La Comisión Europea lanza una estrategia para la contratación pública electrónica.

La Comisión Europea ha publicado el viernes pasado el documento: Una estrategia para (la transición a)  la contratación pública electrónica. Este es un documento oficial, que en mi opinión debe ser leído y revisado por todos aquellos interesados en estos temas (políticos, jurídicos, gestores, y tecnólogos). En esta entrada hago un resumen  de su contenido.

 1.- Introducción:

Se hace una recapitulación muy resumida de la importancia económica y social del mercado de la contratación pública en Europa.

 2.- Un cambio a mejor: el caso de negocio de la contratación pública electrónica

En este capítulo se relatan los beneficios muy claros y contrastados que representa la transición de la contratación pública al formato electrónico. Se relacionan los ejemplos más claros con sus beneficios que se han reportado hasta la fecha.

 3.- Superando las barreras: el camino a seguir.

Identifica las barreras de esta transición en una cierta inercia de los agentes que intervienen en la contratación y en la fragmentación del mercado producida por los sistemas implementados en los distintos países.

Las acciones legislativas y no legislativas propuestas son las siguientes:

Crear un marco legislativo efectivo.

–         proponer la obligatoriedad creciente en distintas fases. Con un plazo total de 2 años a contar desde la trasposición de la propuesta actual de la directiva.

–         Regular los catálogos electrónicos, sistemas dinámicos de adquisición y catálogos electrónicos. Hacer obligatorio e-Certis(tablas de correspondencia de los criterios de selección entre estados miembros)

–         Aplicar una obligatoriedad similar a la contratación de utilidades.

–         Compartir información y buenas prácticas a través del sistema IMI (Internal Market Information System).

–         La Comisión urge a los Estados Miembros a realizar los trabajos preparatorios para alcanzar los cambios operativos necesarios.

–         La Comisión quiere asegurar la interoperabilidad entre sistemas de forma que los proveedores no encuentren barreras para acceder al mercado público de contratación.

–         No promueve el uso obligatorio de la firma electrónica, pero tratará de armonizar el uso de las firmas electrónicas entre los estados miembros que lo exigen y los que no.

–         La Comisión está valorando un marco para la identificación digital, la autenticación y las firmas que mejore la confianza y asegure la facilidad de uso y la interoperabilidad en toda la Unión Europea. Se espera una propuesta legislativa a este respecto a finales del 2do trimestre de 2012.

 Promover soluciones prácticas basadas en las mejores prácticas.

–          A través de la simplificación y el principio de “Pensar Primero en Pequeño” (para las PYMES).

–          Se ha establecido un grupo de expertos en licitación electrónica (e-TEG eTendering expert Group) para definir una guía sobre licitación electrónica. (a principios de 2013)

–          Siguiendo esta guía la Comisión presentará unas recomendaciones a las instituciones de la Unión y los estados miembros.

–          En paralelo se publicara el Golden Book (el libro dorado) con las mejores implementaciones (a mediados del 2013)

 Soportar el despliegue de la infraestructura de contratación pública electrónica.

–         La Comisión ha promovido el proyecto PEPPOL que permite la interoperabilidad de los distintos sistemas de contratación pública electrónica en Europa. Y quiere asegurar su sostenibilidad. (a mediados de 2012)

–         La Comisión ha propuesto el lanzamiento del programa “Connecting Europe Facility”, que soportará las inversiones necesarias para el despliegue de la infraestructura de servicios digitales europeos (2014-2015)

 Difusión de la estrategia.

–          La comisión lanzará un plan de comunicación y difusión de la estrategia a los órganos de contratación y a los proveedores.

–          La comisión organizará una conferencia anual de contratación pública electrónica (empezando a mediados de 2012)

Monitorización de resultados y beneficios de la contratación pública electrónica.

–         La comisión lanzará un proceso para monitorizar en tiempo real el avance de la contratación pública electrónica. (con plazo mediados de 2013)

–         La comisión europea editará un informe anual sobre la contratación pública electrónica (inicio a mediados de 2013)

 4.- Liderando con el Ejemplo.

 La propia Comisión implementará en sus Direcciones Generales la contratación pública electrónica de ciclo completo (a mediados del 2015, un año antes del plazo dado a los estados miembros)

La Comisión Europea hará disponible su solución de contratación pública electrónica a los estados miembros para reducir costes de infraestructura.

 5.- Dimensión internacional de la contratación pública electrónica

El texto actual del Acuerdo de Compras Públicas (GPA) de la Organización Mundial de Comercio (WTO) no tiene muchas referencias válidas, y la Comisión propondrá un incremento de las posibilidades de acceso a las compras públicas con acuerdos bilaterales con terceros países.

La Comisión Europea promoverá diálogos internacionales para regular la apertura de  los sistemas de contratación pública electrónica que permitan monitorizar activamente los trabajos de normalización internacionales.

 6.- Conclusión

La transición a la contratación pública electrónica, no es un reto técnico ni un reto tecnológico. Es un cambio socio económico que requiere el apoyo político del más alto nivel. La Comisión urge a los estados miembros a dar señales claras de sus acciones políticas para encarar este reto, en particular adoptando el pacto legislativo de Contratación Pública antes del final del año 2012 para que la transición completa a la contratación pública electrónica pueda alcanzarse con éxito a mediados del año 2016.

 MI REFLEXIÓN.

 Hay que ponerse manos a la obra. Ya.  A lo mejor este es el momento de convocar el Plan Nacional de Implantación de la contratación pública electrónica. ¿Vosotros qué opináis?

Si te interesan estos temas únete a  la red formal de contratación pública electrónica

Te esperamos (necesitamos)

 

 

 

La reducción del déficit a través de la contratación pública

Vamos a  iniciar una nueva etapa con una mayor relación con los hipotéticos lectores de este blog. Generaremos  una serie de documentos que tratarán de aproximar la experiencia y el conocimiento a acciones concretas que cada administración o empresa pública quiera acometer en relación  a la transición a la contratación pública electrónica.

Para ello vamos a utilizar una lista de correo en la que enviaremos a cada lector que se suscriba un boletín mensual con las noticias y experiencias más relevantes alrededor del tema de la transición a la contratación pública.

Además y  en función de su perfil (político, de gestión o jurídico , tecnológico,…), intentaremos generar contenidos específicos para cada uno de ellos y los trasmitiremos  de forma que puedan generar dialogo entre las  personas  con un perfil concreto.

