Categorías
Innovación

La transición a la contratación pública electrónica pasa por un aprendizaje generalizado, individual, continuo y rápido.

Hacer la transición óptima a la contratación pública electrónica no tiene que ver con una decisión, ni siquiera con mejorar un proceso. Tiene que ver con una nueva mentalidad: El aprendizaje continuo.

Hacer que el servicio de contratación pública pueda ser una palanca de productividad y competitividad adquiriendo  bienes y servicios de forma óptima, innovando, protegiendo el medio ambiente, con inclusión social…. pasa por el aprendizaje continuo, rápido y generalizado de todos los que intervienen en el servicio de contratación.

Los legisladores ya han generado la base jurídica, y han señalado la obligatoriedad del formato electrónico e incluso nos han señalado como se puede utilizar la contratación pública para innovar. La innovación es la forma de aumentar la productividad a través del conocimiento. Y la productividad es el único factor que nos hace progresar y ser capaces de aumentar la riqueza. Aquí podéis acceder al documento: Guía para la compra pública de innovación que propone la Comisión Europea. Solo hay que aprender a utilizar esta guía y la tecnología para conseguir los resultados que se exponen como una realidad.

El aprendizaje continuo y rápido.

Para hacer esta transición de forma óptima no hay que buscar atajos, ni varitas mágicas, ni siquiera hay que buscar héroes. Solo hay que tener conciencia de que a partir de ahora, el trabajo consiste no solo en hacer, que es lo que nos ha enseñado la sociedad industrial, sino en aprender y pensar de forma continua y rápida. Adaptándonos a los cambios, aprendiendo y desaprendiendo con ellos.

Esta será probablemente  la única forma en la que se puede llevar a cabo esta gran transformación. Lo cuenta y arguementa John Hagel de Deloitte consulting en la entrada : Por qué el aprendizaje es la única respuesta sostenible a las crecientes presiones del  gran cambio?

Aprendiendo a usar las máquinas, no a tratar de sustituirlas.

Este aprendizaje tiene que ir encaminado a ser capaces de aumentar nuestra propia productividad y la capacidad de generación de oportunidades por el uso adecuado de la tecnología, y no tratar de generar una nueva revolución ludita, que sería un nuevo fracaso.  Manteniendo la esencia de la humanidad en todo lo que hacemos, pero no necesariamente utilizando humanos para todo lo que hacemos.

En el libro The Second Machine Age: Work, Progress, and Prosperity in a Time of Brilliant Technologiesde Erik BrynjolfssonAndrew McAfee , se argumenta como las personas, todas, tienen que aprender a utilzar las máquinas para no ser utilizados por ellas. Esa es la clave de los nuevos tiempos. Tambien en el sector público. No podemos eliminar la tecnología, tenemos que aprovecharnos de ella, individual y colectivamente. Hay que aprender a formar equipo con las máquinas, para no ser esclavizados por ellas.  Pero ese aprendizaje es una responsabilidad personal e intransferible. Hoy en día no hay excusa para no saber.

El método para ser capaces de aprender más rápido.

Por su parte Harold Jarche nos identifica los pasos  que nos pueden servir de brújula en cualquier gran trasformación. Hay insistir que las trasformaciones rápidas y continuas han pasado a ser la norma en cualquier organización moderna. La clave para superar con éxito estos cambios tan continuos y profundos es el aprendizaje continuo y veloz. Ya no podemos estar estudiando y memorizando información que vamos a utilizar durante toda nuestra vida profesional. La información está disponible y el conocimiento se puede adquirir de forma relativamente fácil, solo con esfuerzo, es la única barrera y la ponemos nosotros. Ahora todo consiste en aprender, desaprender y volver a aprender. Pero de forma rápida y continua.

Y hay que hacerlo teniendo en cuenta estas etapas, que se suceden, de forma continua y vertiginosa:

No hay excusas, no hay opción. 

El conocimiento para hacer la contratación pública electrónica está disponible, pero interiorizarlo requiere reformular la velocidad y la forma en la que aprendemos, sabiendo que una vez que hayamos aprendido, deberemos desaprender y volver a aprender. Sin solución de continuidad y sin ningún tipo de drama.

No podemos pensar que ningún poder superior va a ser capaz de enseñarnos. Nadie nos puede inculcar la voluntad de aprender. Esa es propia de cada cual. No podemos poner excusas, como si aún estuviéramos yendo al colegio.

 

 

 

 

Categorías
Innovación

La innovación y la colaboración en la contratación pública electrónica.

 

A menudo comento en este blog que los dos grandes impulsores de la contratación pública electrónica son la digitalización y la globalización de la economía.

Estos dos factores son las principales razones que nos deberían forzar a realizar, como sociedad, la transición al formato electrónico de la contratación pública. El formato electrónico es el único que permite y alienta los principios esenciales expresados en las leyes del servicio de contratación: transparencia, concurrencia, igualdad de trato, subsidiariedad y proporcionalidad.

Estos dos efectos de la economía actual, la digitalización y la globalización, hace ya mucho tiempo que están entre nosotros. Y se van a quedar.  Y la contratación pública aún no ha realizado la transición al formato electrónico. Sin embargo el  contexto sigue cambiando, no espera a nada ni a nadie. E introduce nuevos elementos aún más disruptivos.

Si analizamos nuestro contexto, vemos que se están produciendo otros efectos  en nuestra economía que probablemente refuercen la necesidad, o al menos la conveniencia, de la transición al formato electrónico de la contratación pública: La innovación y la colaboración.

La innovación y la colaboración: dos elementos nuevos de nuestra economía.

Hay emprendedores tratando de innovar por todas partes. Unos con mayor fortuna que otros. Y todas las organizaciones tienen la innovación como una de sus principales preocupaciones.  La innovación, no solo es la vía de combatir la falta de empleo sino también es una respuesta lógica a la eliminación de las barreras de entrada en todos los sectores de la economía: es el concepto de la larga cola, que se produce como respuesta a que los clientes ya no quieren lo que se produce («café para todos») sino que quieren productos y servicios personalizados porque ahora se pueden producir así. Los productos y servicios han dejado de ser dependientes de una minoría que podía producirlos y ahora son dependientes de la demanda: quien, cómo y donde quiere estos productos y servicios.

