es un problema fácil de resolver. Hay que tener en cuenta una serie de preguntas que surgen en las personas que van a realizar los cambios. Y estas preguntas deben estar respondidas de forma automática a cualquiera que se las plantee y emitidas y difundidas a través de un buen plan de comunicación.  Seún Willian Bridges en su libro Managing Transitions (Gestión de la Transición o como pasar de un estado a otro), las preguntas más típicas de cualquier cambio o trasformación son:

  • Cuál es el propósito del cambio. Los por qués y para qués.
  • Visión de cómo será el escenario una vez realizado el cambio.
  • Qué pasos y cómo hay que dar estos pasos y quién  y cuándo para llegar a la visión.
  • Como será mi papel en el nuevo escenario y cuál es mi aportación en la transición.

Aplicar estos aspectos en la contratación pública en la trasformación al formato electrónico a través de un plan de comunicación que evite las respuestas inventadas es invertir la resistencia inicial al cambio en compromiso y motivación. Dos elementos clave para alcanzar el éxito.

En mi opinión este plan de comunicación debe ser emitido por los máximos responsables de la contratación pública y debe de responder no solo a estas preguntas fundamentales sino también a otras preguntas que puedan surgir por parte de los interesados, administraciones y empresas, a la hora de iniciar la transición al formato electrónico y ser capaces de explicar y contestar a las consecuencias que esta trasformación conlleva.

 

El otro factor requerido para alcanzar el éxito en la transición a la contratación publica electrónica es conseguir que la tecnología forme parte del proyecto de trasformación como un elemento habilitador, integrado en los objetivos y capaz en todo momento de

  • Optimizar el valor de los servicios existentes a través de las tecnologías de la información ;
  • Comprender las oportunidades para el cambio (formato electrónico y sus nuevas opciones) posibilitados por las tecnologías actuales, nuevas o emergentes;
  • Entender los cambios  que se tienen que hacer para realizar el valor de estas oportunidades, y
  • Seleccionar oportunidades con mayor valor potencial y ejecutarlas de manera que se maximiza el valor.

 

En definitiva pasar de la cultura de la entrega de tecnologías de la información a la cultura del valor (el uso de las tecnologías de la información por las personas que enfocadas y coordinadas en base a los objetivos propuestos son capaces de alcanzar el valor máximo posible que la organización puede aportar al contexto cambiante). :  personas  usando  tecnologías de forma óptima  para alcanzar los objetivos propuestos por la organización. Porque al final se trata de eso ¿no?

 

Si te interesan estos temas únete a  la red formal de contratación pública electrónica

Te esperamos (necesitamos)

 

Comments { 0 }

Guía para la implantación de la contratación pública electrónica

He venido últimamente “amenazando” con escribir una guía para ayudar a los decisores y personas involucradas en la implantación de los procesos, técnicas y herramientas que permitan  la transición a la contratación pública electrónica en las administraciones y empresas  públicas.

El objetivo de la guía no será otro que hacer reflexionar, con datos experiencias  y descripciones, a las personas que vayan a acometer, por voluntad o por necesidad, la transición a la contratación pública electrónica en sus organizaciones (administraciones y empresas públicas).

Dado que esta transición requiere la trasformación al formato electrónico y esto no afecta únicamente  a las tecnologías de la información, sino también a las personas, a los procesos y a  las estructuras de la propia organización (y de otras como los proveedores), creo que es necesario entender, evaluar, dirigir y monitorizar todo el proceso, desde una óptica de gobierno que garantice, o al menos posibilite con una alta probabilidad, alcanzar los resultados esperados. Esta guía pretende pues, ayudar a superar la brecha que existe  entre el conocimiento y la acción: el saber cómo debemos  hacer esta transición, conociendo los elementos y factores fundamentales  que van a influir en ella.

El documento es divulgativo, no quiere ser un documento académico ni una guía totalmente estructurada  sobre qué pasos hay que  seguir exactamente para alcanzar la transición al formato electrónico. Entre otras cosas porque los pasos exactos serán distintos en cada organización, a partir de unos fundamentos básicos, probablemente muy parecidos en todas las organizaciones.

Se va a centrar en los aspectos de gobierno y estrategias,  organizativos y de gestión, sobre todo de las tecnologías de la información, que son el elemento habilitador de la trasformación, y probablemente el más caro y “escurridizo”. No voy a incidir demasiado en los aspectos técnicos de contratación (legales o reglamentarios) porque están fuera de mi ámbito de especialización y por tanto creo que no  aportaría nada verdaderamente útil.

En esta entrada quiero daros una primera pincelada de cómo será esta guía, mostrándoos el borrador del índice, y pidiéndoos vuestra opinión acerca de este índice y de la propia guía.

GUÍA PARA LA IMPLANTACIÓN DE LA CONTRATACIÓN PÚBLICA ELECTRÓNCA.

Aproximación estratégica a  la transición  al formato electrónico  de la contratación pública.

Índice

  1. Introducción
  • ¿Es necesaria esta guía?
  1. Objetivo y alcance de la guía.
  • Que pretende esta guía, y que no.
  • Para quién es esta guía.
  • Como se actualiza y mejora la guía.
  1. La Contratación Pública en contexto
  • Síntesis del servicio de contratación pública: funciones
  • Dimensiones y Nivel de Complejidad
  • Uso de las Tecnologías de la Información (TI) en la contratación pública
  • Beneficios y Barreras
  • Tensiones y Necesidades de la contratación pública electrónica
  • La Comisión Europea y los libros verdes: formato electrónico y modernización.
  1. Las tecnologías de la información: un cuerpo de conocimiento necesario aplicado a la contratación pública electrónica.
  • Gobierno de TI
  • Estrategia de TI
  • Proyectos de TI
  • Operaciones de TI
  • Seguridad de TI
  1. La transición al formato electrónico.
  • Proyectos de transición:  luces y sombras
  • Organización: antes, durante y después.
  • Una forma lógica de implantar el formato electrónico en la contratación pública
  1. Reflexiones y Mejora Continua

Para entender las necesidades reales de los hipotéticos lectores de este blog os pediría que si creéis que faltan algunos temas por tratar en el índice, me lo hagáis saber a través de los comentarios.  Y que si podéis respondáis a la encuesta que os dejo a continuación para “guiar” mis próximos pasos.

En cualquier caso, muchísimas gracias por vuestra atención.

 Encuesta sobre la guía: Por favor seleccionar una o varias de las opciones siguientes:

[poll id=»2″]

¡¡Gracias!!

Si te interesan estos temas únete a la red formal de contratación pública electrónica

Te esperamos (necesitamos)

 

Comments { 0 }