La reforma de las normas comunitarias sobre contratación pública: lanzamiento de la consulta pública

Según Conor Maguire (www.bruselsmatters.eu) ayer, 27 de enero de 2011 ( nos hacíamos eco de la noticia en este blog)  la Comisión Europea puso en marcha una amplia consulta sobre la reforma de las normas comunitarias de contratación pública.
Se presentó en forma de Libro Verde, planteando más de 100 preguntas alrededor de la mejora de la contratación pública en el Unión Europea. Los objetivos que persigue la modernización de las normas de contratación en la Unión Europea pueden resumirse en los siguientes puntos:
1. Volver a examinar algunos conceptos básicos legales  (preguntas 1-13).
2. Aumentar la eficiencia del gasto público (en su mayoría preguntas 14-44 y 45-61).
3. Habilitar un mejor uso de los contratos públicos como apoyo a otras políticas
(Preguntas 62-97).
4. Luchar contra la corrupción y el amiguismo (preguntas 98 a 110).
5. Reflexionar sobre el acceso de las empresas de terceros países a los mercados de contratación de la UE (preguntas 111 a 112).

Aunque las concesiones de servicios no se tratan en la consulta, según el comisario Barnier, Bruselas aprobará próximamente un proyecto de ley que proporcione un marco legal mínimo para las concesiones de servicios.

El plazo para presentar observaciones en respuesta a la consulta es Lunes, 18 de abril 2011.

Los resultados de la consulta y los de una evaluación continua de la eficiencia y
costo-efectividad de las normas de contratación actual de la UE será discutido en una conferencia de  alto nivel en Bruselas a finales de junio, antes de que sea presentado ningún proyecto de ley cualquier proyecto de ley se presentó al lado año.

El libro verde para la modernización de la normas de contratación pública se puede descargar en este enlace.

Como en el anterior libro verde sobre la generalización de la contratación pública electrónica, iremos generando comentarios alrededor de las preguntas del libro verde, porque como hemos comentado en otras ocasiones.

Si te interesan estos temas únete a la red formal de contratación pública electrónica

Te esperamos (necesitamos)

El Plan de Acción en la implantación de la contratación pública electrónica en el sector público y el cloud compouting .

Cuando una administración o empresa pública decide implantar la contratación pública electrónica lo primero que suele pensar es en un proyecto de implantación.

Recoge información y experiencias similares de su entorno más cercano y similar, genera un pliego, pública el pliego y recibe las correspondientes ofertas que valora y finalmente adjudica e inicia el proyecto.

Desde mi punto de vista el plan de acción, que debería de contemplarse en un proyecto de implantación de la contratación pública electrónica, debería tener, al menos las siguientes grandes áreas de actuación:

–          Identificación Digital. El formato electrónico, igual que el formato papel requiere la identificación de las partes (administración y empresas).

–          Sistemas de Información. El formato electrónico tiene como característica fundamental que requiere para su “gestión y manejo” la intervención de aplicaciones informáticas, que hay que definir, desarrollar o adaptar, probar, instalar y mantener. Capítulo especial representan las integraciones de estas aplicaciones que van a permitir la contratación con los sistemas actuales de la administración que las implanta. O sistemas que son necesarios para permitir que la función de compras se complete en formato electrónico. Por ejemplo, registros de entrada telemáticos, notificaciones electrónicas, …..y otros sistemas de los que se pueden considerar horizontales. Este área es el que normalmente se identifica como única(o al menos más importante) área de actuación y no suele ser suficiente.

–          Formación y Capacitación de las personas que vienen realizando la contratación pública para saber utilizar estas aplicaciones.

–          Gestión del Cambio cultural. Ya hemos comentado que José Antonio Marina en su libro “Las culturas fracasadas” define la cultura como “un conjunto de soluciones que utilizamos habitualmente y de forma generalizada para enfrentarnos a los problemas cotidianos”. Cuando los problemas cotidianos cambian de formato, o el entorno cambia y presenta nuevos problemas, este conjunto de soluciones tiene que ser sustituido. Pero no es fácil sustituir esta “caja de herramientas” que denominamos cultura por otra caja que nos permite enfrentarnos a los nuevos problemas con sus nuevos formatos. Este cambio cultural es la parte más compleja de cualquier implantación de la contratación pública electrónica, porque en mi opinión, supone que todas las personas que intervienen, tienen que llegar a entender que el cambio les afecta de una forma directa. Ya no pueden sentir la seguridad de sus conocimientos y su “Caja de herramientas”. Tienen que volver a enfrentarse a la complejidad y a la incertidumbre, y cambiar de cultura. Y esto siempre es muy costoso.

–          Por último, hay que tener en cuenta, que aunque hemos considerado la implantación de la contratación pública electrónica como un proyecto, y en realidad, es un proceso. Quiero decir, que la contratación pública en formato electrónico será la única forma de contratar. Y antes o después será un proceso que requerirá gestión de los servicios de tecnologías de la información asociados que permiten su mantenimiento y evolución, tanto de los sistemas (productos tecnológicos) como de los servicios que son necesarios para que estos sistemas estén disponibles en el tiempo y forma en la que vayan a ser requeridos.

Estas cinco grandes áreas, deben considerarse en mayor o menor medida en todos los proyectos de implantación de la contratación pública electrónica.

La pregunta que surge casi automáticamente, es: ¿si todas las administraciones están preparadas (presupuesto y recursos técnicos) para acometer este tipo de proyectos (en alguna medida) o habría necesidad de plantear soluciones como las conocidas como cloud computing, que consisten en ofrecer los servicios de contratación en un formato que nos independice de la tecnología utilizada y la necesidad de «poseer» esos requerimientos tecnológicos.?