Y cuando no existen suficientes elementos (factores de producción) que permiten la generación de un negocio, se produce la colaboración. Estamos viendo los casos de UBER, AIRBNB, KICKSTARTER, y muchos otros que irán viniendo, porque la tecnología lo permite y genera un contexto que lo cambia todo. También la contratación pública.

Creo que la contratación pública puede alterar y ser trasformada  a través de estos dos nuevos efectos de nuestra economía: innovación y colaboración. Me explico en las siguientes líneas.

Compra pública innovadora.

Recientemente la Comisión ha publicado una guía para la compra pública innovadora en la contratación pública. Tenéis la guía en este enlace.

En esta guía nos da una visión de como la innovación puede entrar en la compra pública de forma específica, utilizando los nuevos procedimientos que habilitan  las nuevas directivas, y nos habla de los pasos que deben darse en la compra pública de innovación:

 

–        qué procedimientos se puede utilizar

–        como se debe de consultar el mercado de forma preliminar.

–        en qué consiste y como se hace la compra pública precomercial.

–        como utilizar el dialogo competitivo de forma más efectiva

–        qué es el procedimiento de licitación con negociación

–        en qué consiste la asociación para la innovación

Pero, la contratación pública también puede utilizar la colaboración. De hecho la propia guía introduce elementos de coordinación, pero se puede ir más allá.  No solo se trata de la compra pública de innovación, sino de introducir elementos de innovación en todo lo que se compra.

La innovación puede ser iniciada de manera disruptiva o incremental, y a través de iniciativas por la parte de la demanda (sector público) o ser iniciadas y propuestas por parte de la oferta (empresas y emprendedores). Esta puede ser una buena forma de innovar con presupuesto público, permitiendo cambiar subvenciones por clientes.

¿Qué se requiere para producir esta colaboración de forma natural?:

Solo un lugar (virtual)  donde se puedan consultar (información) todas las innovaciones en productos y servicios que pueden demandarse por parte de las administraciones, y todas las posibles innovaciones que se proponen sobre productos y servicios existentes por parte de la oferta (empresas y emprendedores).

Este sencillo paso, junto con una comunicación efectiva de los responsables de compra en las administraciones pueden hacer que tanto el presupuesto de contratación, como la energía y creatividad de los emprendedores y empresas que quieran innovar se encuentren de forma natural. Con riesgos y resultados gestionados.  Si además tenemos en cuenta que existe un amplio soporte legal con las nuevas directivas de contratación recientemente aprobadas,  no parece que haya que echarle mucha imaginación.

¿Qué se requiere para tener una «maquinaria» de este tipo en la contratación publica?

Creo que solo hacen falta dos cosas y una voluntad(impulso, liderazgo..):

  1. Hacer una transición optima y coordinada a la contratación pública electrónica. Esta transición es en sí misma una innovación muy grande en el propio servicio de contratación en particular y en general en la administración pública. Y va a costar bastante hacer esta transición. Mucho más cuando no hay nadie al mando ni liderando, ni formando,  ni explicando, ni convenciendo,…..
  2. Y además de esta transición al formato electrónico, hace falta generar  sitio en internet donde la información de la demanda y la oferta de innovación esté disponible para todos los interesados.

Ya sé que falta la voluntad, pero vamos a seguir haciendo y proponiendo cosas, porque al final, la voluntad también se puede generar, y aparecerá. Solo cuestión de perseverancia y esfuerzo.

Categorías
Innovación

Uniendo los puntos de la innovación con la contratación pública electrónica.

 

 

Hay varias formas de entender la innovación alrededor de la contratación pública. Una es la de innovar en la forma en la que se gestiona el servicio de contratación. Y la otra es innovar utilizando el propio servicio de contratación.

En el primer caso, se trata fundamentalmente de hacer una transición óptima al formato electrónico y a partir de este formato tener herramientas que permitan la mejora continua en los procesos del servicio de contratación pública. El objetivo último en este aspecto sería la profesionalización de las compras públicas.

En el segundo caso se trata de utilizar el servicio de la contratación pública para favorecer las políticas públicas que se determinen. En el caso que nos ocupa: la innovación.

En esta entrada vamos a tratar de unir las dos visiones. Innovando en la gestión a través de la transición al formato electrónico vamos a generar una herramienta muy potente y versátil que permita a la sociedad avanzar utilizando la innovación y el conocimiento en un mundo global, digital e hiperconectado.

Para ello voy a tratar de unir una serie de puntos que creo que pueden ser interesantes para alcanzar uno de los fines últimos de la contratación pública: ser una herramienta para aumentar la competitividad y la productividad de todos los factores productivos de una sociedad, públicos y  privados.

Los puntos a unir.

En la lista que expongo a continuación quiero relacionar los puntos que ya están disponibles entre nosotros, que no hace falta pensarlos y que están prácticamente al alcance de cualquier administración que quiera usarlos de forma conjunta y eficiente. Lo podemos denominar mejora continua, innovación de procesos, innovación de modelos de negocio o de nuevas formas y modelos de gestionar lo público.  Todo ello liderado desde el sector público. Estos puntos son:

  • Europe Startup: las intenciones de cambio de modelo económico en Europa: desde las infraestructuras al conocimiento.  Cambiar subvenciones por clientes.
  • Smart Cities, Startups4Smartcities : tecnología (big data, TIC, el internet de las Cosas -IoT-), contexto (necesidades y oportunidades), densidad de especialización, utilizar open data para fomentar las iniciativas y el empleo.
  • La innovación especializada: los clusters. Todas las zonas geográficas deberían buscar una especialización que les permitiera alcanzar densidad de personas y organizaciones especializadas y foco en un ámbito concreto para invertir de forma pública y privada.
  • Las nuevas directivas de contratación pública  (directiva clásica, de sectores excluidos y de concesiones) : la asociación para la innovación y la ley de economía sostenible. Se introduce un procedimiento completamente nuevo para reforzar las soluciones innovadoras en la contratación pública. Las nuevas “asociaciones para la innovación” permitirán a las autoridades públicas abrir licitaciones para problemas específicos sin anticipar la solución de los mismos, lo que deja margen a la autoridad contratante y al licitador para que propongan ellos mismos los remedios.
  • La demanda y la oferta de innovación y el comprador público. Es el único punto que hay que organizar a través de una herramienta de agregación de demanda innovadora, publicación de oferta innovadora y generación de mercados predictivos (hacia donde puede ir la innovación con mayor aceptación agrupada en clusters geográficos).