Para iniciar esta lista de correo he generado un documento que quiere centrarse en los posibles resultados que se pueden obtener de la transición a la contratación pública electrónica. El documento se titula:»La reducción del déficit a través de la contratación pública”

 

El índice del documento es el siguiente: 

eBook Reducción del deficit con la Contratación Pública

1. Introducción

2. La transición a la contratación publica electrónica

3. La reducción del déficit

4. Tecnologías de la Información: Un arma de doble filo. 

5. La Gobernanza de la Contratación pública

6. Conclusiones y Reflexiones finales. 

                                                                  Contacto                                                                    

                                                                  Referencias 

Tenéis acceso al documento a través de este enlace donde se os pedirán los datos básicos para la mencionada lista de correo. A partir del próximo mes de abril  (en los últimos días) recibiréis un boletín con periodicidad mensual, con las entradas y noticias más relevantes que se hayan producido en relación con la transición a la contratación pública electrónica.

También he subido una escueta presentación que podéis ver en este enlace.

¡¡ Espero que el documento os resulte interesante !!.

 Si te interesan estos temas únete a  la red formal de contratación pública electrónica

Te esperamos (necesitamos)

 

Los cuadros de mando de la contratación pública.

Leyendo el blog de Todo sobre BI he visto que tanto el banco de Santander como el Banco Bilbao Vizcaya tienen su correspondiente cuadro de mando integral, para dirigir sus negocios. Es lógico que los negocios tengan la información de control adecuada para generar mayor valor para el negocio y para evitar o manejar los riesgos inherentes asociados al propio negocio.

Un cuadro de mando integral es una herramienta que proporciona información sobre los indicadores clave de rendimiento para tomar decisiones sobre el valor que el negocio es capaz de generar y los riesgos que el negocio tiene que afrontar y gestionar  para generar valor.  Pero no solo es una herramienta de control también es una herramienta de comunicación estratégica, porque cuando se diseña el cuadro demando integral se determinan los indicadores que se quieren medir y el nivel optimo y mínimo que estos indicadores deben tener. Esta es una forma muy simple de decirle a la organización que servicios y funciones se deben cuidar de forma especial (líneas estratégicas), para conseguir los objetivos generales de la organización.

No conozco el volumen de negocio de estos bancos, aunque presumo que será importante y que el cuadro de mandos, revelará a través de los indicadores claves del rendimiento,  la información  que permiten la toma de decisiones en las correspondientes vertientes de valor y riesgos asociados.

La cuestión que me planteo es cual es el cuadro de mando integral que se utiliza para la toma de decisiones en la contratación pública que en España representa según las estadísticas de la Comisión Europea para 2010 (no hay estadísticas más recientes) un volumen del 16,1 % del PIB y en Europa una media del 19,7 del PIB europeo.

No se si existe a nivel nacional un cuadro de mando de toda la contratación pública. Pero sí creo que debería de existir. No es complicado. Y si sería muy útil. Y en cualquier caso cada órgano de contratación debería de tener un cuadro de mando, sencillo y claro con indicadores en los cuatro cuadrantes típicos de un cuadro de mando integral, que permitieran conocer a los decisores los niveles de desempeño y a los agentes que intervienen en la contratación cuales son las medidas estratégicas que la organización considera y cuales son los niveles óptimo y mínimo de los indicadores propuestos en cada cuadrante  para cumplir la función del servicio de retorno que representa la contratación.

El cuadro de mando integral tiene cuatro perspectivas (cuadrantes) tal y como se muestra en la figura y debe ser adaptado a las necesidades y líneas estratégicas (objetivos) que cada organización persiga alcanzar en el servicio de retorno que representa la contratación pública

–       La perspectiva financiera incorpora la visión del presupuesto y mide la generación del valor por parte de la organización. En este caso cuanto se gasta, y en que objetivos se alcanzan.

–       La perspectiva del cliente refleja el posicionamiento de la organización (la administración) en la sociedad, Que se consigue aportar a la sociedad a través de la contratación pública

–       La perspectiva interna recoge indicadores de procesos internos que son críticos para el desempeño de la función. Cuantas personas intervienen, que recursos utilizan.

–       La perspectiva de aprendizaje y crecimiento plantea la posible mejora continua y la forma de alcanzarla, a través de la capacitación de los elementos de la organización, mejora dela productividad y adecuación de las estructuras de la organización.

La forma de utilizar un cuadro de mando (qué indicadores utilizar) para la línea estratégica (objetivo) del ahorro, supone la forma que tiene la organización de saber si consigue los resultados, cuando los consigue y con qué esfuerzo los consigue.  Cualquier objetivo que no este medido y cuya estrategia (forma de alcanzarlo) no esté comunicado a la organización solo es un deseo.  Y los deseos cuando tienen mucha mayor incertidumbre que los objetivos, y además cuando no se cumplen (es lo que suele pasar) generan frustración.

¿Creéis que para los objetivos típicos de la contratación pública (ahorro, eficiencia, trasparencia, ayuda a las pymes, y conformidad con las leyes) sería bueno utilizar la herramienta del cuadro de mando integral con los indicadores que cada organización considere mejores para alcanzar sus objetivos?

 Si te interesan estos temas únete a  la red formal de contratación pública electrónica

Te esperamos (necesitamos)

 

 

Los ahorros producidos por la transición a la contratación pública electrónica.

En varias ocasiones en el blog hemos comentado los posibles ahorros que se producirán cuando la contratación pública esté en formato electrónico. Incluso la Comisión Europea en sus distintas comunicaciones utiliza algunos datos bastante impactantes para fomentar el formato electrónico.

Los datos son  ciertos, pero en mi opinión, no se consiguen estos datos, fácilmente  en todas las administraciones, ni normalmente, suelen acompañarse.  junto con estos datos,  los esfuerzos que hay que aportar para conseguir estos ahorros. Me explico.

Sobre todo al principio, la transición a la contratación pública electrónica puede resultar mucho más costosa que las primeras evaluaciones, que tienden a ser optimistas. Sobre todo si no hacemos el ejercicio inicial de establecer una estrategia de la transición a la contratación pública electrónica donde hayamos analizado las compras de “mi administración”,  y en función de las posibilidades de mejora,  para optar por aquellas herramientas que vayan a generar un mayor ahorro y sobre todo por aquellos procedimientos que en función del volumen y tipo de compra vayan a ser más útiles para alcanzar los resultados.