Vosotros ¿que opináis? Sería lógico proponer la contratación pública electrónica como servicio en cloud computing? ¿Quién debería proponerlo y cómo?

Si te interesan estos temas únete a la red formal de contratación pública electrónica

Te esperamos (necesitamos)

Respuestas al Libro Verde de la Comisión sobre la contratación pública electrónica (final)

Después de recoger las respuestas que se han producido en la comunidad (escasa participación aunque de mucha calidad) os dejo el documento con el compendio de las respuestas en este enlace. Me gustaría, además,  haceros las siguientes reflexiones generales y una recomendación final.

Como reflexiones generales dejo aquí las siguientes:

–          La Comisión Europea probablemente intente relanzar la contratación pública electrónica porque el ritmo de adopción no ha sido el adecuado – esperado. Este relanzamiento puede llevar acarreada cierta obligatoriedad para que las administraciones aceleren en la implementación de servicios de contratación pública en formato electrónico. Es bueno que los Estados Miembros estén preparados para atender a esta posible obligatoriedad. En mi opinión es igualmente bueno que se implante la contratación pública electrónica aunque no sea obligatoria.

–          Los Estados Miembros deberían armonizar las iniciativas alrededor de la contratación pública electrónica tanto en el ámbito interior como en la coordinación con el resto de los Estados Miembros por dos razones fundamentales: el tejido productivo (sobre todo de las PYMES) precisa la incorporación de tecnologías de la información en sus operaciones normales (y la contratación pública electrónica puede ayudar en este objetivo), y – punto fundamental – las inversiones que implica el cambio a la contratación pública electrónica en sistemas de información y capacitación, tanto de las administraciones públicas como de las empresas, deben ser protegidas y esta protección (la única posible) se basa en que estos sistemas incorporen la interoperabilidad (se ha publicado recientemente el esquema Europeo de Interoperabilidad, y el proyecto PEPPOL puede demostrar que es posible conseguir esta interoperabilidad ) y los estándares (CEN tiene un taller  BII –Business Interoperable Interfaces- .

–          Europa precisa de un mercado único real, y probablemente después de las tormentas que esta sufriendo la moneda única, (y si conseguimos sobrevivir a ellas) habrá que lanzarse al mercado único para garantizar la productividad y competitividad de la economía europea a nivel global. Este mercado único puede y debe empezar con el mercado único de contratación pública, que representa en Europa alrededor del 20 % del PIB y es una inmejorable herramienta para conseguir interfaces (comunicaciones, mensajes, procedimientos) comunes e interoperables también para la relación entre empresas. La contratación pública electrónica es el motor que nos permite obtener óptimos rendimientos (palanca de productividad) en relación al  gasto en contratación pública

–          Europa tiene derecho de sentirse orgullosa de sus logros sociales y de representar a nivel global una cultura que después de muchas vicisitudes (guerras, hambrunas, conflictos…) ha sido capaz de iniciar una senda de progresos  distinta y común, no exenta de controversias y dificultades. Pero estos logros presentes,  y los probables logros futuros, no tienen cabida, ni son posibles, en una sociedad deprimida cuya economía no sea capaz de generar recursos para su población y garantizar así  el estado de bienestar social que permita el progreso en la dirección que los propios ciudadanos quieran darse: “!No hay empresas de éxito en sociedades fracasadas!”. La contratación pública electrónica como palanca de productividad, competitividad, eficiencia y eficacia de un mercado de contratación pública de alrededor de 2.800 millardos de Euros es algo que no puede ser ignorado ni por los dirigentes políticos, ni por los ciudadanos, ni por la administración, ni por las empresas. Es el tiempo de ponerse en marcha de forma decidida y sin demoras.

Como recomendación final creo que sería bueno que todos los que pudierais enviarais una contestación a la petición de participación que la Comisión Europea lanzó sobre el libro verde. La participación es la mejor vía que podemos andar para demostrar que la contratación pública electrónica es importante para todos.

Si te interesan estos temas únete a la red formal de contratación pública electrónica

Te esperamos (necesitamos)

La contratación pública electrónica como fuente o palanca de innovación.

En Europa en general y en España en particular, los poderes públicos y en mi opinión, toda la sociedad (ciudadanos y empresas), empiezan a tener presente la necesidad de innovación en todas las áreas posibles (innovación tecnológica, innovación en la gestión, innovación en la cultura como conjunto de soluciones comúnmente utilizadas y socialmente aceptadas para enfrentarse a los problemas habituales). La innovación es una (¿única?) fuente de progreso constante.

La contratación pública electrónica, mejor dicho la implantación de la contratación pública electrónica puede ser un elemento habilitador para introducir la innovación de forma sostenida y dirigida.

Entre otras razones, podemos identificar las siguientes:

–          tiene un volumen (alrededor del 20 % del PIB) que genera una demanda inmensa dirigida o con posibilidades de ser dirigida hacia la innovación y sobre todo hacia la incorporación de la innovación a la cultura imperante.

–          Tiene la capacidad de generar márgenes que permitan enmendar situaciones socialmente difíciles de afrontar. Me refiero a los aspectos medioambientales, de responsabilidad social corporativa, de incorporación de estándares y buenas prácticas, de incorporación de personas con alguna deficiencia al mercado laboral, y un sinfín más de opciones.

–          Tiene la capacidad de generar lo que llamamos compras pre-comerciales, en aquellas áreas donde se requiera una masa crítica para que se adopten y utilicen determinadas herramientas o formas de hacer distintas.

–          Es una actividad dirigida por los poderes públicos de forma directa. De hecho es una relación contractual asimétrica, con un sentido del bien común que se superpone a otros aspectos que en una relación contractual entre organizaciones privadas no es posible.