Todo comunica, todo compite y todo contribuye: hay que abandonar la dicotomía de lo público y lo privado. El progreso y la justicia social dependen de concepciones mixtas que utilicen los datos y comprendan el contexto.

¿De qué estamos hablando?

Estamos hablando de compra pública innovadora. Si atendemos a la ley de Economía sostenible de 2011, se puede utilizar el 3% de la contratación pública en compra pública innovadora.  

España dedica aproximadamente un presupuesto de 150.000 millones de euros anuales en contratación pública. Si el 3% es lo que podríamos utilizar  en compra pública innovadora significa que estamos ante un presupuesto de 4.500 millones de euros. Para poder hacernos una idea del volumen de este presupuesto hay que tener en cuenta que los proyectos ENISA para el año 2014 tienen un presupuesto de alrededor de los 100 millones de euros. Pero además hay que ser conscientes de que las compras públicas no son subvenciones, son contratos. O se hacen productos y servicios que alguien paga y utiliza o no hay ingresos. Ese es el cambio que preconiza Europa.

Un escenario posible con todos estos puntos.

Vamos a tratar de escenificar como se pueden producir entornos de innovación tilizando la contratación pública.

  1. Una zona geográfica soportada por una administración genera un entorno donde se expresa la demanda de innovación utilizando las técnicas de mercados predictivos, con el fin de orientar una serie de posibles especializaciones.  En este punto hay sectores de la administración que pueden identificar campos en los que sea posible la innovación, e identificarse como posibles compradores para determinadas necesidades: la demanda de innovación. Es importante que esta demanda tenga un sesgo de innovación y de especialización propia de la zona geográfico que no tiene por qué se exclusiva ni única. En la misma zona se pueden recoger ofertas de innovación por parte de empresas (pymes, empresas grandes y emprendedores) sobre como resolver posibles necesidades y orientándose al área de especialización geográfica (clusters).
  2. Sobre esta demanda de innovación en determinados clusters, se ofrecen posibles innovaciones de base tecnológica. Emprendedores que ofrecen soluciones innovadoras: por tecnología, por gestión, por modelos de negocio….
  3. Se establece un  entorno de compra pública precomercial. Al final del proceso se seleccionan un número determinado de proyectos y se aplican las opciones de compra pública innovadora y asociación para la innovación.
  4. Los proyectos se presentan a la licitación y aquellos que ganen pueden acceder a una base de clientes (demanda de innovación) y en su caso a financiación en base a productos y servicios entregados y utilizados (pago del concurso en plazos por entregas).
  5. Hay clusters de especialización, Open Data y sectores generales (servicios de salud, servicios generales educación). Es decir los clusters tratan de la especialización en un determinado sector: turismo, tecnología médica, tecnología de la dependencia, y los sectores generales fomentan la innovación en gestión, modelos de negocio. Por su parte, a partir de datos públicos de interés se pueden producir negocios en base al tratamiento y puesta a disposición de los interesados en forma y modo que se genere nuevo valor social, público o privado.

En síntesis

Con ánimo de sintetizar la motivación que hay detrás de esta unión de puntos que es aparentemente posible,

  • Tenemos la energía y el conocimiento: personas y organizaciones dispuestas a innovar.
  • Tenemos la posibilidad de utilizar parte de un presupuesto en la mejora continua de procesos actuales, y en innovación disruptiva. La ley de economía sostenible marca el 3% de la contratación pública, con un cambio radical: cambiar subvenciones por clientes.
  • Tenemos las leyes y los recursos que pueden materializar este escenario, y además la necesidad es cada vez más clara y perentoria.
  • Tenemos las herramientas que nos permiten gestionar de forma eficiente todo el proceso de la innovación con la contratación pública: la contratación pública electrónica de extremo a extremo.

En el fondo lo que subyace es intentar generar un marco de meritocracia y progreso basado en el esfuerzo y los resultados.

Supongo que habrá que matizar muchas cosas pero, me parece que este marco general donde se puedan ejecutar políticas públicas que definan nuestros representantes políticos es viable y seguramente sea necesario.

 

 

 

 

 

 

Categorías
Innovación

Innovación y tecnología en la transición a la contratación pública electrónica

 

Voy a tratar de redactar una serie de entradas en relación a la transición a la contratación pública electrónica tratando de tocar todos los elementos de las organizaciones que se ven afectados por este proceso innovador: tecnología, procedimientos, personas, y estructuras.

En esta entrada voy a empezar con la innovación y la tecnología. Pero no quiero caer en el error de tratar todos estos elementos que hay que considerar en el proceso de la innovación como silos separados. NO. Voy a tratar de que todos estos elementos se combinen o se puedan combinar de forma coherente en cada una de las organizaciones que van a tener que aplicarlos.

Hemos hablado recientemente del proceso de innovación que supone la transición al formato electrónico en la contratación pública. Estos son las entradas publicadas sobre este asunto.

·       La adopción de la innovación en la transición a la contratación pública electrónica.

·       La innovación y la contratación pública electrónica (1).

·       Innovación y gestión del cambio en la contratación pública electrónica

·       La innovación y la contratación pública electrónica (y 2).

Este proceso de innovación va a generar un mercado nuevo (el de los productos y servicios de contratación electrónica) que hasta ahora ha sido un mercado con una demanda escasa, y va a generar un proceso de adopción en todas las organizaciones

Sin embargo, creo que no hay una conciencia clara de todo lo que supone a nivel organizativo e individual este proceso de innovación. Veo algunas manifestaciones magistrales como la del video del profesor Gimeno en Galicia, en la Escola Gallega de Administración Pública. Una excelente exposición de los cambios, pero que olvida el cambio fundamental, en mi opinión la piedra angular de todas las reformas que se requieren: no se puede obtener todos estos resultados, el «edificio» no se sostiene sin la transición al formato electrónico. La profesionalización no se puede realizar sobre papeles. Es imposible.  En este seminario se comenta la profundidad de la reforma de la contratación pública y sin embargo no se hace ninguna alusión al formato electrónico, y lo difícil y complicada que esta transición puede llegar a ser si no se prepara y organiza.

El escenario.