El pensar, que por el mero hecho de implantar una aplicación que permita algunas de las opciones del formato electrónico en las grandes áreas de la contratación (Archivo, Relación, Tramitación y Explotación), se van a conseguir todos los objetivos declarados por todas las experiencias, es alimentar una expectativas cuya probabilidad es escasa. Muy escasa. Es más, lo más lógico es que salga más caro el collar que el perro.

Sin una buena estrategia general (objetivos medibles y alcanzables) que cuente a su vez, con una estrategia de tecnologías de la información, que persigan alcanzar los objetivos, habilitando a las personas, los procesos, y las estructuras, es díficil alcanzar los resultados. Es conveniente, además, tener la máxima información sobre el volumen y los tipos de contratos que se gestionan para ser capaces de evaluar, dirigir y monitorizar, los resultados que vamos obteniendo.

Pero los ahorros existen y hay administraciones que los consiguen. Cierto. Publican los datos y publican el proceso. Pero no todas las administraciones compran lo mismo y por los mismos métodos. La estrategia puede tener rasgos comunes, pero cada organización tiene que interiorizar sus objetivos concretos, y los esfuerzos para alcanzarlos.

Como un ejemplo de objetivos que con la crisis se han colocado en primer plano, está el ahorro de costes. En general el ahorro viene marcado por el aumento de la concurrencia, siempre que no produzcamos un caos en el proceso de adjudicación. Es decir si aumentamos la concurrencia de 10 a 100 proveedores pero no somos capaces de analizar y adjudicar en base a criterios automáticos (subasta electrónica), probablemente no obtengamos el beneficio previsto.

Si introducimos sistemas electrónicos pero no formamos a nuestros proveedores (normalmente los que pagan impuestos para mi administración) generaré un ahorro de costes pero también generaré una disminución de ingresos.

Si hay un gran volumen de contratación de bienes y servicios poco diferenciados, las herramientas de agregación de demanda y gestión de proveedores pueden ser muy beneficiosas, porque aumentan la concurrencia y permiten la adjudicación

Todas estas consideraciones deben ser tomadas en cuenta por los decisores, y generar una estrategia de la transición a la contratación pública electrónica, que permita a su vez organizar  una estrategia alrededor de las herramientas tecnológicas y la capacitación de los agentes que intervienen para determinar los resultados que Mi administración quiere y puede obtener, sin optimismos ni pesimismos contraproducentes, y con unas métricas que permitan a la organización monitorizar constantemente el avance y los progresos que tienen sobre los objetivos propuestos.

Por tanto, y en resumen, los ahorros se producen pero hay que organizar la transición para que su coste no sea superior al ahorro previsto, o para que el esfuerzo que la propia transición va a necesitar, esté dirigido de forma conveniente  y siempre en función de las características de mi propia organización, y lo que quiere conseguir.

Si te interesan estos temas únete a  la red formal de contratación pública electrónica

Te esperamos (necesitamos)

 

PEPPOL: Como implementar el mercado único paneuropeo de la contratación pública electrónica.

Toda Europa, con mayor o menor acierto, con mayor o menor esfuerzo está dando los pasos necesarios para llevar a cabo la transición al formato electrónico en la contratación pública.

Los beneficios y los argumentos a favor de esta transición son de un peso tal, que no deja dudas ni siquiera a los más escépticos. No obstante todos son conscientes de que no hay atajos en esta transición. Se requiere la participación de todos los agentes que intervienen en la contratación pública (administración y empresas) para llevarla a cabo con éxito.

Y en mi opinión, se requiere una comunicación y colaboración que permita hacer esta transición de forma equilibrada en todas las funciones que se integran en la contratación pública: Archivo, Relación, Tramitación y Explotación, y capacitar y habilitar a todos los elementos de las organizaciones (personas, procedimientos, estructuras y tecnologías) a través del uso de las tecnologías de la información, y un buen gobierno de las mismas.

Los dos retos fundamentales que ya hemos comentado en esta entrada del blog y que de vez en cuando recordamos son la interoperabilidad (un reto técnico que está siendo abordado por la confección y puesta a punto de estándares –CEN BII-) y la generalización (un reto adaptativo mucho más complicado de acometer porque requiere liderazgo, voluntad y visión compartida para no mirarnos demasiado el ombligo).

En el segundo reto, la generalización, surge el problema de los distintos ritmos en los que las diferentes administraciones están implantando la contratación pública electrónica. Los pioneros ya han creado sistemas y usos que no siguen los estándares de interoperabilidad.

Para este problema, el de la coordinación entre diferentes comunidades de contratación pública europeas,  y con el fin de dotarlas de la capacidad de operar entre ellas, se constituyo en el 2008 el proyecto PEPPOL. En el 2012 concluirá y dejará una infraestructura y unos productos que deberán ser evaluados y en su caso utilizados por estas comunidades para conseguir el mercado único paneuropeo de contratación pública que es uno de los puntos de la Agenda Digital Europea:  Acción 23.

España, como sabéis, no está entre los países que decidieron formar parte del consorcio PEPPOL. No sé las razones, ni tengo información suficiente como para formarme una opinión sobre este asunto. Lo que si considero importante es que se conozcan los “productos” de PEPPOL y sus características para poder evaluar si esta puede ser una solución, no sólo al problema de interoperabilidad entre las distintas comunidades europeas, sino también y de forma más acuciante el problema de la interoperabilidad entre las distintas comunidades de España, que ya hace tiempo que existen y que empiezan a formar islas de proceso que no auguran un futuro prometedor para la contratación pública en nuestro país.

Con este ánimo os he dejado una TRADUCCIÓN  libre de la GUIA DE INICIACIÓN DE PEPPOL,   desde el  documento oficial:  PEPPOL STARTER KIT para que podáis haceros una idea(preliminar)  sobre lo  que aporta este mega proyecto europeo y si esto es bueno para la contratación pública electrónica en España, y sobre todo si es útil para que la contratación pública electrónica española forme parte del mercado único paneuropeo que lleva tiempo formándose en Europa.

Si te interesan estos temas únete a  la red formal de contratación pública electrónica

Te esperamos (necesitamos)

 

 

 

 

 

¿Quo Vadis Contratación Pública Electrónica?

Hay una serie de hechos y tendencias que nos permitirían intuir hacia donde va la contratación pública electrónica en nuestro país. Pero yo no estoy seguro. Estos hechos y tendencias son los siguientes:

–         La nueva propuesta de directiva de compras de la Unión Europea que promueve la transición a la contratación pública electrónica en el plazo de 2 años. Con unas tendencias sobre el mercado único que hay que tener en cuenta.