Dado su volumen puede conseguir masa crítica para conseguir logros que resultaría muy complicados de otra forma:

–          La adopción de un estándar interoperable intersectorial a nivel mundial para el comercio entre empresas (B2B). El ser capaz de afectar a una masa crítica suficiente para conseguir la adopción de los estándares sólo está en manos de la contratación pública.

–          La adopción de una factura electrónica por ejemplo. Como el caso paradigmático realizado en Dinamarca.

–          Generar un entorno donde el mérito y el esfuerzo tengan mayor recompensa que la influencia y el poder. Esta es una de las intenciones del Small Business Act de la Comisión para permitir que las PYMES accedan al mercado público panueropeo en igualdad de condiciones que las grandes empresas, allí donde sea posible y además sea beneficioso.

Pero claro también tiene peligros. Como en todas las soluciones hay que buscar el punto de equilibro adecuado. Algunos de estos peligros tienen que ver, en mi opinión, con intentar dirigir, a través de una regulación excesiva,  un servicio con fuerzas externas que no permitan que los mercados incorporen merito y esfuerzo, en este importante servicio de retorno, que utilizan las sociedades modernas para progresar.

Tu qué opinas?

Si te interesan estos temas únete a la red formal de contratación pública electrónica

Te esperamos (necesitamos)

Aproximación sistémica a la contratación pública electrónica

Para tratar el tema de la contratación pública electrónica se pueden realizar aproximaciones desde diversos puntos de vista:

–         El punto de vista de la Comisión Europea que defiende el interés común de los Estados Miembros.

–         El punto de vista de la administración (y sector público en general)  que quiere implantar la contratación pública electrónica para mejorar la función de compras.

–         El punto de vista de los proveedores que quieren acceder al mercado único de contratación pública paneuropea, y lo que ello supone de ampliación de mercados y modernización de la gestión de ventas.

Los proyectos de implantación de la contratación pública electrónica se llevan a cabo por parte de administraciones públicas y empresas del sector público que consideran que realizar este servicio en formato electrónico es una necesidad o al menos es muy conveniente.

Aunque normalmente no se hace, si debería contemplarse el hecho de establecer determinados indicadores que sean los que sirven de referencia para tomar las decisiones y llevar a cabo una implantación orientada a obtener resultados concretos en función de los objetivos marcados por la organización. Siempre teniendo en cuenta los márgenes, legales y de procedimiento,  en los que se deben mover estos proyectos de implantación de la contratación pública electrónica.

Por ejemplo, unos objetivos típicos (se utilizan muy a menudo) pueden ser:

–         Mejora operativa: obtener un 40 % de reducción de recursos en la gestión.

–         Mejora presupuestaria: obtener una reducción media del 5% de los precios de compra.

Cualquiera de estos dos objetivos debe tener indicadores que son los que marcan en qué medida se  están consiguiendo los objetivos. Por ejemplo, y ya que estamos en crisis, vamos a utilizar el de la mejora presupuestaria: reducción del 5 % en los precios de compra, y analizar que indicadores deberíamos medir para comprobar que se cumplen los objetivos.

Par conseguir este objetivo (ahorro del 5% del presupuesto) hay que identificar una serie de  indicadores que permitan verificar el objetivo. Para no extendernos mucho vamos a utilizar inicialmente un único indicador (no se recomienda utilizar más de tres indicadores por objetivo y hay que procurar que sean fáciles de medir): aumentar la concurrencia en un 10 % de media en los concursos públicos.

Es lógico pensar que para obtener una reducción de precios del 5%  hay que aumentar la concurrencia (la competitividad normalmente produce precios más competitivos –bajos-).

Para aumentar la concurrencia hay que fomentar el acceso, identificación y transacción electrónicas de los proveedores, que a su vez tienen que utilizar sistemas basados en estándares e interoperables (necesidad) para no incurrir en sobrecostes en el formato electrónico que harían inviable, aunque quisieran, ser más competitivos y por tanto bajar los precios. Pero además si aumento la concurrencia necesito gestionar más eficientemente los expedientes y el proceso de adjudicación. Tendré por tanto que aumentar la gestión electrónica de los expedientes de contratación en un 50 % (segundo indicador que aparece) y sobre las  ofertas recibidas trataré de utilizar adjudicación automatizada basada en criterios objetivos. Por lo que necesitaría añadir un indicador parecido a: aumentar la adjudicación automática de los concursos basados en criterios objetivos en un 30 %. (tercer indicador)

Ya tengo tres indicadores que me permiten “asegurar” que si los alcanzo obtendré una reducción del presupuesto. Me falta afinar y calcular los porcentajes, pero esto  no lo vamos a hacer aquí. Los tres indicadores son:

–         Aumentar la concurrencia en un 10 % con estándares e interoperabilidad

–         Aumentar la gestión (y archivo) de expedientes electrónicos en un 50 %

–         Aumentar la adjudicación automática basada en criterios objetivos en un 30 %.

Con un objetivo, ahorro de costes,  muy utilizado por los decisores en momentos de crisis como los actuales, se encadenan las siguientes actuaciones:

–         Para bajar los precios necesito concurrencia.

–         Para aumentar concurrencia necesito estándares e interoperabilidad

–         La concurrencia me obliga a gestionar más ofertas presentadas y por tanto necesito expedientes electrónicos ( o más personas en gestión).

–         Para automatizar la adjudicación de algunos contratos necesitaré introducir un módulo de ponderación automática de criterios objetivos.

Todos estos indicadores, apuntan a que se precisan puntos de vista, en mi opinión, que deben ser considerados cuando se implanta la contratación pública electrónica con un objetivo (al menos inicial) concreto.