Voy a dar por sentado que la contratación pública electrónica es un proceso innovador, que afecta a todas las administraciones públicas y sus proveedores, y que genera un mercado nuevo (el de los productos y servicios de la contratación pública electrónica) a través de la obligatoriedad del formato electrónico que ha aprobado la reciente directiva de contratación pública.

Innovación radical (transición) sobre un servicio existente (contratación pública) que genera un nuevo mercado (productos y servicios nuevos) que requiere nuevas habilidades y competencias (además de en derecho administrativo, también requiere autonomía y competencias en el formato electrónico).

El objetivo desde varios  puntos de vista

  • Administraciones públicas: Generar la transición al formato electrónico de forma óptima teniendo un mercado de opciones al que acudir.
  • Proveedores: Generar de forma conjunta un mercado en el que ofrecer productos y servicios para la innovación propuesta.
  • Instituciones: Realizar la transición de todas las administraciones y la profesionalización del servicio de contratación  de forma coordinada a nivel de estado miembro y proporcionar acceso a los proveedores al merado de contratación pública fomentando la  productividad yla competitividad.
  • Comisión: Generar y mantener el mercado único de contratación pública electrónica paneuropeo interoperable y asequible.

Realizar el proceso de innovación que nos demandan necesita tecnología

La digitalización de todos los sectores es un hecho. Como ciudadanos de nuestra sociedad lo sentimos constantemente. El servicio de contratación también se digitaliza. Pero se requiere tecnología y la tecnología solo es un coste (a veces muy alto) si no se gobierna adecuadamente. Y hasta ahora la tecnología ha sido un conjunto de silos especializados que aportaban un producto concreto. Pero con la digitalización generalizada, la excelencia ha dejado de residir en estos silos y ha pasado a materializarse a través de la utilización colaborativa de todos los servicios de tecnología de la información, tratados en su conjunto y por las personas, los procedimientos, las estructuras y la propia tecnología.

La industria de la tecnología de la información ha tratado estos asuntos (digitalización, productividad, gobernanza de tecnología, gestión de proyectos …) desde hace mucho tiempo y ahora toca aplicarlo de forma coherente a la transición a la contratación pública electrónica.

Y la tecnología en que puede ayudar?

Es el elemento imprescindible pero no es suficiente.

No es neutral. Y va a generar cambios en las estructuras y los equilibrios de poder. Los procedimientos y las formas de actuar y entender la contratación pública. El mayor cambio es que va a permitir la profesionalización del servicio, añadiendo al derecho administrativo la visión económica del tratamiento conjunto de los  presupuestos.

Necesita gobierno. La tecnología sin gobernanza es un coste inasumible porque no entrega nunca los beneficios esperados. La gobernanza de la tecnología requiere como elementos esenciales los siguientes:

–         Los máximos responsables tienen que asumir la “propiedad “ de la tecnología. Esto no significa que tengan que transformarse en tecnólogos sino que tienen que entencer para que sirve la t3ecnología y como se consiguen sus mejores usos presentes y futuros.

–        Tiene que existir y comunicarse una estrategia y una prioridad en los objetivos. Querer hacer todo a la vez es conseguir la nada de forma continua.

–        Hay que comunicar con las personas y atraerlas con un compromiso a la innovación. Con una participación genuina. Un tipo de participación que suele brillar por su ausencia.

Necesita capacitación y autonomía: sesgo social de la innovación. Innovan las personas.

Las personas son las únicas que pueden entregar el valor que la tecnología habilita.

Reflexiones

¿Como podemos combinar todo lo anterior para hacer la transición de forma óptima para todos los actores en un escenario con la complejidad y el volumen de la contratación pública  desde el punto de vista de la tecnología?.

Yo creo que los mínimos imprescindibles están representados en los siguientes puntos:

–        Generar una arquitectura de sistemas de información alrededor de la arquitectura del negocio que se ha requerido en la Directiva Comunitaria, fomentando la competencia, la interoperabilidad y los estándares.

–        Generar un punto de coordinación y colaboración a nivel nacional y europeo, que elimine incertidumbre y sobre todo que elimine mensajes incoherentes emitidos desde distintos niveles de responsabilidad. No solo en tecnología, pero también y tecnología.

–        Generar entornos de formación y capacitación para empresas y proveedores (con visión general y amplia no restringida a ninguna plataforma o producto específico). Para que sean capaces de adquirir autonomía y competencias adecuadas con el nuevo entorno digitalizado.

–        Generar incentivos positivos que refuercen el incentivo negativo de la obligatoriedad del formato electrónico. Porque una vez más, quiero insistir, que según mi opinión, el valor que ofrece la tecnología solo puede ser entregado a través de las personas que saben sacar el mejor partido a esta tecnología.

En la próxima entrada trataré la parte de como la innovación va a afectar a los procedimientos que se emplean en la contratación pública.

Categorías
Innovación

El éxito de la contratación pública electrónica.

 

La contratación pública electrónica es una forma de innovación dentro del sector público que involucra nuevos productos de tecnología de la información y nuevas formas de gestión, para alcanzar un valor al que podemos llamar: profesionalización, por ejemplo.

El objetivo de esta innovación no es el formato electrónico. Es contratar mejor. Hacerlo de una forma más eficiente, acorde con el nuevo contexto en el que la sociedad se desenvuelve: digitalización y globalización.

¿Que es la innovación?

La innovación es una actividad necesaria pero bastante compleja en las organizaciones, y por tanto, es difícil de conseguir los resultados que la propia innovación anuncia. No sabría decir si en las organizaciones públicas, la innovación es más compleja aún.

¿Mi organización está preparada para innovar?

Para conocer nuestra capacidad o predisposición a innovar deberíamos formularnos de forma clara y sin trampas las siguientes 5 preguntas:

1 . ¿Cómo respondo yo a las ideas innovadoras de los demás?

2 . ¿Entiendo que agrega valor para los demás en mi organización?

3 . ¿Quién pertenece a mi tribu de innovación?

4 . ¿Qué opciones tengo de innovar en mi situación actual?

5 . ¿Qué puedo hacer yo ahora, ya?

La visión general que las respuestas de estas preguntas van a proporcionarnos es que la cultura imperante no va a ayudarte a innovar. Tienes que pelearte por la innovación. La cultura de una organización somos todos. El cambio cultural se puede proponer desde abajo (cambiando, y demostrando resultados) y se debe impone desde arriba (liderando).