–         Las iniciativas estratégicas de nuestros vecinos que apuntan en esta dirección y que ya van tomado forma (Francia, Portugal, Reino Unido, Austria, Suecia….).

  • Hay un documento muy interesante sobre estas estrategia  del Reino Unido que podéis descargar previo registro de esta dirección:

–         Las iniciativas de momento descoordinadas a nivel estatal que tratan de  sacar provecho a un volumen de recursos (alrededor del 18 % del PIB) de una forma coherente

–         Las últimas noticias sobre

  • La posible modificación del código penal por la mala gestión del gasto público (son necesarias herramientas que permitan el control de la contratación e información trasparente de su gestión)
  • Los casos de corrupción y falta de trasparencia en la gestión de la contratación
  • Necesidad de incrementar la productividad y competitividad de nuestro tejido producto haciendo asequible el acceso a mercados europeos e internacionales a nuestras PYMES. Lo contrario va a suceder y nos deja en una situación precaria (mas)
  • Mejora del déficit y crecimiento económico a través de la racionalización de las compras (agregación de oferta y demanda).

 Los propósitos (declarados) de la contratación pública

  • Cambiar su naturaleza de procedimiento administrativo por función económica para obtener la máxima eficiencia y eficacia en las compras de la administración pública
  • Ser una palanca de productividad  y competitividad,
  • un servicio de retorno de la sociedad en el que se fomente la concurrencia, la trasparencia y la igualdad de trato,
  • un contrapeso para movilizar recursos en políticas de innovación, medio ambiente e inclusión social

 ¿Cual es la herramienta que permitiría alcanzar estos propósitos?.

El formato electrónico, (es la única opción) con las cuatro funciones fundamentales de la contratación pública: el ARTE (Archivo, Relación, Tramitación y Explotación).

Sin el formato electrónico y las arquitecturas de tecnologías de la información que lo soporten de forma eficaz, los propósitos declarados son imposibles de alcanzar. De ninguna manera. No es posible.

¿Se trata sólo de utilizar herramientas?.

No. Hay que realizar la adaptación y habilitar las capacidades a través de las herramientas del resto de los elementos de la organización: personas, procesos y estructuras. Y sobre todo hay que gobernar (dirigir, evaluar y monitorizar) la transición y las tecnologías de la información que habilitan esta transición.

 ¿Como se puede organizar la transición al formato electrónico?

Con una estrategia “inteligente” que genere una aproximación coherente a las dificultades que tiene un cambio de esta envergadura. A grandes rasgos:

–         introducir los elementos de las Directivas y Leyes que no alteran los comportamientos de la función administrativa actual (personas, procesos y estructuras). Estos elementos son catálogos, sistemas dinámicos, acuerdos marcos y subastas electrónicos. Estos no tienen resistencia al cambio, porque no se realizan en la mayor parte de las administraciones.

–         Ayudar a comprender, entender y capacitar a las personas en los instrumentos electrónicos básicos: documento, firma, expediente, tarea, notificación,  registro de entrada electrónico…

–         Adaptar los procedimientos paulatinamente para que saquen partido de las características diferenciales del formato electrónico en contraposición del formato papel.

–         Revisar las estructuras y modificarlas en función de las necesidades reales de unas estructuras que permitan alcanzar los fines remarcados.

–         Medir, comunicar y mejorar los fines parciales que se vayan obteniendo, a través del análisis de datos (todos los datos posibles de la contratación).

–         Armonizar todas las iniciativas de las distintas administraciones a través de un estructura de coordinación a nivel estatal que a su vez esté coordinada con las intenciones expresadas por la Unión Europea a través de su Comisión.

–         Ayudar a las empresas (a las PYMES sobre todo) para que rápidamente consigan la capacitación necesaria para la transición al formato electrónico en sus funciones de acceso a la oferta, conexión con las redes públicas de contratación (PEPPOL), transaccionar en formatos estándares (CEN BII) con las administraciones  públicas y tener la capacidad de identificar digitalmente a las propias empresas y a sus representantes legales para hacer realidad el mercado único de contratación pública europeo asequible e interoperable.

Creo que este es el camino que debería de tomar la contratación pública en nuestro país. Más pronto que tarde. Para no volver a caer en el famoso maleficio de Ramón Menéndez Pidal “España es el país de los frutos tardíos” . A los frutos de la contratación pública electrónica, en mi opinión, no podemos llegar tarde.

Si te interesan estos temas únete a  la red formal de contratación pública electrónica

Te esperamos (necesitamos)

 

 

El Comité Económico y Social responde a las preguntas del libro verde sobre contratación pública electrónica.

En estas líneas quiero resumir lo que en mi opinión es más relevante de las respuestas que el Comité Económico y Social Europeo (en adelante CESE) ha dado a las preguntas planteadas en el Libro verde de la Comisión Europea sobre la generalización del recurso a la contratación pública electrónica.

El documento tal y como se ha publicado en el Diario Oficial de la Unión europea, lo podéis descargar en este enlace.  En tinta azul os paso mis reflexiones al inicio del resumen y algunas más en el propio resumen.

Aclaraciones previas.

Lo hemos comentado en este blog con anterioridad cuando hablamos de las funciones principales de la contratación pública con el acrónimo ARTE (Archivo, Relación, Tramitación y Explotación) . Las instituciones europeas se centran en la parte de relación electrónica con el mercado porque es la función necesaria para conseguir el mercado único. Ese es su objetivo fundamental. Sin embargo las administraciones públicas tienen que tener en cuenta el resto de las funciones: archivo electrónico, tramitación electrónica y explotación electrónica. En mi opinión, no es posible generar una trasformación a la contratación pública electrónica con éxito atendiendo sólo a una de las funciones que integran este servicio público.

Por tanto todo lo que discute  el CESE es alrededor de cómo generar una relación electrónica entre las administraciones y el mercado (los proveedores) que habilite un mercado único paneuropeo, interoperable, y asequible de contratación pública. Y no comenta, presumiblemente porque no está dentro de su ámbito de actuación, el resto de los aspectos funcionales que hay que tener en cuenta, y cuya trasformación al formato electrónico son, al igual que la relación electrónica, de vital importancia para conseguir los objetivos globales marcados.