Es cierto que los objetivos normalmente se plantean por otros responsables o decisores que no tienen que realizar la planificación y seguimiento de los planes para alcanzarlos. Pero unos objetivos sin planificación son deseos, y los deseos no siempre se cumplen, pero cuando no se cumplen generan desmotivación y resistencia al cambio.

Este ejemplo ha intentado demostrar la necesidad de la aproximación sistémica. Con un objetivo aparentemente aislado hemos visto que se necesitan actuaciones que tienen que ver con áreas de actuación que aún siendo dispares (administración, proveedores, estándares) están muy conectadas.

Para concluir creo que cuando hablamos de implantar la contratación pública electrónica hay que considerar una visión sistémica, independientemente de que los planes consideren partes o persigan objetivos que no tocan todas las posibles áreas de actuación. Y esas áreas de actuación se agrupan en tres aspectos que son los que hemos comentado al principio de la entrada:

–         Las administraciones y empresas del sector público.

–         Los proveedores

–         Los estándares y la interoperabilidad

En sucesivas entradas vamos a avanzar en los temas y aspectos que hay que considerar de forma general en estas tres grandes áreas de actuación.

Si te interesan estos temas únete a la red formal de contratación pública electrónica

Te esperamos (necesitamos)

Preguntas y reflexiones sobre el libro verde de contratación pública electrónica (parte 5)

Seguimos con las reflexiones y respuestas sobre el Libro Verde de la Comisión Europea de Contratación Pública. Os recuerdo que en esta entrada podéis o bien  adjuntar vuestras reflexiones en una hoja de cálculo de Google docs o bien como comentarios al final de esta entrada.

Vamos con la parte 5 de las preguntas.

El libro verde para la contratación pública electrónica pregunta sobre las posibles acciones que se pueden llevar a cabo para conseguir la “otra mitad del cielo” en la contratación pública electrónica. Si la primera mitad consiste en  generar una demanda en formato electrónico (las administraciones en su faceta de compradores públicos) la segunda mita se trata de  que sea contestada por una oferta con capacidades de establecer la relación electrónica en todas las fases del ciclo (las empresas, accediendo, identificándose y haciendo transacciones en formato electrónico).

7.4. Mayor accesibilidad (de las PYME), sostenibilidad e innovación en la contratación

Pregunta

15. La Comisión ha tomado ya medidas para fomentar la creación de estrategias destinadas a mejorar el acceso de las PYME a los mercados de la contratación electrónica. ¿Qué otros pasos se podrían dar para mejorar el acceso de todos los interesados, especialmente de las PYME, a los sistemas de contratación electrónica?

En mi opinión hay dos grandes áreas de actividad que deben ser gestionadas:

  1. Cambios de regulación y procedimientos que permitan a las empresas (sobre todo a las PYMES) acceder al mercado único europeo de contratación pública en igualdad de condiciones no importa cual sea su tamaño o capacidad de relación. En este sentido se trata de lleva a cabo las mejores prácticas identificadas en los informes de la Comisión que tratan de dar mejor y mayor acceso de las PYMES a la contratación pública
  2. Gestión del cambio al formato electrónico en las empresas que comprende:
  • Formación y capacitación, basadas en la red (living labs, y redes formales de apoyo, formación  y capacitación), para las funciones fundamentales de:
    • Acceso a la oferta pública con filtros en función de la actividad de cada empresa y sindicación de peticiones de oferta, de forma que las empresas conozcan por defecto cuál es la oferta pública a la que pueden acceder y presentar ofertas.
    • Identificación digital de la empresa y sus representantes para poder presentar las ofertas con los criterios de selección y exclusión perfectamente identificados y firmar digitalmente la oferta con poder bastante por persona física representante de la empresa.
    • Transaccionar (acceso, presentación de oferta, catálogo, contrato, pedido, factura, pago) con sistemas de información accesibles, y sobre todo liberados de cualquier barrera tecnológica o presupuestaria.
  • Sistemas de Información basados en servicios en la nube que permitan un coste razonable y asequible, con opciones de incorporar estos servicios y sistemas a los propios sistemas de la empresa en función de la conveniencia y capacidad tecnológica y presupuestaria de la propia empresa.
  • Sistemas ágiles y rápidos de presentación y resolución de reclamaciones, basados en la misma tecnología (acceso, identificación y transacción electrónicas)

Estas funciones necesitan de una red formal de contratación pública electrónica para las empresas que podría estar impulsada desde las organizaciones y asociaciones empresariales (cámaras de comercio).

Hay una reflexión clara que me gustaría remarcar: Todo el esfuerzo que se realice en generar el mercado único interoperable paneuropeo de contratación pública electrónica será una inversión sin retornos hasta que no se implemente y capacite a las empresas para acceder, identificarse y transaccionar en este mercado. Los beneficios que se recogen en todos los informes de mejora de presupuestos se basan en la CONCURRENCIA y el aumento de la COMPETITIVIDAD. Este aumento de la concurrencia y la competitividad solo son posibles si se impulsa el formato electrónico en las empresas.

Otro beneficio es la reducción de cargas administrativas y la productividad, que igualmente descansan en tener a las empresas respondiendo en formato electrónico a los requerimientos de ofertas y demás transacciones que les hagan las administraciones en el mismo formato.

Si te interesan estos temas únete a la red formal de contratación pública electrónica

Te esperamos (necesitamos)

Preguntas y reflexiones sobre el libro verde de contratación pública electrónica (parte 4)

Seguimos con las reflexiones y respuestas sobre el Libro Verde de la Comisión Europea de Contratación Pública. Os recuerdo que en esta entrada podéis o bien  adjuntar vuestras reflexiones en una hoja de cálculo de Google docs o bien como comentarios al final de esta entrada.