Y ahora que es obligatorio, ¿será más fácil?

El hecho de que la contratación pública electrónica haya sido marcada como   obligatoria al aprobar las nuevas directivas de contratación y se haya hecho mandatorio el formato electrónico, en algunas fases,  solo significa que las organizaciones van a adquirir herramientas de tecnología de la información, pero no necesariamente significa que van a innovar. Ni que lo van a hacer de forma óptima.  La innovación siempre presupone un cambio de cultura y la cultura está en todas las personas que componen la organización.

El éxito de la contratación pública electrónica se producirá cuando seamos capaces de entender que las herramientas no son lo más importante, y por supuesto no son lo único. Lo más importante es que a través de las herramientas adecuadas la personas que gestionan la contratación puedan  realizar una contratación mucho más útil para la sociedad a la que la administración sirve (en teoría): Innovar.

El valor de la contratación es..la compra eficiente

El valor (el éxito) no estará solo en las herramientas y se materializará a través de lo que las personas pueden hacer con las herramientas, y que herramientas son más o menos adecuadas en función de lo que cada organización ponga como objetivo. No todo el sector público compra lo mismo ni de la misma forma.

Cuando dejemos de hablar de herramientas, y sepamos utilizarlas y sacarles el máximo rendimiento, habremos alcanzado el éxito en la contratación pública electrónica, y la organización se podrá centrar en el valor que puede aportar a la sociedad.

El valor de la tecnología siempre se entrega a través de las personas que la saben utilizar de forma adecuada para alcanzar los objetivos de la organización.

¿Que se necesita para conseguir una compra eficiente?.

Pero ¿cuál es el valor que se supone que persiguen las personas de la contratación?. La compra pública eficiente. La profesionalización del servicio de contratación pública.

¿Cuáles son los ingredientes de la compra pública eficiente, de la profesionalización?.  Comprar bien para beneficiar al comprador y al vendedor.

En esta entrada del blog Sourcing Innovation, recogen las fases esenciales del proceso de compra: la compra pública no difiere en sus objetivos ni técnicas de la compra privada, solo requiere un nivel de trazabilidad y que se sigan las leyes  que rigen este servicio (leyes les encantaría tener a muchos accionistas de compañías privadas – he dicho las leyes, no los procedimientos-). Pero su función es la misma: el beneficio (mídase como se quiera) a través del comercio de bienes y servicios necesarios para cumplir las funciones de la organización.

Los elementos de una compra eficiente:

  • Análisis de Gasto.        (todos los datos)
  • Selección de proyectos     (capacidad de seleccionar proyectos de inversión y gastos en base a resultados previstos)
  • Desarrollo de la estrategia, (cómo, cuándo y a quién comprar)
  • Identificación de Proveedores (los mejores los que más valor van a aportar en función de los criterios de selección que se definan)
  • Recolección de ofertas (de todos proveedores que más valor pueden aportar)
  • Análisis de ofertas y selección de proveedores. (según los criterios de adjudicación que se definan)
  • Negociación de contratos y adjudicación. (Mesas profesionales que buscan valor para el sector público cumpliendo las normas)
  • Gestión de la ejecución de los Contratos (cerrando el ciclo con todas las fases del proceso de ejecución: recepción, albarán, factura, pago, extinción, archivado)

Cuidado con las expectativas: las organizaciones son más lentas que los individuos, incorporando la tecnología

No se trata de buscar papeles, ni de volverse loco con  los procedimientos. Se trata de conseguir el valor a través de la mejor compra posible, la más justa y la mejor ejecutada.  Y en esto las herramientas son importantes, pero lo son para  aumentan la productividad de las personas y para que les permitan alcanzar sus objetivos, pero las herramientas no son nunca el objetivo, el fin. Son el medio. Eso si, hay que SABER usarlo. Y para saber usarlo hay que QUERER aprender.  Las organizaciones tienen un ratio de adopción de las nuevas tecnologías mucho más lento que los individuos.

Pero el medio no es neutral. Nunca lo es, Por eso hay que definir las reglas antes de definir el medio y explicar claramente cómo tiene que comportarse el medio y que tienen que conseguir. Como puede evolucionar y como puede ser reemplazado. Antes o después las herramientas serán sustituidas y el proceso de compra tendrá una vida mucho mayor que el ciclo de las herramientas que se utilizan para comprar. Es obvio. Por eso las herramientas, el medio, nunca deben condicionar el fin. Las compras.

Los motivos de peso de los profesionales.

Pero los profesionales del servicio de contratación no buscan tecnologías, las usan, para conseguir sus objetivos. Objetivos tales como

  • El entendimiento de los objetivos sociales, económicos y ambientales más amplios, y como cumplir el compromiso para la entrega de estos objetivos  a través de la contratación
  • Habilidad comercial y de gestión de riesgos con una inclinación por la innovación y la propuesta de soluciones – no de barreras
  • la capacidad de contribuir a los debates corporativos y la resolución de problemas, para poder ser reconocido como un integrante del equipo directivo de la organización pública
  • la capacidad de decir «no» y desafiar colegas de alto nivel, y a los políticos si es necesario (pero sólo cuando está en el interés social, porque lo que se está pidiendo no es posible o tendrían consecuencias no deseadas, y no por alguna mezquina excusa sobre «cumplimiento» excusa – que, en el largo plazo, corre el riesgo de suicidio profesional y fallo de entrega de valor al público), y la capacidad para proponer soluciones
  • un conocimiento completo de la red, y de todas las comunidades de proveedores tanto sociales como empresariales

Creo que debemos de aclarar en la contratación pública electrónica cuales son los fines y cuáles son los medios, porque las equivocaciones pueden tener consecuencias no deseadas.

En resumen

El panorama del éxito de la contratación pública electrónica,  pasa por;

  • la innovación (hay que organizarla)
  • las personas  (tienen que cambiar la cultura, su cultura)
  • el formato electrónico (las herramientas necesarias para gestionar en formato electrónico)
  • la formación, hay que saber y querer saber para sacar el máximo provecho a las herramientas.
  • el inicio de la profesionalización, el éxito en el horizonte.

 Y vosotros ¿Qué opináis?