Mi conclusión final es que el CESE apunta claramente en una dirección:

–          No hay opción de conseguir los beneficios propuestos (mercado único de la contratación pública en Europa) si no se realiza adecuadamente  (plazos y presupuestos) su trasformación al formato electrónico, y la consiguiente capacitación de los agentes (administraciones y empresas) para manejar este formato con sus retos específicos, junto con sus características especiales y diferentes del formato papel.

Y esta dirección debería tener en cuenta los siguientes aspectos del problema:

–          Para realizar esta trasformación, el elemento habilitador son las TECNOLOGÍAS DE LA INFORMACIÓN, pero no hay que olvidar el resto de elementos: personas, procesos y estructuras. Estas tecnologías de la información ya han demostrado ser capaces de lo mejor y de lo peor. Todo depende que cómo se gobiernan estas tecnologías para que ofrezcan al negocio los beneficios esperados en función de las inversiones realizadas. El rol político y de alta dirección administrativa deben asumir las responsabilidades inherentes a su cargo y gobernar las TI para que permitan obtener los beneficios en consonancia con las inversiones.

–          No podemos pensar ilusamente que el proceso que gestiona el 20 % del PIB Europeo va a generar esta ingente trasformación que representa el formato electrónico en la contratación pública sin una dirección, evaluación y monitorización (gobierno) adecuados.

 1. Conclusiones y recomendaciones

  • Se precisa un marco intereuropeo para la contratación pública electrónica, es fundamental para  el mercado interior, dada la importancia de la contratación pública en el PIB de todos los Estados miembros;
  • La contratación pública electrónica  reduce costes;  agiliza el proceso, aporta más transparencia, y acerca más la sociedad de la información.
  • El marco de la contratación pública electrónica no puede estar separada de la revisión del marco legal de la contratación pública.
  • Hay ejemplos de mejores prácticas:  Portugal que ha utilizado la obligatoriedad del formato electrónico en la relación electrónica entre administración y proveedores.
  • Que la Comisión Europea,  asuma un liderazgo fuerte y efectivo  con vistas a lograr un marco de la contratación pública electrónica integrado, interoperable y normalizado respecto de las empresas y la tecnología en todos los Estados miembros.
  • Se precisa un mecanismo de seguimiento de la aplicación de los planes
  • la Comisión Europea, a buscar soluciones innovadoras para superar los problemas que plantean los procedimientos de las empresas y el idioma.
  • La Comisión, además, debe asumir un papel de líder (predicar con el ejemplo)
  • La contratación pública electrónica sirve como vehículo para fomentar el comercio paneuropeo en el mercado interior tanto para las pequeñas y medianas empresas (pymes) como para las microempresas.
  • Que todas las convocatorias de contratación pública en los Estados miembros –tanto por encima como por debajo del umbral se publiquen en el portal de la entidad adjudicadora nacional;
  • Que las pymes reciban asistencia mediante iniciativas directas para la creación de capacidades,
  • Que la arquitectura de la contratación pública electrónica sea interoperable y esté basada en normas abiertas y en programas de fuente abierta.

2. Respuestas a las preguntas del libro verde sobre generalización del recurso de la contratación pública electrónica

Pregunta 1.

La contratación pública resulta controvertida a veces y el resultado son acusaciones de corrupción y prevaricación. Si bien la falta de voluntad política puede ser uno de los motivos, con toda probabilidad existen también otros factores subyacentes, como los niveles de uso informático en los distintos Estados miembros y la complejidad a la que deben hacer frente determinados sectores a la hora de llevar a la práctica la contratación pública electrónica.

No se deben imponer en el formato electrónico unos requisitos técnicos más onerosos que no estaban presentes en el proceso tradicional.

La estrategia actual de la Comisión permite a los Estados miembros crear su propia y exclusiva plataforma de TIC para la contratación pública electrónica.

Los Estados miembros deberían guiarse por unas directrices y normas al respecto elaboradas por el grupo de trabajo de la Comisión Europea sobre interoperabilidad. (normas CEN BII y experiencias de su utilización en el proyecto PEPPOL)

Una red de contratación pública electrónica exige un enfoque normalizado en lo relativo a la arquitectura de las TIC  y en lo relativo a los procesos empresariales .

Una transición de varias velocidades a la contratación pública electrónica ha dado como resultado la multiplicidad de enfoques a escala regional y local en los Estados miembros.

Si se considera objetivo estratégico la puesta en marcha de la contratación pública electrónica a nivel nacional y transfronterizo, el CESE recomienda a la Comisión Europea dar más prioridad a esa puesta en marcha y contar con el respaldo de un mecanismo de supervisión más sólido y efectivo, basado en medidas preventivas y correctivas, igual que ocurre en otros ámbitos políticos de la administración electrónica.

Pregunta 2.

El CESE reconoce los siguientes retos:

Sobre el liderazgo político y administrativo para la implantación de la contratación pública electrónica, el CESE lo considera una dificultad específica.

El CESE añade que en una iniciativa estratégica de estas características la Comisión Europea debería haber encabezado la contratación pública electrónica mediante la creación de una plataforma al respecto para todas las direcciones y agencias de la Comisión al llegar a su término el Plan de Acción sobre contratación pública electrónica.

Hacia un entorno técnico interoperable. También hay que conseguir la interoperabilidad legal que es un elemento que no está conseguido.

Pregunta 3.

El CESE está de acuerdo en que debe incentivarse a la administración pública nacional y las entidades adjudicadoras para que introduzcan un marco para la contratación pública electrónica.

no debería mantenerse la estrategia de varias velocidades

La utilización innecesaria de tecnologías complejas, como PKI. De acuerdo en la parte de identificación y Acceso pero no en la parte de confidencialidad. Hay que conseguir que la confidencialidad pueda obtenerse con total garantía por parte de los proveedores. Sin ello no habrá confianza real en el sistema de contratación pública.  

Las pymes son el eje empresarial de la empresa de la UE.

garantizar el acceso a una tecnología que podría facilitarse a través de nodos tecnológicos facilitados por las autoridades competentes responsables de la política empresarial o por órganos constituidos que representen a las pymes;

— acometer iniciativas para crear conocimiento y capacidad dirigidas a las pymes,

utilizar la contratación pública electrónica y la formación en capacidades,

Pregunta 4.

Las entidades adjudicadoras son entidades gubernamentales y están sometidas a la política del gobierno. Estados miembros empleen estrategias para la puesta en marcha de la contratación pública electrónica

La cuestión es si la contratación pública electrónica debería ser el único canal para participar en la contratación pública.

Pregunta 5.