Vamos con la parte 4 de las preguntas.

El libro verde para la contratación pública electrónica habla de una serie de piezas necesarias para el fomento de la contratación pública electrónica:

7.3. Componiendo las piezas de la infraestructura interoperable de contratación electrónica

a) Fomento de la normalización de los principales procedimientos y sistemas: Un procedimiento participativo como es el de la contratación electrónica, en la que existe una interacción de partes y de sistemas independientes que intercambian información comercial, sólo es posible si los sistemas se ajustan a un enfoque común en torno a dicho procedimiento y a la información.

b) Antes de la adjudicación: Se han realizado enormes avances en la publicación y difusión por medios electrónicos de las oportunidades de contratación.

c) Determinación de las piezas para construir los sistemas de contratación electrónica: la Comisión está desarrollando, partiendo de la solución de fuente abierta ya existente e-PRIOR, una serie de aplicaciones que abarcarán todas las fases importantes del ciclo de contratación.

d) Instrumentos para que los operadores económicos superen los problemas de interoperabilidad técnica: cada vez más, las tecnologías de la información y la comunicación ofrecen soluciones que facilitan la comunicación entre sistemas y aplicaciones que responden a distintas especificaciones técnicas

Preguntas

12. ¿Qué normas son prioritariamente necesarias a nivel de la UE para la contratación electrónica?

Normas (y acciones) que posibiliten y promuevan el formato electrónico de la contratación pública en la administraciones:

  • Fomento de la contratación pública electrónica en los contratos por encima y por debajo de los umbrales.
  • Generación de living labs para administraciones que permitan conocer las dimensiones del cambio: necesidad, visión, planes, medios y formación
  • Generación de comunidades de práctica y redes formales que permitan apoyos formales a las iniciativas institucionales en este campo.

Normas y acciones que capaciten a los operadores económicos las siguientes actividades:

  • Acceso a la oferta de contratación pública con filtros en función del objeto del contrato.
  • Identificación de las empresas y sus representantes de forma fácil y asequible con elementos de convalidación paneuropea que impidan el cierre de mercados nacionales a empresas de otras naciones.
  • Transacciones normalizadas de todo el proceso de contratación:
  • Generación de living labs, comunidades de prácticas y redes formales impulsadas desde las asociaciones profesionales (cámaras de comercio y otras) para fomentar la competitividad.

13. ¿Debería la Comisión de fomentar o aumentar la disponibilidad de soluciones de fuente abierta que puedan integrarse en sistemas de contratación electrónica existentes o futuras de forma progresiva?

Siempre es conveniente pero, en mi opinión, huyendo de la estandarización de las aplicaciones y fomentando la estandarización de las interfaces. Permitiendo la innovación con elementos comunes: las interfaces basadas en estándares.

14. ¿Debería la Comisión seguir poniendo a disposición del público sus propias soluciones de contratación electrónica (es decir, partiendo de las fórmulas de fuente abierta e-Prior)?

Si, porque representan una fórmula en la que las teorías que la Comisión Europea publica pueden estar respaldadas por las experiencias propias, de forma que la combinación de ambas, puestas a disposición del resto de las administraciones públicas sirvan como elemento impulsor. En mi opinión, se van a necesitar muchos impulsos y perseverancia, para conseguir esta TRASFORMACIÓN.

Si te interesan estos temas únete a la red formal de contratación pública electrónica

Te esperamos (necesitamos)

Preguntas y reflexiones sobre el libro verde de contratación pública electrónica (parte 3)

Seguimos con las reflexiones y respuestas sobre el Libro Verde de la Comisión Europea de Contratación Pública. Os recuerdo que en esta entrada podéis o bien  adjuntar vuestras reflexiones en una hoja de cálculo de Google docs o bien como comentarios al final de esta entrada.

Vamos con la parte 3 de las preguntas.

El libro verde para la contratación pública establece como prioridades (entre otras)

7.2. Facilitar la participación transfronteriza en la contratación electrónica

a) Clarificación de las condiciones que deben satisfacerse para acceder a los sistemas y procedimientos de contratación electrónica

b) Facilitación del reconocimiento mutuo de identificadores y documentos de prueba electrónicos y demás condiciones de participación de los operadores económicos en procedimientos de contratación en línea

c) Simplificación de los requisitos de entrada o participación de los operadores económicos.

Preguntas

7. ¿Es necesaria la intervención de la UE para evitar la aparición de barreras desproporcionadas que entorpezcan la participación transfronteriza en procedimientos o sistemas de licitación en línea? Si son necesarias unas directrices, ¿deberían ser de índole legislativa o no legislativa?

Creo que es necesaria la intervención de la Unión Europea para armonizar las exigencias requeridas a los operadores económicos  a la hora de dar cumplimentar  los criterios de selección y exclusión requeridos por las distintas normativas y adaptaciones a las Directivas Europeas de Contratación de los Estados Miembros.

Creo que sería conveniente realizar registros de licitadores interoperables que permitan la identificación nacional y desde ahí (no como algo obligatorio) se puedan realizar las correspondientes adaptaciones. Además se debería de crear una red de registros de licitadores (nacionales y regionales) que facilitaran la labor a los operadores económicos.

También se debería fomentar la formula de pedir sólo los criterios de selección y exclusión mediante atestados a los adjudicatarios (han ganado la licitación), y dejar que los licitadores puedan incorporar a la oferta una declaración jurada con soporte de su registro nacional o regional de que cumplen los requisitos. En caso de incumplimiento acudir al segundo adjudicatario de una forma ágil para no perjudicar a la administración y poner al infractor en una lista negra que consiste en tener que presentar los atestados originales de los criterios de selección y exclusión en los siguientes dos años(por ejemplo) en todas la ofertas que este operador económico presente. De esta forma se castiga las malas prácticas sin castigar a los operadores económicos que hacen bien las cosas.