 

Categorías
Innovación

La contratación pública y los emprendedores (y III)

 

En esta tercera entrada y última voy a tratar de exponer un escenario donde se puede juntar a los emprendedores y la contratación pública a través de la innovación.

La innovación es una de las áreas fundamentales  que la nueva directiva de contratación pública quiere  fomentar a través de las políticas públicas de compras.

Aquí podéis acceder a una presentación sobre la compra pública innovadora y los emprendedores.

En la presentación se analizan los siguientes puntos:

¿Por qué necesito la innovación?

La globalización ha eliminado las fronteras para competir, hoy se compite no solo a través de las empresas sino por todo el contexto, la sociedad: “no hay empresas de éxito en sociedades fracasadas”. El éxito de la sociedad tiene mucho que ver con la calidad de su administración pública.

 ¿Cómo puedo obtener la innovación?

Uniendo los puntos. ¿Los emprendedores necesitan financiación? No necesariamente, necesitan clientes. Con clientes se pueden financiar bien. Para crecer necesitan financiación, pero si tienen clientes la financiación es mucho menos problemática,  porque disminuye el riesgo. Las administraciones necesitan innovación, tanto en su gestión  interna, como sobre sus actividades y adquisiciones (aumentar el valor que adquieren a través de la contratación).

 ¿Qué instrumentos puedo utilizar para  unir los puntos?.

A través de la compra pública innovadora.  Fomentando el encuentro entre la demanda de innovación(sector público) y la oferta de innovación (emprendedores)

A partir de ahí la presentación deja algunas claves del proceso propuesto:

–          Reflexiones sobre el emprendimiento y la innovación

–          El contexto que favorece la unión de la contratación pública y los emprendedores

–          Mi visión personal sobre la síntesis de la innovación: contexto, construcción y comunicación

–          Una hipótesis de trabajo para validar

–          La puesta en marcha de un experimento que valide la hipótesis propuesta

–          Una referencia al sentido de la urgencia que marcan los estudios de la Unión Europea.

Para aquellos que tengáis más  inquietudes sobre esta tema, os dejo estos enlaces a documentos interesantes alrededor de este tema.

–          Guía de la compra pública innovadora

–          Presentación de compra pública innovadora de Jose Maria Gimeno Feliu.  Facultad de Derecho U. de Zaragoza.

–          Presentación de compra pública innovadora de Luis Cueto. Ministerio de Economía

A través de los comentarios en esta entrada,  o con la pestaña de contacto, podemos seguir hablando sobre este asunto, y ver si hay alguna administración dispuesta a unir los puntos que se comentan en esta entrada.

Categorías
Innovación

La innovación y la contratación pública electrónica (1).

 

 

Hacer la transición a la contratación pública electrónica no es una tarea sencilla dese el punto de vista personal y organizativo. Hay que prepararse.

La razón de por qué no es sencillo es que hay que aplicar la investigación  aplicada y el desarrollo (I+D) de nuevos productos y servicios en una actividad que los implementa como una innovación disruptiva. En esta serie de entradas trato de explicarlo.

 La innovación y la contratación pública electrónica

Hay varias formas de innovación, atendiendo al objeto sobre el que se innova:

  • Innovación de producto aporta un bien o servicio nuevo, o significativamente mejorado, en cuanto a sus características técnicas o en cuanto a su uso u otras funcionalidades, la mejora se logra con conocimiento o tecnología, con mejoras en materiales, en componentes, o con informática integrada. Para considerarlo innovador un producto debe presentar características y rendimientos diferenciados de los productos existentes en la organización, incluyendo las mejoras en plazos o en servicio. 
  • Innovación de proceso: Concepto aplicado tanto a los sectores de producción como a los de distribución. Se logra mediante cambios significativos en las técnicas, los materiales y/o los programas informáticos empleados, que tengan por objeto la disminución de los costes unitarios de producción o distribución, la mejorar la calidad, o la producción o distribución de productos nuevos o sensiblemente mejorados. Las innovaciones de proceso incluyen también las nuevas o sensiblemente mejoradas técnicas, equipos y programas informáticos utilizados en las actividades auxiliares de apoyo tales como compras, contabilidad o mantenimiento. La introducción de una nueva, o sensiblemente mejorada, tecnología de la información y la comunicación (TIC) es una innovación de proceso si está destinada a mejorar la eficiencia y/o la calidad de una actividad de apoyo básico (por ejemplo el servicio de contratación pública) 
  • Innovación en Marketing: Consiste en utilizar un método de comercialización no utilizado antes en la empresa que puede consistir en cambios significativos en diseño, envasado, posicionamiento, promoción o tarificación, siempre con el objetivo de aumentar la ventas. La variación en el método tiene que suponer una ruptura fundamental con lo realizado anteriormente. Los cambios de posicionamiento pueden consistir en la creación de nuevos canales de venta como el desarrollo de franquicias, la venta directa, las modificaciones en la forma de exhibir el producto o la venta de licencias de uso. Los cambios en promoción suponen la modificación en la comunicación utilizando nuevos soportes, sustitución del logo, los sistemas de fidelización y la personalización de la relación con el cliente. La tarificación hace referencia a sistemas de variación de precios en función de la demanda o de las opciones ofrecidas. 
  • Innovación en la organización: Cambios en las prácticas y procedimientos de la organización, modificaciones en el lugar de trabajo, en las relaciones exteriores como aplicación de decisiones estratégicas con el propósito de mejorar los resultados mejorando la productividad o reduciendo los costes de transacción internos para los clientes y proveedores. La actualización en la gestión del conocimiento también entra en este tipo de innovación, al igual que la introducción de sistemas de gestión de las operaciones de producción, de suministro y de gestión de la calidad. Igualmente se consideran innovaciones en organización las variaciones en las relaciones con clientes y proveedores, incluyendo centros de investigación y la integración de proveedores o de inicio de subcontratación de actividades. 

Y atendiendo al resultado que se consigue,  hay varias tipos de innovación:

  • Innovación radical:  cambia el escenario de forma radical, por ejemplo el Kindle de Amazon
  • Innovación sostenida: generar mejoras tangibles, por ejemplo el iphone 5
  • Innovación de nuevo mercado: si genera un nuevo mercado, a partir del nuevo producto o servicio, por ejemplo el paso del Ipod al Iphone.
  • Innovación disruptiva: se produce cuando nadie esperaba una reacción tan fuerte en el mercado. Se genera una solución (producto o servicio) simple y de bajo coste para un problema existente que se introduce en el mercado de forma casi inmediata, el ejemplo típico es el de los ordenadores Dell. 