El CESE está a favor de un instrumento de contratación pública, como la subasta electrónica, que por su propia naturaleza exige un marco de contratación pública electrónica, sujeto, no obstante, a la creación de un marco de asistencia a las pymes,

El CESE recalca el peligro de la brecha digital, pues creará competencia desleal, ya que las pymes estarán en desventaja a la hora de participar en la contratación pública a causa de una barrera tecnológica.

Pregunta 6.

El CESE cree que la contratación pública debe canalizarse fundamentalmente a través de la contratación pública electrónica,

si las pymes y las ONG tienen capacidad para operar en un entorno B2G.

Pregunta 7.

Las barreras innecesarias y desproporcionadas a la participación transfronteriza por lo que se refiere a la contratación pública electrónica surgirán principalmente de los retos siguientes:

mecanismo de autenticación,

procesos empresariales,

idioma,

disposición a abrir los mercados locales a la competencia.

El CESE sugiere que la Comisión Europea diseñe y apruebe un plan de acción concertado y completado mediante la puesta en práctica de un sistema de seguimiento para garantizar que se salvan dichos obstáculos.

Pregunta 8.

 la participación en el comercio transfronterizo mediante la contratación pública por debajo de los umbrales por parte de las pymes y las microempresas reforzará el Mercado Único.

Pregunta 9.

El CESE cree que el marco legislativo para la contratación pública electrónica es exhaustivo. El fracaso surge de la falta de voluntad de aplicarlo.

Pregunta 10.

Demasiado a menudo las soluciones están guiadas por la arquitectura técnica, no por los procesos empresariales..

el CESE propone que el trabajo en este sentido se base en el Expediente Virtual de la Empresa que está realizando la Contratación Pública Paneuropea en Línea (PEPPOL, Pan-European Public Procurement Online).

Pregunta 11.

Una posible solución podría ser que la Comisión desarrollara una herramienta para la traducción de contrataciones en línea específicamente diseñada y adaptada al lenguaje técnico de los documentos de las licitaciones, es decir, prestando especial atención a cómo traducir correctamente palabras técnicas como «podría», «obligatorio», etc., sin matices que pudieran dar lugar a malas interpretaciones.

Pregunta 12.

El CESE recomienda que la Comisión influya en los Estados miembros para que construyan marcos de contratación pública electrónica basados en normas abiertas.

El CESE recomienda a la Comisión animar a los Estados miembros a utilizar la solución abierta e-Prior que la Comisión ha puesto a disposición como componentes de fuente abierta y gratuita para la integración de cualquier solución para la contratación pública electrónica que esté en fase de diseño.

Pregunta 13.

El CESE recomienda que la Comisión fomente e incremente la provisión de soluciones de fuente abierta para la integración en sistemas de contratación pública electrónica existentes o en desarrollo.

Pregunta 14.

El CESE está de acuerdo en que la Comisión Europea debería seguir desarrollando su serie de aplicaciones, como las soluciones de e-Prior y ponerlas a disposición de los Estados miembros para que las usen.

Pregunta 15.

Como se ha señalado, la Comisión Europea y los Estados miembros deben acometer iniciativas para la creación de capacidades que ayuden a las pymes a prepararse para el comercio electrónico B2G. El problema del idioma es un obstáculo que las pymes tendrán muchas más dificultades en superar si quieren participar en la contratación pública electrónica dentro de la UE.

Si te interesan estos temas únete a la red formal de contratación pública electrónica

Te esperamos (necesitamos)

Identificando la necesidad de implantar la contratación pública electrónica

Si no existe la necesidad para realizar un cambio – mejora- , no es posible aportar valor. Nadie cambia para quedarse como está. Si no se identifica y define la necesidad del cambio (hacer algo mejor, hacer algo nuevo, o cumplir con las leyes) la resistencia, por ejemplo de los usuarios,  se puede volver insuperable. Solo la necesidad definida y asumida del cambio y la visión de que el  cambio aporta valor es capaz de vencer la resistencia (es cuando el cambio se identifica con  una mejora –cambiar y mejorar no es lo mismo-).

Dicho esto, que parece bastante lógico surgen acto seguido una serie de preguntas que en mi opinión habrían de hacerse tanto los responsables de la contratación como los responsables de la organización que contrata como los responsables de las tecnologías de la información de la organización que contrata. Estas son las preguntas:

  • ¿Cómo se identifica  la necesidad de la contratación pública electrónica en un órgano de contratación?
  • ¿Quién define los objetivos que hay que conseguir para alcanzar el valor que buscamos en la implantación de la contratación pública electrónica.

La necesidad está detectada hace muchos años por parte de consultores, analistas y altos responsables de la administración pública y la economía, pero en mi opinión, no se ha comunicado adecuadamente, y por tanto los “economistas y dirigentes de las Administraciones Públicas saben que es un asunto pendiente que hay que implantar y fomentar pero aún no ha calado hasta los decisores finales (los que planifican y acometen los programas y proyectos de la implantación)  y mucho menos hasta los departamentos gestores: contratación e informática.

El libro verde de la Comisión Europea para la generalización de la contratación pública electrónica establece claramente las razones que avalan la necesidad de hacer que el 20 % del PIB europeo (es lo que representa la contratación pública electrónica) se realice en formato electrónico, con el fin de  alcanzar, entre otros,  los siguientes objetivos:

  • Eficacia y eficiencia en la gestión de las compras públicas (más con menos)
  • Mejora de la productividad y competitividad del tejido productivo europeo, sobre todo las PYME`s.
  • Generación de un mercado único de contratación pública paneuropeo.

Pero desde esa “alta” visión la cuestión es ¿como se traslada a los órganos de contratación y departamentos de informática que tienen que asumir el cambio y a los órganos de decisión de las administraciones públicas que tienen que invertir presupuesto para conseguir la contratación pública electrónica?.

Además hay que recalcar que una visión externa de las necesidades no suele coincidir con la visión interna de esas mismas necesidades. La visión interna suele ser que:

  • La contratación tiene una inercia basada en el formato papel que es muy complicada de cambiar al formato electrónico
  • Los departamentos directamente implicados no están  preocupados necesariamente por la alta visión de la Comisión Europea sino por realizar su trabajo de forma adecuada, y esto no incluye en los departamentos de contratación e informática ni la innovación ni el cambio o implantación de la contratación pública electrónica.
  • Por último la contratación pública no está en manos de un único departamento sino que se lleva a cabo, de forma no jerárquica, por diversos departamentos y además tiene que tener la participación de los proveedores que no están obligados a responder en formato electrónico a los requerimientos de las administraciones, es decir, que los cambios en grupo siempre van al ritmo del componente más lento del grupo, y hay departamentos o personas dentro del grupo que probablemente no querrán cambiar (serán muy lentos o directamente permanecerán inmóviles).