Intentaría evitar la legislación en todo aquello que pueda resolverse con acuerdos de buenas prácticas, y no requiera una coordinación fuerte de los estados miembros.

8. Indíquese si, a su juicio, los esfuerzos para desarrollar el entorno jurídico y normativo de la UE debería centrase en:

  • los sistemas aplicables a procedimientos de contratación por encima de los umbrales  fijados en las Directivas de la UE (o que combinan cantidades por encima y por debajo del umbral)
  • sistemas más amplios aplicables a la contratación de un determinado nivel de mínimos (calculado según su valor monetario o porcentualmente con relación a la contratación nacional total).

Creo que los esfuerzos deben ser generales, es decir a todos los contratos. Si una de las razones o beneficios de la TRASFORMACIÓN a la contratación pública electrónica es conseguir la productividad y la competitividad en las PYMES, estas tienen que estar acostumbradas a manejar el formato electrónico y la forma de obtener esta costumbre es haciéndolo en las licitaciones por debajo de los umbrales, que es donde las PYMES tienen mayor presencia.

Para ello hay que establecer incentivos claros: transparencia, igualdad de trato y agilidad en los pagos, y facilidad en la presentación de ofertas, que son los puntos en los que las PYMES están en inferioridad de condiciones: no tienen capacidad de hacer lobby, no pueden influir a través de relaciones personales con las administraciones, y no tienen “musculo” financiero para soportar retrasos en los pagos, ni pueden incurrir en costes exagerados con un alto riesgo de que no sean adjudicatarios. Hay que reducir el coste de presentar ofertas y esto solo se puede hacer a través de la presentación electrónica de ofertas.

9. ¿Es necesario modificar o actualizar el marco legislativo vigente en la UE en materia de contratación electrónica? Si es así, ¿qué disposiciones y por qué razón? (Sírvanse consultar el anexo I, que recoge una lista de disposiciones en la materia.)

Dos acciones podrían requerir modificación legislativa:

  • En los registros de licitadores(su armonización y normalización)
  • Proponer que la red pública de contratación (al menos) que se ha puesto en marcha en el WP 8 de Infraestructuras de PEPPOL tenga carácter oficial (no sé cómo se hace esto jurídicamente) para dotar a esta red de confianza, seguridad, y sostenibilidad.

10. ¿Qué soluciones de autenticación e identificación (incluida la firma electrónica) serían proporcionales a los riesgos habituales en la contratación electrónica?

El problema de la firma electrónica no es, en mi opinión, su dificultad técnica, sino su dificultad organizativa. Todos quieren pintar la solución de firma electrónica de su color favorito, y no hay dos colores iguales. Sin embargo, la industria de las tecnologías de la información maneja criptografía y seguridad de extremo a extremo sin ningún problema (VPN, SSL..). Hay que evidenciar la necesidad de la firma y sus tecnología asociadas, para poner en marcha la organización de los sistemas y procedimientos. La necesidad es que los negocios (intercambio de valor, no sólo de información pública) requieren identificación, seguridad y confidencialidad. Y sin esto no hay negocios. Si no se cubren estas necesidades (las tecnologías alrededor de la firma electrónica lo hacen) no podremos hacer la TRASFORMACIÓN. Se hace banca electrónica porque es bastante segura además de ser un negocio por la reducción de costes. Si no hacemos contratación pública electrónica segura no habrá contratación pública electrónica. La confianza es un elemento fundamental en esto. No se trata de pagar impuestos, esto sí es obligatorio, y tengo que hacerlo como sea, pero no tengo que presentar mi mejor oferta, licitar con la administración es voluntario. ¿La administración consigue los mejores resultados posibles en su función de compras?. Esta es la pregunta. Se trata de saber que el esfuerzo de hacer y presentar una oferta (mi mejor oferta) para ganarla tiene la protección suficiente como para asegurarme la trasparencia, e igualdad de trato que marcan las Directivas Comunitarias de Contratación (Anexo X de las Directivas). “Hay que hacer las cosas lo más simples posible, pero no más simples” (Albert Einstein).

11. ¿Cuáles son los principales obstáculos técnicos, administrativos o de índole práctica a los que se enfrentan los operadores económicos al querer registrarse o participar en los procedimientos o sistemas de contratación electrónica de países socios? (Sírvase especificar: autentificación,  prueba de admisibilidad, solvencia financiera, etc.). ¿Constituyen estas barreras un obstáculo insalvable o pueden solventarse a un coste razonable?

En mi opinión las barreras son:

  • Conocimiento y Acceso a la oferta del mercado único de contratación pública
  • Experiencias de otras empresas que puedan ayudarles en la transición
  • Identificación y autentificación de la empresa.
  • Firma electrónica reconocida en otros Estados Miembros.
  • Dificultades para establecer relaciones electrónicas con los gestores de las administraciones contratantes.
  • Capacidad de utilizar lenguas distintas a su lengua habitual

No, no constituyen ninguna barrera insalvable. La red tiene ejemplos de que los individuos y las empresas privadas ya han resuelto todos estos problemas sin dificultad utilizando herramientas en la propia red. Es cierto que las decisiones de gobierno son más complejas que las decisiones de las empresas privadas y que las decisiones  organizativas son más complejas que las decisiones individuales, pero son barreras culturales (no sé si estas son insalvables) pero no son barreras que no puedan solventarse, si hay voluntad de hacerlo.