Leyendo con cuidado estas formas y tipos de innovación, la transición a la contratación pública comprende, desde mi punto de vista, la innovación en producto, en organización y en procesos y se podría enmarcar como disruptiva si la obligatoriedad finalmente produce su implantación rápida en el mercado.

La innovación disruptiva

Pero además la contratación pública electrónica representa, también desde mi punto de vista, una innovación disruptiva: «El concepto de “Innovación Disruptiva” es relativamente nuevo, fue introducido por Clayton Christensen (profesor en Harvard Business School (wwww.claytonchristensen.com) en 1997 en el libro “The innovators dilema” y se refiere a como puede un producto o servicio que en sus orígenes nace como algo residual o como una simple aplicación sin muchos seguidores o usuarios, para convertirse en poco tiempo en el producto o servicio líder del mercado».

Sin embargo y tal como señala Clayton Christensen en su libro «The innovators Dilema»  el 76 % de los proyectos de innovación fracasan y este porcentaje sube hasta el 96 % cuando hablamos de innovación disruptiva.  Si además tenemos en cuenta que la transición a la contratación pública electrónica abarca, como hemos visto antes,  formas de innovación en productos, procesos y organización, la probabilidad de fracaso, entendiendo por fracaso no hacerlo de forma óptima, se convierte prácticamente en una certeza.

El fracaso consiste en no alcanzar los resultados definidos, o hacerlo a un coste superior o en un plazo mayor. O, peor aún, directamente abandonar la innovación. La obligatoriedad del formato electrónico que se va a imponer con las nuevas directivas de compras que el Parlamento europeo va a aprobar en breve, convierte la transición en una innovación cierta, pero no necesariamente óptima.

Llevamos desde 1996 tratando de implementar la contratación pública electrónica en toda Europa, y no se ha conseguido alcanzar las expectativas generadas, ni en tiempo, ni en resultados ni en costes, ni en plazos. ¿por qué sucede esto?. ¿Tan difícil es innovar en la administración pública? 

Las fases de la innovación

La innovación es normalmente la última fase de un ciclo que comprende las siguientes: (las famosas siglas que solemos utilizar de I+D+i)

  • Investigación básica
  • Investigación aplicada
  • Desarrollo tecnológico
  • Innovación

En la última fase es en la que la adopción social y generalizada de nuevos productos y servicios, puede provocar una innovación disruptiva. Pero hay muchos factores que pueden hacer que la innovación disruptiva o simplemente la innovación no tenga éxito. Estos son algunas de las causas principales del fracaso en la innovación, y su relación posible con el fracaso en la transición a la contratación pública electrónica:

  • La investigación aplicada trata de resolver problemas que no lo son. No existen tales problemas. Creo que esta causa no se da en la transición a la contratación pública electrónica. La investigación aplicada ha dado elementos tecnológicos, legales y organizativos asequibles que permiten hacer esta transición de forma óptima. Con los estándares CEN BII y el proyecto PEPPOL, hay investigación aplicada y desarrollos disponibles. Con las normas de gobierno de la TI: ISO 38500 hay servicios asociados para el uso presente y futuro de la tecnología de la información aplicada a la contratación pública electrónica. 
  • El producto que se desarrolla no es adecuado para resolver el problema. Genera más problemas que soluciones.  En este punto, y en mi opinión, los productos se centran casi exclusivamente en la relación electrónica de la administración con el mercado, pero eso no constituye ni mucho menos el problema en su completitud. Y por tanto puede generar problemas por no contemplar la solución el espacio global del problema: Relación, Tramitación, Explotación y Archivo. 
  • No se genera un modelo de negocio apropiado para hacer difusión de la innovación.  Además del modelo de negocio, yo hablaría de arquitectura general. Y sobre esta arquitectura general, ser capaces de producir tanto modelos de negocio como coordinación de esfuerzos  para evitar pérdida de tracción en las iniciativas de transición al formato electrónico.   Y sobre todo para producir experiencias que puedan compartirse entre todos los interesados. 
  • La propia innovación genera tensiones difíciles de superar en las organizaciones que la adoptan.  Esta es la gran dificultad, en mi opinión, de la transición al formato electrónico. Es en la que más vamos a fijarnos en el tratamiento individual y colectivo de la transición al formato electrónico de la contratación pública en las próximas entradas. 

¿Existe una forma de innovar con éxito en la transición a la contratación pública electrónica?

Yo creo que sí. Si analizamos las causas posibles del fracaso y tratamos de mitigar estas causas, tendremos más opciones de generar una transición óptima.  En entradas posteriores vamos a desgranar la forma de entender la innovación en la contratación pública electrónica y como prepararnos personalmente y preparar a nuestra organización para hacer la transición al formato electrónico de forma óptima.

 

Categorías
Innovación

La contratación pública y los emprendedores (II)

 

En esta segunda entrada sobre el asunto de la contratación pública y los emprendedores quiero reflejar cuales son las posibilidades jurídicas actuales y previsiblemente futuras con las nuevas directivas, para soportar la innovación a través de la contratación pública, y como a partir de estas opciones jurídicas se pueden (o no) establecer relaciones entre la innovación con la contratación pública y los emprendedores (pymes y micro-pymes).

Las opciones para la innovación utilizando la contratación pública

El subdirector General de Fomento de la Innovación de la Dirección General de Innovación y Competitividad del Ministerio de Economía,  Luis Cueto Álvarez de Sotomayor explica en sus presentaciones:

“ La compra pública innovadora  es una nueva forma de soportar la innovación privada utilizando los contratos públicos en vez de las subvenciones.  En Estados Unidos el Pentágono y la NASA ha venido utilizando este instrumento desde hace mucho tiempo.”

Por su parte el decano de la facultad de Derecho de la Universidad de Zaragoza, Jose María Gimeno Feliu, lo  explica muy bien en la presentación reciente que dio en la Jornada:   La compra Pública Innovadora (CPI) y su aplicación en Aragón que se celebró en El Instituto Tecnológico de Aragón .

A continuación trato de resumir las opciones que se plantean en este campo.