Todo esto puede suponer que incluso identificando la necesidad, no sea posible realizar el cambio… ¿excepto por imperativo legal?.

La Comisión Europea, en el mencionado libro verde comentaba en las conclusiones que no se puede dejar la decisión de implantar la contratación pública electrónica (vistos los resultados) a la iniciativa de los órganos de contratación y que el planteamiento será promover la obligatoriedad de implantar la contratación pública electrónica (aunque no se determina en qué grado y sobre todo cómo se va a requerir esta obligatoriedad).

Por tanto la duda que surge es si de las tres formas de cambio: hacer algo mejor, hacer algo nuevo o cumplir la ley, la última de estas formas (cumplir la ley) va a ser el elemento desencadenante que marque la auténtica necesidad de la implantación de la contratación pública electrónica que según los expertos precisa la economía y la sociedad europeas.

Las administraciones que han realizado la implantación a la contratación pública electrónica reportan unos retornos de las inversiones bastante destacados, pero es un valor que va hacia la sociedad en su conjunto, un servicio más: mejora del presupuesto, mejora de la competitividad y productividad,  mejora de la gestión, …. Es decir es un esfuerzo que no beneficia directamente a los que soportan los sacrificios que exigen dicho esfuerzo.

Los consultores tendemos a ver las cosas desde fuera, y a aplicar conocimiento “limpio” (conocimiento teórico que puede en algún momento llegar a confundir el mapa con el territorio), lo que no es necesariamente malo porque anima al cambio, pero es conveniente, creo, utilizar la empatía para comprender las resistencias y ser capaces de ayudar a superarlas.

Al hilo de estos argumentos, mi pregunta es : ¿creéis que el único elemento que puede desencadenar la necesidad de implantar la contratación pública electrónica es el cumplimiento de la ley ? (como pasó, por ejemplo,  con la implantación de la factura electrónica en Dinamarca)

Si te interesan estos temas únete a la red formal de contratación pública electrónica

Te esperamos (necesitamos)

 

 

Los equilibrios en la implantación de la contratación pública electrónica.

Cuando elevamos la mirada y la apartamos de nuestro trabajo cotidiano para intentar tener una visión sobre el futuro que nos gustaría tener en contratación pública surge siempre una pregunta de difícil respuesta:

¿Cuál es el equilibrio correcto entre la contratación pública actual y la contratación pública en formato electrónico y como deben ser los pasos para garantizar la correcta transición y no hacer una trasformación que genere una problema mayor que el que se intenta solucionar?

Es decir como consigo realizar la visión sin perder de vista la operación de los servicios de contratación actuales. El equilibrio. Teniendo en cuenta que voy a tener que utilizar las mismas personas de contratación,  que además tengo que tratar de que estas personas se involucren en los nuevos formatos y utilicen las nuevas tecnologías (no es fácil sin unas buenas razones),  cambiar los procedimientos porque en el formato electrónico el escenario difiere muchísimo respecto del escenario que representa el formato papel, y  utilizar las estructuras actuales que al final cambiarán por el peso de lo obvio, pero de momento serán las mismas.

Cuales son los ingredientes que debo de tener en cuenta para conseguir el equilibrio teniendo en cuenta además lo siguiente:

  • El formato electrónico necesita capacitación por parte de las personas que lo van a utilizar (la caja de herramientas de la cultura de papel es distinta de la caja de herramientas de la cultura del formato electrónico)
  • El departamento de TI tiene que darme en tiempo y forma aplicaciones, sistemas e infraestructuras que deben ser probados y adecuados a los tiempos que requiero para mantener lo viejo y hacer nacer lo nuevo.
  • Hay un equilibrio entre estrategia – gobierno de TI y táctica- gestión de las TI alrededor de la contratación pública en su paso al formato electrónico que no es fácil de abordar, que tiene muchos detractores.
  • Cuales son las verdaderas necesidades y cómo puedo exponerlas de fomra que la visión que producen estas necesidades sean atendidas por todos los integrantes del servicio (contratación y TI)

El equilibrio trata de ir acometiendo los cambios al ritmo y de forma que se consigan los máximos beneficios declarados al mínimo coste.  Quiero aclarar que ni los beneficios ni los costes  son exclusivamente de presupuesto. Deben estar referenciados  en función de los factores que habilitan el cambio: personas, procedimientos, estructuras, tecnología.

Por tanto, se trata de dibujar una transición que habilita la trasformación desde la contratación pública en formato papel a la contratación pública en formato electrónico teniendo en cuenta que los tiempos y los costes deben venir condicionados, en mi opinión,  por los siguientes factores que deben estar en equilibrio constante:

  • obligaciones legales.
  • madurez organizativa y tecnológica
  • objetivos específicos
  • tiempos y presupuestos.

Gráficamente tenemos el siguiente esquema del cambio:

 

Vemos en la figura que las dimensiones del cambio son:

  • Necesidad, sin la que se generaría resistencia
  • Visión sin la que generaría confusión
  • Plan sin el que se generaría el caos
  • Medios sin los que se generaría frustración
  • Capacitación sin la que se generaría miedo

Todas estas dimensiones deben tener el equilibrio adecuado en función de los factores descritos anteriormente:

  • A qué estoy obligado como administración pública o sector público a implantar en la contratación pública electrónica (ley 11/2007, ley 30/2007)
  • Que madurez tengo como organización para implementar la contratación pública electrónica
  • Que objetivos específicos busco para acentuar las soluciones en función de lo que me interesa como organización:  Por ejemplo quiero armonizar mis procedimientos, quiero tener mejores precios, quiero más agilidad en la contratación, quiero un cuadro de mandos en contratación pública, quiero capacitar a mi tejido productivo, ….
  • De qué tiempos y presupuestos dispongo para implantar la contratación pública electrónica

 

Como veis hay aquí estrategia y táctica, Gobierno y Gestión. Y no únicamente  referidas a Tecnologías de la Información para habilitar el adjetivo de electrónico en la contratación pública; sino de forma integral (contratación y tecnología) porque la contratación pública antes o después será electrónica (¿sólo electrónica?):

  • Gobierno que tiene que evaluar (buscar equilibrios desde las propuestas), dirigir (decidir y organizar los recursos marcando objetivos y tiempos, asignando recursos y prioridades) y supervisar (monitorizar los avances y procurar alternativas en caso de problemas).
  • Gestión que tiene que planificar y ejecutar los distintos proyectos y gestionar la entrega de valor definido y acordado en tiempo y forma.