Si te interesan estos temas únete a la red formal de contratación pública electrónica

Te esperamos (necesitamos)

El formato electrónico y la automatización del procedimiento de contratación

Algunas veces, cuando estoy compartiendo impresiones o dialogando con los responsables de poner en marcha la contratación pública electrónica detecto algunos matices que pueden poner en peligro los proyectos de contratación pública electrónica y que me gustaría comentaros porque pueden dar lugar a grandes equivocaciones estratégicas.

Para situar el contexto, vamos a suponer que ya hemos llegado a un punto del dialogo (puede –debe- ser a múltiples  bandas) que existe una necesidad de realizar dentro de una organización la TRASFORMACIÓN  a la contratación pública electrónica.

En la visión final todos los participantes en el dialogo son capaces de entender cómo tienen que:

–         Generarse los expedientes electrónicos, con documentos  y firmas electrónicas que permitan, entender los trámites realizados y ser capaces de anticipar los trámites futuros. Donde se pueden analizar los cuellos de botella de las organizaciones, si no se han distribuido los esfuerzos a lo largo del año.  Una tramitación que les permita realizar el procedimiento administrativo con un esfuerzo menor, para concentrarse en la función de compras y realizar dicha función con una inclinación muy fuerte a la mejora continua.  En fin una visión completa de las ventajas y las funciones de los expedientes electrónicos.

–         Entender las ventajas de un archivo electrónico de los expedientes donde las búsquedas y accesos se realizan con una visión de las necesidades de los distintos agentes que acceden, a través de servicios de ticketing asegurados con firma electrónica reconocida, y donde los expedientes no tienen que moverse de la zona segura donde se guardan (no tienen por qué viajar –se mueven los bits no los átomos).

–         Una capacidad muy grande de análisis de las distintas dimensiones de gestión de la contratación, resultados de las compras y análisis del presupuesto, basadas en herramientas de business intelligence que les permitirán analizar series temporales de gasto e inversión, generar informes de rendimiento, acceder a estadísticas para la mejora de las compras, y un sinfín de nuevas oportunidades gracias a la minería de datos.

–         Mantener unas relaciones en formato electrónico con el mercado al que piden la provisión de bienes y servicios. Comprobando que ya hay técnicas y herramientas  que les permiten  generar y mejorar estas relaciones de una manera virtual pero con una riqueza de opciones mucho mayor que la relación presencial. Así, pueden acceder a más y mejores proveedores, con la capacidad de establecer, relaciones, conocimiento mutuo, confianza y seguridad en las actividades conjuntas que pueden llegar a realizar.

Todas estas visiones se producen de forma clara en las mentes de las personas que están decidiendo, pero hay un factor o mejor dicho matiz que no siempre alcanzamos a saber explicar adecuadamente.

Es la diferencia entre transición al formato electrónico y automatización de las compras.

La transición al formato electrónico consiste en utilizar este formato para sustituirlo por el formato papel. Esta transición genera muchas ventajas en la tramitación y gestión de la contratación pública. Hay que añadir que no es fácil y sobre todo que no es neutral. Introduce elementos que de no ser tenidos en cuenta provocarán efectos contrarios a los que se persiguen. Por ejemplo hay que generar actividades de gestión de servicios de Tecnologías de la Información en un nivel distinto al habitual por la sencilla razón de que la tecnología ahora no me ayuda a realizar la función de contratación. Es la tecnología la que integra el trabajo y decisiones de personas  en la  función de contratación. Y esto hay que saberlo gestionar.

Si una vez establecida la necesidad de la trasformación a la contratación pública electrónica fallamos al generar la visión compartida que tienen que estar en la cabeza de los agentes involucrados, tenemos muchas probabilidades de no conseguir los objetivos del proyecto en tiempo y forma.

Esta transición al formato electrónico se confunde con la automatización de la gestión de compras. Esto es muy complejo y requiere esfuerzos más allá de los requeridos (que no son pocos) por la transición al formato electrónico.

Estas confusiones se manifiestan cuando las personas al expresar sus requerimientos quieren realizar la  automatización de todo, intentando integrar sistemas que no son fácilmente integrables, generando expectativas mucho más allá de lo razonable en relación con los automatismos posibles, y al final y debido a esta confusión  y por no tener claras las fases, poner en peligro los proyectos de TRASFORMACIÓN  a la contratación pública electrónica.

La automatización requiere el formato electrónico, pero el formato electrónico no conlleva ni mucho menos la automatización del procedimiento. De hecho la recomendación es empezar siempre por el formato electrónico (ya es una tarea compleja) y después de adquiridas las experiencias necesarias pasara a automatizar determinados elementos o flujos, a través de integraciones, incorporando sistemas de contratación que automatizan determinadas partes del proceso.  En fin la forma lógica de realizar la TRASFORMACIÓN cuando aplicamos el sentido común.

Si te interesan estos temas únete a la red formal de contratación pública electrónica

Te esperamos (necesitamos)

Preguntas y reflexiones sobre el libro verde de contratación pública electrónica (parte 2)

Seguimos con las reflexiones y respuestas sobre el Libro Verde de la Comisión Europea de Contratación Pública. Os recuerdo que en esta entrada podéis o bien  adjuntar vuestras reflexiones en una hoja de cálculo de Google docs o bien como comentarios en esta entrada.

Vamos con la parte 2 de las preguntas.