 Compra Pública Pre-comercial (CPPc)

 Consiste en la contratación de servicios de I+D mediante diálogo competitivo entre  comprador (ente público) y múltiples empresas privadas, para el diseño y desarrollo de

prototipos que, a través de sucesivas fases eliminatorias según eficacia y eficiencia, definan la mejor solución a una potencial demanda pública:

a)No es una subvención pues está sujeta a las condiciones de mercado.

b)Su objetivo es estimular la innovación orientada a la Administración Pública. La producción del bien o el suministro del servicio, según el caso, quedan completamente fuera del proceso; el órgano interesado en adquirir la solución técnica más satisfactoria, habría de comenzar todo un procedimiento de licitación.

Compra Pública de Tecnología Innovadora (CPTI)

Consiste en la compra de un bien o servicio que, por emplear nueva tecnología o una mejora sustancial de la existente -dicha tecnología deberá desarrollarse dentro de los plazos estipulados previamente (se recomienda por  debajo de un año)-, cumple con los requisitos de demanda desde el sector público.

En este caso, todo el proceso queda recogido en un único contrato, desde la parte intelectual de aplicación del conocimiento hasta que el producto -bien o servicio completo puede ser utilizado inmediatamente después de su adquisición.

La asociación por la innovación

• La asociación para la innovación es un nuevo tipo de procedimiento para la contratación innovadora (artículo 24 propuesta Directiva), accesible a los poderes adjudicadores «cuando las soluciones ya disponibles en el mercado no puedan satisfacer una necesidad en relación con el desarrollo de productos, servicios u obras innovadores y la adquisición ulterior de los suministros y servicios u obras resultantes»

• «Este procedimiento específico debe permitir a los poderes adjudicadores establecer una asociación para la innovación a largo plazo con vistas al desarrollo y la ulterior adquisición de nuevos productos, servicios u obras innovadores (…) sin necesidad de recurrir a un procedimiento de contratación independiente para la adquisición». Considerando bis 17.

y entonces…..

Parece que hay opciones claras para tratar de juntar, de alguna manera, la innovación a través de la compra pública innovadora y la energía y capacidad de innovar de los emprendedores.

En una entrada posterior veremos como podemos tratar de juntar ambos mundos: la innovación a través de la contratación pública y el emprendimiento.

Y claro, siempre pensando en la frase famosa de  Virtor Hugo:

“No hay nada mas poderoso que una idea a la que le ha llegado su tiempo”

Yo creo que ha llegado el tiempo de la contratación pública electrónica…. y eso lo cambia todo.

 

Categorías
Innovación

La contratación pública y los emprendedores

 

Con esta entrada, quiero iniciar una nueva categoría de entradas en el blog. La categoría que llamaré innovación, y que tiene por objeto, comentar y aclarar los asuntos alrededor de la compra pública innovadora, teniendo en cuenta el formato electrónico y también utilizando no solo el punto de vista de las administraciones sino también el punto de vista de los emprendedores (licitadores).

Creo que este tema es un tema que necesita algo de divulgación, dado que, como iremos comentando la innovación no es el entorno «tradicional» de la contratación pública ni los emprendedores saben muy bien como pueden acceder, si pueden, a estas oportunidades.

Tal y como exponía Luis Murillo Jaso en el Observatorio de Contratación Pública «la compra pública innovadora serán un motor de futuro en España y Europa».

Las normas  que han ido introduciendo los cambios  legislativos que vamos a comentar han sido varias:

–        La ley de Economía sostenible de 2011 introdujo la compra pública innovadora con las figuras de compra pública pre-comercial y compra pública de tecnología innovadora.

–        La ley de Emprendedores, que puede contribuir a este fin,  introduce a nivel estatal lo que ya habían introducido varias comunidades autónomas y será un principios de las nuevas directivas: la no obligatoriedad del sobre A. A este respecto es conveniente la lectura sobre este asunto de Francisco Blanco en el observatorio de Contratación pública.

El tratamiento de la innovación y los emprendedores en el blog.

Pero además de las normas que hay que conocer,  en el blog también queremos tratar los aspectos diferenciadores del formato electrónico en este terreno, y como algo novedoso, vamos a empezar a tratar la visión de la parte vendedora. En este caso de los emprendedores o dicho de forma general, los licitadores.

Vamos a ver qué opciones y posibilidades tienen los emprendedores, para acceder a la compra pública innovadora. Si tienen alguna forma de que se formen empresas, o negocios,  que a la sombra de la innovación puedan iniciar su andadura con la contratación pública, a la vez que tratamos de ver las opciones de las administraciones públicas para fomentar la innovación. La ley de economía sostenible establece que hay que llegar a un 3% del total de la compra pública en la categoría de compra pública innovadora.

En el documento de “Unión por la Innovación”, de la Unión Europea, se tratan estos asuntos y también se hace un llamamiento al uso de la contratación pública en este terreno.

En este video se muestran parte de las posibilidades que quiero explorar:

How we are turning Europe into an Innovation Union: Florent Bernard

Vamos a tratar de ir conectando las necesidades de la innovación con la parte compradora y la parte innovadora. Comprador y emprendedor. Cómo se pueden expresar estas necesidades por parte de la administración, en lo que se llama innovación del lado de la demanda (el comprador) y como se puede estimular esta demanda, incluso con iniciativas que pueden ser recogidas por el lado de la demanda aunque hayan sido iniciadas por el lado de la oferta (los emprendedores).

También intentaremos, comentar como se organizan y establecen las políticas de innovación y la lógica que trasciende en este intento y que se plasma en la iniciativa Horizonte 2020.

Reflexión personal

Estoy seguro de que no todo el emprendimiento que se hace pueda llevarse a cabo a través de la compra pública innovadora, pero si estoy seguro de que hay muchas opciones y formas de emprendimiento (también emprenden las empresas constituidas -intraemprendimiento) que puede tener un muy buen encaje en las líneas de actuación de la compra pública innovadora.

Pero, no nos podemos quedar ahí, de lo que se trata es ver con qué herramientas y con que opciones se pueden dinamizar estas opciones y hacerlas eficientes. Hay un mercado esperando innovaciones y hay muchas personas con ganas de innovar y emprender, y muchas administraciones pública que necesitan nuevos productos, nuevos servicios, nuevas herramientas.

Empezamos. A ver que conseguimos.