¿Creéis que hay algún factor más de los expuestos: obligaciones legales, madurez, objetivos, plazos y presupuesto, que debe ser tenido en cuenta para buscar el equilibrio en la implantación de la contratación pública electrónica? ¿Todos estos factores tienen el mismo peso?

Si te interesan estos temas únete a la red formal de contratación pública electrónica

Te esperamos (necesitamos)

 

La Unión Europea avanza hacia la reforma de la contratación pública

Se ha vuelto a poner de relieve en este sitio que la Comisión Europea está tratando de reformar la contratación pública para conseguir los siguientes objetivos:

  • eficiencia y eficacia administrativa
  • un mercado único de contratación pública que incremente la productividad y la competitividad de las empresas europeas.
  • Una mayor accesibilidad y redistribución de recursos a las PYMES europeas a través de la contratación pública
  • Un aumento del comercio mundial utilizando la capacidad de las administraciones de generar mercados accesibles internacionalmente.

Voy a resaltar algunas de los datos más significativos de esta noticia, que en mi opinión,  no deja de ser una derivada de la petición de consulta pública que la propia Comisión hace con los comentarios al Libro Verde para la generalización de la contratación pública electrónica. Estos son los aspectos que yo destacaría de esta noticia:

  • La Comisión Europea dará su primer paso hoy (27 de enero) para la revisión de las normas de manera significativa que rigen los mercados de contratación pública con el fin de mejorar el acceso de las PYME a las licitaciones nacionales e impulsar la actividad transfronteriza.
  • La contratación pública representa aproximadamente el 17% del PIB de la UE. Las pequeñas y medianas empresas (PYME) consiguen contratos públicos entre el 31 y 38 % (Aquí añado que las PYMES en los estudios de la Comisión se identifican como los contribuyentes a la fiscalidad de la Unión Europea de alrededor del 65% del presupuesto, lo que marca un desajuste entre lo perciben a través de los contratos públicos y lo que contribuyen a dicho presupuesto)
  • Uno de los objetivos principales de la legislación europea es asegurarse de que las empresas de la UE puede tener acceso a los mercados paneuropeos de contratación pública con independencia de su país de origen.
  • Michel Barnier, Comisario responsable del mercado interior, pondrá en marcha una consulta pública sobre la revisión de las normas de contratación pública, sobre todo dirigidas a garantizar «el acceso de las empresas más pequeñas a los mercados de contratación, reduciendo la burocracia y la promoción de la contratación transfronteriza europea», según un funcionario de la Comisión.
  • Simplificación de los procedimientos de participación en las licitaciones públicas deben facilitar el acceso de las empresas más pequeñas, sostiene la Comisión.
  • Después de estas consultas, Bruselas espera iniciar el procedimiento legislativo real.
  • Se quiere potenciar la contratación pública ecológica (Verde) y a favor de la  innovación
  • Según la investigación realizada por la Comisión Europea, sólo siete países de la UE gestionan en la actualidad una gran cantidad de la contratación pública ecológica (GPP). Estos son los «Green 7 ‘: a saber, Austria, Dinamarca, Finlandia, Alemania, Países Bajos, Suecia y el Reino Unido. Otros países de la UE van con retraso y a veces no tienen ninguna tipo clausula ecológica en la contratación.
  • El ejecutivo de la UE también está tratando que la contratación pública electrónica se extienda por toda la UE, como un medio fácil de aumentar en general las compras transfronterizas.  Aunque por el momento, sin embargo, sigue siendo una práctica marginal.
  • El acceso a los mercados de contratación externa. La consulta pública sobre la reforma de los mercados de contratación pública también tratará el delicado tema de acceso a los mercados de terceros países.  El mercado de contratación pública representa más del 10% del PIB en los grandes países industrializados y está aumentando cada vez más  en las economías emergentes. El mercado de los EE.UU., por ejemplo, es un valor superior a € 1.000 millones, o 11% del PIB de EE.UU. Esta proporción es aún mayor en otros países. En Canadá que llegue a 22%, mientras que en Japón es de 18%, según estimaciones de la Comisión Europea. En su Estrategia de Comercio publicada el pasado noviembre, Bruselas establece claramente que «mientras que nuestro mercado ya está abierto en gran medida, los mercados públicos de nuestros principales socios comerciales lo están  mucho menos, especialmente a nivel local y regional». Beijing (China) está por firmar el Acuerdo sobre Contratación Pública (ACP), que es un compromiso voluntario para abrir los mercados nacionales de contratación pública a miembros de la OMC. «Estamos presionando para la pronta adhesión de China a la ACP sobre la base de una oferta ambiciosa, en línea con los compromisos de China a la OMC», afirma el documento de la UE.

CONCLUSIONES:

Después de leer esta noticia, que está circulando por toda Europa, y de entender los objetivos reales de los Estados Miembros que la Comisión se encarga de plasmar en la legislación que permita conseguirlos, creo que la contratación pública electrónica está más cerca. Aquí vuelvo a recordar la frase de Paul Saffo “No hay que confundir una visión clara, con una distancia corta”.

Por tanto creo que es bueno, que nos vayamos preparando, a todos los niveles,  y analizando cuales son las formas y los cauces óptimos para poner en marcha la contratación pública electrónica de modo coordinado a nivel estatal  y coordinando y capacitando al tejido productivo (sobre todo a las PYMES) para ser capaces de licitar en Europa e internacionalmente como una manera de buscar nuevos mercados(que tanta falta nos hacen). Y para ello hay que ser más competitivos en todos los aspectos de nuestra actividad alrededor del servicio de retorno que representa la contratación pública.

¿Pensáis que sería bueno intentar conseguir un plan estatal  de contratación pública electrónica que aglutine a administraciones, proveedores, empresas que proporcionan soluciones y servicios (a administraciones y empresas)  para conseguir esa “necesaria coordinación”? .Y si ese plan estatal fuera bueno ¿cómo lo trataríais de conseguir?

Si te interesan estos temas únete a la red formal de contratación pública electrónica

Te esperamos (necesitamos)