7.1. Medidas incentivadoras o penalizadoras para acelerar la adopción de la contratación electrónica

Preguntas

3. ¿Sería posible implantar unos incentivos en la normativa de la UE para promover el uso de la contratación electrónica? Sugiéranse incentivos que pudieran resultar eficaces

En mi opinión serían necesarios incentivos. Si la trasformación a la contratación pública electrónica requiere un esfuerzo, no puede haber esfuerzo sin recompensa. Por ejemplo:

  • Administraciones Públicas que implementan la contratación pública electrónica:
    • Incentivos personales: puntos en la carrera de funcionarios, bonos por rendimiento basados en métricas preestablecidas: número de ofertas en papel en relación al número de ofertas en electrónico.
    • Incentivos institucionales: Permitir incorporar los ahorros presupuestarios como consecuencia de la contratación pública electrónica al ejercicio siguiente.
  • Operadores económicos:
    • Automáticos:
      • Reducción de las cargas administrativas.
      • Simplificación de acceso: una vez presentada una oferta  electrónica (sobre A) automáticamente se puede tener listo el sobre A para otras presentaciones a concursos de similares características.
    • Pagos más ágiles,  a través de la factura electrónica.
    • Respuestas más rápidas en las reclamaciones.

4. ¿Debería la legislación de la UE aligerar las obligaciones y responsabilidades de las entidades adjudicadoras cuando las licitaciones se efectúen mediante sistemas de contratación electrónica? ¿Se haría con ello más atractivo el uso de tales sistemas?

Sí, se deberían aligerar las obligaciones y responsabilidades a las entidades adjudicadoras.  El formato electrónico es infinitamente más trazable por definición que el formato papel. Gran parte de la legislación de contratación es garantista y está basada en el formato papel, es una legislación que puede convertirse en entorpecedora cuando se realiza la transición al formato electrónico.

No sólo habría que hacer más atractivo el uso de tales sistemas,  sino también más rentable, permitiendo pasar de una función de compras administrativa basada en el cumplimiento de los procedimientos a una función de compras mejorada basada en la búsqueda de beneficios netos para las administraciones en el proceso de contratación pública.

5. ¿Debería la legislación de la UE permitir la imposición de procedimientos electrónicos a determinados tipos de contratación cubiertos por las Directivas de la UE? ¿Qué ventajas o inconvenientes tendrían tales disposiciones? ¿Para qué tipos de contratación cubiertos por las Directivas podría contemplarse la posibilidad de hacer obligatorio el uso de medios electrónicos con probabilidad de éxito?

Si, de hecho algunos procedimientos como los sistemas dinámicos son solo electrónicos. Sería conveniente fomentar el formato electrónico en los acuerdos marco y promover la subasta electrónica con normas que por un lado eviten la desestructuración de los proveedores pero que incentive la competencia en bienes y servicios que tengan todos sus requisitos muy bien definidos. Criterios objetivos de valoración.

Un procedimiento electrónico basado en catálogos  de bienes y servicios muy bien definidos con criterios de adjudicación objetivos, evaluados por una fórmula matemática en un programa de ordenador, evita de forma radical los problemas del multilingüismo, que van a estar siempre presentes en el nivel paneuropeo.

Este tipo de procedimientos puede ser muy recomendable para los bienes y servicios comentados, sobre todo en el Gasto Hospitalario, y bienes y servicios sin elementos de propiedad intelectual en Defensa y Educación. Todos estos departamentos suelen ser grandes compradores de muchos bienes o servicios.

6. O, como posibilidad alternativa, ¿debería la legislación de contratación de la UE permitir expresamente que los Estados miembros exijan la contratación pública en determinadas circunstancias? ¿En qué condiciones sería conveniente o justificada tal posibilidad?

En situaciones donde se requiera máxima trasparencia, y la adjudicación pueda ser realizada basándose en criterios objetivos, y además haya mucha concurrencia.

Por ejemplo: Procedimientos Abiertos de más de 200.000 euros, con adjudicación basada en criterios objetivos y con previsiones de una concurrencia de más de 25 licitadores. Los números son una ejemplo.

Para conseguir ahorros en el presupuesto de contratación se precisa concurrencia, si aumenta la concurrencia es necesario tener herramientas que permitan de forma sencilla adjudicar al mejor licitador (criterios objetivos con adjudicación basada en formulas matemáticas). Este tipo de aplicación está siendo actualizado por el Ministerio de Presidencia de España y está basado en los sistemas de decisión multicriterio discreta y el antiguo producto SDM de CIABSI.

No debemos olvidar que la contratación pública es un procedimiento que cubre toda la gama de posibles compras de las administraciones públicas, con un volumen de casi el 20 % del PIB  y por tanto más que una legislación generalista hay que aplicar legislación de sentido común, aplicable a casos concretos. Inclinando siempre la balanza hacia la libertad, cuando haya dudas razonables entre normas obligatorias u opcionales.

Se han realizado estudios para fomentar el acceso de las PYMES a la contratación pública electrónica. Yo tendría en cuenta estas recomendaciones y las uniría a la obligatoriedad del formato electrónico de forma coherente con ellas. Es decir fomentaría la productividad del formato electrónico en las PYMES  junto con el fomento del acceso de las PYMES a la contratación pública.

Siempre es mejor convencer que legislar, pero cuando la trasformación es tan grande  y afecta a tantas personas que deben de coordinar sus esfuerzos (esfuerzos que son interdependientes –no hay resultado si no hay un esfuerzo coordinado-) creo que se requiere una labor de coordinación  amparada en normas. La buena voluntad funciona muy bien a nivel personal. A nivel organizativo y teniendo en cuenta que las administraciones no tienen cuentas de pérdidas y ganancias, y que los esfuerzos son difíciles de coordinar la norma y la obligatoriedad con sentido común son necesarios, al menos donde se prevean beneficios con no mucho esfuerzo.

Si te interesan estos temas únete a la red formal de contratación pública electrónica

Te esperamos (necesitamos)